Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Mar 2019 - Edición 228

Entran al colegio el arte, la música y la danza

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Atención Profesores, cómo combatir el estrés

En esta nota te entregamos importantes tips para que detectes si estás sufriendo algún tipo de estrés y seas capaz de resolverlo a tiempo.

Por: María Salazar
Atención Profesores, cómo combatir el estrés

No podemos dejar de conmovernos con casos como el del menor de dos años que falleció por hipertermia al ser olvidado por su padre en el auto. Sin embargo, más allá de todo lo criticable que puede ser el acto de este individuo, el asunto es que su defensa asegura que la carga de estrés a la que estaba sometido incidió en el fatal hecho.

En el mundo, este tipo de sucesos está siendo cada vez más común, generando interés en la comunidad científica para establecer qué patrones de comportamiento son los que tienen los padres y cuidadores que incurren en estos actos, y para sorpresa de todos, estas son personas con pocos antecedentes de adicción a drogas o alcohol (solo un 7% de los casos) y que podrían ser perfectos pilares de la comunidad.

¿Memoria frágil o estrés?

Para María Pía Sandoval, psicóloga y psicopedagoga de Grupo Educar, el estrés comienza cuando nuestro organismo reacciona a períodos de mayor presión externa, poniéndose en estado de alerta para protegernos y así transitar a un mayor bienestar. Sin embargo, no debemos abusar de esta capacidad.

“Una persona sometida a largos períodos de estrés termina desgastándose y enfermando… La sobrecarga es subjetiva a las capacidades de cada individuo, pero si el trabajo que se realiza está en el dominio de la persona, habrá menos sentimiento de imposibilidad lo que le permitirá afrontar con mayor bienestar la presión”, dice María Pía.

No así cuando la demanda es nueva, pues las personas sometidas a fuertes presiones que se ven enfrentadas a aspectos que no pueden controlar, comienzan a experimentar sentimientos de seguridad e incapacidad de control, lo que repercute en un mayor agobio y nivel de estrés.

En algunas personas, cuando su cerebro detecta estrés, reaccionan como si sus vidas estuvieran pendientes de un hilo. Entonces al enfrentarse a un miedo así, no les queda tiempo para el pensamiento racional, lento y profundo, ocasionando hechos como el del padre que, presionado por sus responsabilidades laborales -y que también está siendo sometido a presiones externas como el taco de la mañana, llamadas telefónicas inesperadas y demandas personales varias-, puede olvidar que su hijo se encuentra en la parte trasera del auto.

Cómo combatirlo

Lo primero que sugiere María Pía Sandoval es ser más sensibles a la aparición de “dolores” o las respuestas que entrega nuestro cuerpo a la hora de “someterlo a un aprendizaje necesario para sobrellevar los desafíos propios de nuestra especialidad”, y de esta manera poder diferenciar el estrés que nos protege del que nos enferma.

“Si nuestro desgaste es fruto de una elección personal, nuestro organismo estará al servicio de nuestra existencia. Por el contrario, si la presión a la cual nos estamos sometiendo es respuesta a un estado de actuar enajenado, que solo realizamos para pasar lo más rápido por ese tránsito que no soportamos, entonces estamos frente a una relación que enferma y despersonaliza”, comenta.

Otro gran punto a considerar es que el agobio no siempre es causado solo por demandas laborales. En este sentido, las personas no podemos segmentarnos y dejar fuera la realidad personal, familiar y social, por lo que a la hora de identificar los aspectos que están generando estrés, es crucial mirar toda la dimensión de nuestras vidas.

¡Actúa ya!

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Claves para una buena reunión de apoderados

Ver más →

Atención profesores: plataforma web permitirá realizar sus proyectos

Ver más →

¿Sí o no a las tareas?

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.