Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2018 - Edición 224

Formando alumnos con metas altas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Conoce los planes

La cueca, más que un baile

Por estos días, se escucha cueca por todos lados, y en los colegios muchos niños la bailan. Pero la cueca, si bien es el Baile Nacional, no es solo danza, si nadie la escribe, y nadie la canta, no existe. Entonces es un todo, es poesía, es música y baile. Y todo debería enseñarse en los colegios.

Por: Ivette Arriagada
La cueca, más que un baile

Desde 1824 se baila cueca en Chile, pero desde el 18 de septiembre de 1979, el decreto N° 23 publicado en el Diario Oficial, promulgó la cueca como baile nacional. Entre otros argumentos se destacó que dentro de la variada gama de danzas folclóricas chilenas, era ésta la de mayor nivel de difusión y de más profunda significación histórica.

La cueca que tanto suena por estos días en espacios públicos, tiene lugares donde se baila indistintamente de la fecha, no se necesita una justificación para hacerlo. La periodista Master en Musicología Gabriela Flores dice que la cueca se baila harto, “en muchos lugares, hay espacios donde se junta mucha gente solo a bailar, también hay ciudades donde se baila mucha cueca. Se baila más de lo que se cree”.

Hace un tiempo, hubo una moción parlamentaria, que no ha llegado a puerto, que buscaba hacer obligatorio saber bailar cueca para egresar de Enseñanza Media. En el proyecto se lee “ Para poder recibir la licenciatura de la Enseñanza Media, los estudiantes deberán obtener una nota superior a 4.0 en un examen especial relativo al dominio de la cueca, que se aplicará en el segundo semestre del último año de la Enseñanza Media”.

“…la cueca es poesía, hay una métrica particular, entretenida. Eso también se debe enseñar, de jugar con las palabras y hacerlas calzar, hacerlas rimar”.

Pero a juicio de Gabriela Flores, no solo se debe enseñar a bailar la cueca, sino que todo lo que hay en torno a ella. “Debe enseñarse la cueca en su totalidad, la cueca no es solo el baile, y a veces a los niños, eso de “disfrazarse”, de una manera que les resulta ajena, con una coreografía que se enseña tan cuadrada y estructurada, no es atractiva”.

Agrega que “la cueca es poesía, hay una métrica particular, entretenida. Eso también se debe enseñar, de jugar con las palabras y hacerlas calzar, hacerlas rimar. Además se usan instrumentos que no son difíciles de tocar que se puede enseñar también. Hay hartas más cosas que enseñar, la historia de la cueca y la de los instrumentos por ejemplo”.

La cueca cuenta la historia

La importancia de la cueca, como manifestación cultural, y como parte de una identidad cultural, tiene que ver con las historias que se cuentan en estas canciones. Gabriela Flores, quien además es activista cuequera, explica que hay cuecas muy antiguas que cuentan y describen la vida de las personas en cierta época en ciertas ciudades.

“Lo identitario no está solo en saber bailar, con una coreografía estructurada, sino en saber y comprender cómo ese tipo de poesía y melodía ha ido acompañando a las personas a través de la historia”.

Cuecas dedicadas a Manuel Rodríguez, otras que hablan del Santiago antiguo, y otras a personajes históricos como Eleuterio Ramírez, van contando la historia. “Hay un disco de Cuecas por la Educación, que en cincuenta años más van a describir la Revolución Pingüina, eso sí forma identidad cultural y no solo bailar” explica Gabriela.

Así la cueca puede transformarse en una herramienta pedagógica que enseña literatura, historia, matemática y música. Y no solo en septiembre, sino durante el año, y se afianza de esta manera
la identidad cultural con lo que oficialmente es nuestro Baile Nacional.

 

Foto: TVN

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Identidad cultural en los colegios

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Siguenos @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.