Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jul 2021 - Edición 253

Lecciones del mundo TP en pandemia

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

¿Cómo aportar en la educación de Chile…desde tu casa? Esta fundación descubrió cómo hacerlo

En un año normal, 158 mil niños pasan a segundo básico sin leer o escribir de manera adecuada. Letra Libre nació en medio de la pandemia para apoyar la educación desde una red de ya 1500 tutores voluntarios que hacen clases particulares remotas a estudiantes en coordinación con los docentes. 

Por: Verónica Tagle
¿Cómo aportar en la educación de Chile…desde tu casa? Esta fundación descubrió cómo hacerlo

“Que todos los niños y niñas de Chile sean libres por medio de la lectura”. Es la consigna de la Fundación Letra Libre, que nació en 2020 en medio de la pandemia y hoy cuenta con una red de 1500 tutores voluntarios que apoyan de forma remota a alumnos de primero y segundo básico en el aprendizaje de lectoescritura.

En un contexto donde cada año 158 mil niños pasan a segundo básico sin obtener un grado adecuado de lectura, Gabriela Miranda, Directora Ejecutiva de la entidad asegura que “aprender a leer y escribir es un proceso complejo, que requiere a alguien que acompañe, modele, motive y corrija. Si esto se logra en forma constante, en poco tiempo es posible ver grandes avances. Queremos atajar y ojalá evitar la formación de brechas. ¡Por eso nos urge dar apoyo ya!”. No lograr este proceso a la edad que corresponde genera un atraso tal en el resto de los aprendizajes que puede provocar en el niño frustración, ganas de darse por vencido y cerrarse a la posibilidad de aprender. 

Tutores de la mano de los docentes

La fórmula de Letra Libre consiste en el acompañamiento “uno a uno”. Cada tutor se conecta con un solo niño y trabaja en conjunto con sus apoderados y profesores, para así utilizar las mismas metodologías y adaptarse a las necesidades y tiempos.

Cualquiera puede ser tutor si cuenta con escolaridad completa y pasa por un proceso de entrevistas. Debe estar disponible para realizar, de manera remota, dos o tres sesiones a la semana de 30 minutos cada una y comprometerse por un semestre por lo menos. Además, se les capacita por medio de una reunión y cápsulas explicativas disponibles en su canal de YouTube (https://www.youtube.com/channel/UCz0AD3vDIDmzsI5CVOxm5ug) donde se dan consideraciones para trabajar con estudiantes de estas edades, entendiendo la importancia de la concentración, motivación y del vínculo, además de conceptos esenciales del proceso de lectoescritura, la importancia de un buen ambiente de estudio y consejos para lograr de mejor forma conectarse remotamente con el estudiante. 

Gabriela Miranda, Directora Ejecutiva de Letra Libre

Gabriela Miranda, Directora Ejecutiva de Letra Libre

Estas clases buscan ser un respaldo a los docentes. “La pandemia ha hecho que para muchos profesores sea un tremendo esfuerzo dar seguimiento, retroalimentar y avanzar con todo su curso, situación especialmente difícil en niños y niñas de cursos iniciales en contextos vulnerables de nuestro país. Nuestro apoyo es tanto para los estudiantes como para profesores y apoderados. Creemos que, a través de las tutorías, estamos aliviando la carga de cada educador, ayudando al grupo que más lo necesita dentro de su curso. Les reportamos semanalmente sobre los avances y contamos con un coordinador de tutores que canaliza las dudas, para evitar llenarlos de preguntas. Aunamos fuerzas con ellos y ellas y contamos con sus orientaciones”, asegura Miranda. 

¿Cuál es el rol del apoderado?

“De las familias o cuidadores esperamos su presencia, disponibilidad y apoyo, facilitando el proceso de acompañamiento. A través de ellos, es que se realiza el contacto con cada niño o niña. Vemos que la acción de cada tutor y tutora modela un trabajo que puede continuar en la casa el resto de la semana y estamos convencidos de que, si ese adulto a cargo estimula el proceso en lo cotidiano, el resultado será óptimo”. 

¿Cómo piensan funcionar una vez terminada la pandemia? ¿Les gustaría expandirse a otras maneras de enfrentar la lectoescritura?

“Creemos que una de las claves del éxito de nuestro programa es que el foco está clarísimo. Apoyar la lectoescritura de manera remota nos da la flexibilidad y el alcance necesario para llegar a donde es difícil que llegue este tipo de ayuda. Conectamos a personas de tantas partes distintas y lejanas con un mismo propósito: ¡Que ningún niño o niña en Chile se quede sin aprender a leer y escribir!

Y por otro lado, la flexibilidad para adecuar las formas de conectividad (dependiendo de lo que tenga cada familia y cada tutor); adecuarnos a la metodología que cada establecimiento utilice; la frecuencia, día y hora coordinada entre cada tutor y familia, muestra la versatilidad con la que trabajamos. De verdad nuestro equipo es muy diverso y la riqueza está en que estamos super dispuestos a recibir el empuje de quien se quiera sumar”.

Las inscripciones para el primer semestre de este año ya están cerradas, pero si te interesa postular como tutor para el segundo semestre, ingresa a www.letralibre.cl.

 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Con gran convocatoria se lleva a cabo seminario Grupo Educar sobre la importancia de la lectura

Ver más →

5 excelentes podcasts de cuentos e historias para leer con los ojos cerrados

Ver más →

10 libros para leer en familia con niños grandes

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.