Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2022 - Edicion 266

La vocación docente inclina la balanza

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

¿Qué pasó el 18 de septiembre de 1810? Los eventos que llevaron a la Primera Junta de Gobierno

Para muchos chilenos, la mejor época del año. Tenemos la suerte de celebrar nuestras Fiestas Patrias y recibir la primavera en la misma semana. Aquí te contamos paso a paso cómo nos convertimos en república independiente.

¿Qué pasó el 18 de septiembre de 1810? Los eventos que llevaron a la Primera Junta de Gobierno

Se acercan las fiestas patrias y seguramente estás pensando en la celebración familiar, las empanadas o las fondas. Sin embargo, qué importante es detenerse a pensar: ¿qué estamos celebrando? Conversamos con el historiador y librero Hugo Ramos para repasar la trastienda de este proceso.

 

Historia de España: la invasión Napoleónica - SobreHistoria.com

1. 1808: Napoleón invade España

El año 1808, las tropas francesas entraron a España. Napoleón Bonaparte toma prisionero al rey Fernando VII y puso en su lugar a su hermano José Bonaparte, «Pepe Botella». En ese contexto y a modo de respuesta, se organizó una Junta Central en Sevilla, que luego fue reemplazada por el Consejo de Regencia, cuyo rol era gobernar las colonias en América. Al principio, los chilenos reaccionaron manteniendo su lealtad al reino de España. Respecto de la velocidad con la que llegó esta noticia al país, Hugo Ramos comenta que «estamos hablando del 1800, entonces las comunicaciones tienen otro tránsito y es muy distinto a lo que conocemos. Hoy estamos viendo en vivo los homenajes de la Reina Isabel II. Pasaron meses hasta que los chilenos y las colonias de América reciben la noticia». En esos momentos, agrega Ramos, «Chile era una colonia muy cerrada. No se nos permitía el comercio con otros lugares que no fuera España u otras naciones que ellos determinaran, los criollos no podían acceder a mejores cargos públicos».

 

2. 1809: tensión entre los chilenos

Un año después, en 1809, el pueblo se dividía en dos. Por un lado, los realistas, que reconocían la soberanía de las instituciones españolas en reemplazo del Rey condenaban todo intento de formar un gobierno autónomo, aunque fuese en su nombre. Por otro lado, estaban los patriotas, quienes, aún siendo fieles al monarca, admitían la necesidad de formar una junta de gobierno propia.

«Recién en 1809 había una mayor claridad de lo que estaba ocurriendo en Europa y eso empieza a impulsar un fenómeno de cambio en las colonias americanas. Esto no significa que la toma del Rey haya provocado automáticamente esto. Ya habían vientos de cambio. Recordemos que estamos en plena época de la ilustración, pero no todas las personas leen en 1800. Además, la corona de España vetaba la cantidad, calidad y tipo de bibliografía que circulaban en América. Nuestros próceres nacionales habían tenido acceso a estos libros porque habían estado en España y en algunos casos habían traído libros «a la mala» con las que habían empezado a hacer circular estas ideas de cambio, renovación», relata Ramos. Además, el historiador agrega que lo más importante era conseguir ciertas aperturas.

En el periodo del gobernador Francisco Antonio García Carrasco el ambiente comienza a inquietarse. Surge un escrito llamado Catecismo Político-Cristiano que llamaba a los criollos a asumir el control de su propio futuro en razón de la ausencia del Rey.

 

3. 1810: asume Mateo de Toro y Zambrano

Las gestiones del Cabildo de Santiago y la intervención de la Real Audiencia, deseosa de evitar la concreción de los planes juntistas del Cabildo, consiguieron en julio de 1810, la dimisión de García Carrasco en favor del militar de más alta graduación, a la sazón, Mateo de Toro y Zambrano. Antes de que llegara el nuevo gobernador, el Cabildo de Santiago consiguió autorización de su presidente para hacer un cabildo abierto, cursando la invitación correspondiente a los vecinos.

 

4. 18 de septiembre de 1810: cabildo abierto

El 18 de septiembre de 1810 a las nueve de la mañana, con la presencia de unos cuatrocientos ciudadanos, comenzó el cabildo abierto. Cada intervención, cada gesto dentro de esta jornada estuvo marcado por la lealtad de los cabildantes hacia Fernando VII, tal como lo muestran los discursos de José Gregorio Argomedo y José Miguel Infante.

Puedes revisar el discurso de José Miguel Infante Aquí

Hugo Ramos explica que fue el día 13 de septiembre cuando Mateo de Toro y Zambrano hace la invitación a los vecinos en el Palacio Real, donde actualmente se encuentran los Tribunales de Justicia, en Bandera con Compañía. «Siempre se pensó como algo temporal, para salvaguardar el poder del reino para independizarse», explica.

Los posibles miembros de la junta habían sido elegidos cuidadosamente por los integrantes del Cabildo de Santiago, con el fin de representar en la persona de cada uno de ellos a cada sector de la sociedad, asegurando así la mantención de un cierto equilibrio. Todos ellos fueron aceptados por aclamación por los vecinos presentes. Mateo de Toro y Zambrano, presidente, representaba al Rey; José Antonio Martínez de Aldunate, vicepresidente de la junta, obispo de Santiago, representaba a la Iglesia; Fernando Márquez de la Plata, Consejero de Indias, primer vocal de la junta, representaba a los europeos juntistas; Juan Martínez de Rozas segundo vocal, representaba a la aristocracia de Concepción; Ignacio de la Carrera, tercer vocal, representaba a la aristocracia de Santiago.

La fusión entre tradición y reforma estuvo presente en este primer Cabildo, que fue el episodio que dio inicio al proceso de la Independencia; aún cuando continuaba primando el deseo de los ciudadanos de conservar la soberanía del Rey. El Cabildo de 1810 fue la primera vez en que la aristocracia criolla tomaba el control de su propio país, experiencia que derivaría con el tiempo en una afirmación de sus propios derechos frente a la monarquía española. En ese sentido, no pasó mucho tiempo hasta que sonaran de manera ya decidida arengas patrióticas que incitaran a una radicalización del proceso y una ruptura definitiva con la metrópolis hispana. El llamado a elecciones para un Congreso Nacional, la creación del primer periódico nacional, La Aurora de Chile, y el apoyo de otros movimientos juntistas, como el argentino, iniciarían una marcha que sólo se detendría una década después con la formación de una entidad nacional independiente y soberana.

 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Cinco tutoriales para aprender a bailar en estas Fiestas Patrias

Ver más →

Películas y documentales para viajar por Chile

Ver más →

Panoramas para un dieciocho diferente

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.