Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ago 2019 - Edición 233

Familia y Colegio unidos contra las adicciones

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Chile obtiene nota roja en deporte

Llegó la hora de hacer un examen en Educación Física, y reprobamos. Con un 3,0 -en una escala del 1 al 7- fuimos clasificados como uno de los países con mayor sedentarismo a nivel mundial.

Por: Francisca Icaza
Chile obtiene nota roja en deporte

En el mundo, cerca del 80% de los jóvenes no se ejercita lo recomendado, considerando a personas desde los 5 años de edad hasta los 17. Estas cifras ya son desalentadoras, pero en Chile los números son aún peor.

Y es que los resultados del Reporte Global de Notas de Actividad Física en Niños y Adolescentes 2018 nos sitúan en el penúltimo lugar (48º) en cuanto al promedio de todas las variables que se consideran en el estudio.

Estas variables incluyen actividad física global, participación en deporte organizado, juego activo, transporte activo, conducta sedentaria, entorno familiar y pares, entorno escolar, comunidad y ambiente, sobrepeso y obesidad, capacidad física, políticas públicas, sueño, e inclusión.

En las únicas áreas en que Chile obtuvo notas mejores que el promedio internacional fueron conducta sedentaria, políticas públicas y comunidad y ambiente. Los indicadores juego activo, inclusión y sueño no pudieron ser evaluados, ya que no se encontraron datos suficientes para otorgar una nota.

En todos los otros indicadores, Chile, estuvo bajo el promedio internacional. A esto hay que sumar que, con su promedio general de 3,0, se encuentra bajo el promedio internacional que fue un 4,0.

Para Brian Daivis, jefe de la división de actividad física del Instituto Nacional del Deporte, IND, es difícil entregar una sentencia exacta de porqué obtuvimos una nota tan mala, “a juicio personal creo que la respuesta a esta interrogante radica principalmente en que los programas -en su gran mayoría y a todo nivel en nuestro país-, carecen de propuestas enfocadas a la generación de hábitos saludables y de actividad física y deportes en niños de la primera infancia”.

El problema afecta directamente a los niños y adolescentes, por eso una de las aristas más importantes es el papel que juegan los establecimientos educacionales, donde falta infraestructura, programas e inversión de capital. “Faltan muchos recursos para poder potenciar la educación física. Los profesores no dan abasto solos con cursos de 35 niños, donde muchas veces la conducta es difícil de controlar”, afirma Bernardita Cerda, profesora de Educación Física. “Es importante inyectar recursos en esta área para mejorar”, agrega.

Daivis cuenta que, lamentablemente, en la mayoría de “los colegios hoy están priorizando de manera muy escasa la práctica de deportes en su currículo. Pero se debe considerar también que muchos estudios han demostrado que incluso las mismas clases de educación física son insuficientes debido al tiempo real de clases que se ejecuta en la jornada escolar”. Es por esto que, afirma, no se puede culpar de todo a los establecimientos. “La responsabilidad primaria está en la primera infancia y, por ende, en el núcleo familiar”.

En la búsqueda de una solución

“Nosotros como Instituto Nacional de Deportes, a través del programa Crecer en Movimiento, estamos trabajando en tres dimensiones desde la perspectiva Socio-Psico-Nutricional para el año 2020. Estas dimensiones, atacan la primera infancia a través de la formación de hábitos, la preadolescencia, a través de las habilidades para la vida, y la adolescencia a través de la permanencia-adherencia a la práctica de actividad física y deportes”, cuenta el directivo de la institución.

Bernardita, en tanto, puede hablar desde la mejor perspectiva. Ella trabaja en un colegio particular de la zona oriente donde los niños de Prekínder y Kínder tienen la suerte de ya contar con un excelente programa. “Ahí está la base. Yo hago clases diarias de 20 a 30 minutos, lo que es espectacular. Los niños todos los días tienen una rutina de ejercicio, lo que crea una cultura de deporte y comprenden más y mejor todo tipo de aprendizajes. Una buena solución para partir con el cambio es que lo niños tengan clases diarias de educación física. Que entren en un circuito neuromotor o motriz y estén un tiempo trabajando en eso”.

Pero aún hay mucho por hacer, dice. “En los países más desarrollados se puede ver mucha área verde. Canchas de básquetbol, de tenis o de fútbol en todas las plazas y en todas las comunas. Aquí nos falta mucho de eso, pero sí creo que se le está dando cada vez más importancia”, afirma esperanzada.

*Estudio a cargo de Active Healthy Kids Global Alliance (Ahkga) y profesionales de la Universidad de La Frontera (UFRO), que incluyó 49 países en su análisis.

 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Conoce PIDAR, un programa escolar que apoya el rendimiento deportivo 

Ver más →

¿Por qué es importante fomentar la Educación Física en los colegios?

Ver más →

La actividad física mejora el aprendizaje

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.