Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jul 2021 - Edición 253

Lecciones del mundo TP en pandemia

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Mucho más que contar un cuento

Los docentes que saben narrar historias a sus alumnos, logran motivarlos mucho mejor. Así ya lo decía nuestra poetisa y Premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral. De todo ello nos cuenta y entrega orientaciones Carlos Genovese, actor, dramaturgo y narrador oral.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Mucho más que contar un cuento

Famoso por sus historias y por sus charlas donde logra encantar a los docentes, Carlos Genovese, actor, dramaturgo y narrador oral, asegura que contar cuentos y narrar historias es una muy buena forma de hacer clases. “El arte de la narración oral y los narradores orales o cuentacuentos, una tradición muy antigua pero desparecida con los tiempos modernos, resurge con fuerza en todo el mundo a partir de la década de los 80”.

—Pero, ¿por qué narrar historias en un mundo tecnologizado como el que estamos viviendo?
—Creo que obedece a la necesidad instintiva y profunda del ser humano de volver a una forma de comunicación más empática, amplia e identitaria, en medio de la globalización de las sociedades y de las culturas. Se busca, con los cuentos, recuperar signos de identidad y de memoria personal y colectiva, acercando a la gente –niños, jóvenes y adultos– las historias de ayer y de hoy para compartir y ampliar los imaginarios personales y sociales de las comunidades de las grandes urbes, con un espíritu gregario y la necesidad de comunicación directa sin la mediación de pantallas u otros medios tecnológicos, que dominan la comunicación social e interpersonal hoy en día.

—En tus charlas cuentas que los profesores que empiezan sus clases con cuentos logran mejorar la concentración y entusiasmo de sus alumnos, ¿qué ocurre desde el punto de vista de la motivación con los alumnos?
—Quiero responder con las palabras de Gabriela Mistral, la gran educadora y adelantada a sus tiempos que recién empezamos a conocer y valorar: “Pasión de contar, caldeando al niño con el relato, se echará de bruces en el tema, con el gusto del nadador que se zambulle. Quien sabe contar donosamente tiene aprovechado y seguro medio programa de estudios”.

”El genio de contar, que para mí vale más que el de escribir, porque equivale a la toma de un molde angélico sobre las criaturas y cosas sin perderles brizna, es una virtud rarísima en nuestros pueblos de tradición oral ya desangrada y en agonía. Si los profesores atribuyesen al genio oral los subidos quilates que él tiene en el ejercicio escolar; si entendiesen que manejar niños es ganarlos, adueñándose de ellos por la hebra solar del habla donosa, la resistencia suya en la batalla escolar se fundiría y el clima de la sala de clase, que es de fastidio o tensión, mudaría por completo como por ensalmo”.

Carlos termina señalando: “Comparto plenamente esta opinión y he tenido oportunidad de comprobarlo en mis 27 años como narrador y en el testimonio que he conocido, a través de todo el país y también en el extranjero, de los profesores que cuentan”.

Para que todos se atrevan a narrar historias a sus alumnos

—Volviendo a Gabriela Mistral, en un texto póstumo, ella dice categóricamente que un profesor que no cuenta, no puede ser profesor. Sabemos que ella era una mujer categórica y decidida, no soy quien para rebatirle, pero podría suavizar la afirmación diciendo que un profesor que se precie de tal, tiene la obligación de saber contar.

—Para esto, lo primero que tiene que tener es ganas de hacerlo, sin ganas el cuento no funciona, sonará huero y deslucido al oído de niños y jóvenes.

—El docente deberá buscar relatos de acuerdo con la edad de los alumnos que tiene a su cargo, si no los encuentra, o no son de su gusto, puede crearlos.

—Una manera fácil y muy efectiva es recurrir a una anécdota o experiencia personal del profesor, incluso de cuando era niño y estaba en el colegio, por ejemplo, trabajada como un cuento tradicional, a saber: presentación, desarrollo del conflicto, clímax, desenlace y final.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.