Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ago 2019 - Edición 233

Familia y Colegio unidos contra las adicciones

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Daniel Fuenzalida: “Hay que hacer que esto (las adicciones) no sea un tema tabú”

Conversamos con Daniel Fuenzalida, ex Huevo, sobre su etapa escolar, sobre los profesores que lo marcaron y también quisimos ahondar en su experiencia como adicto al alcohol y a las drogas y cómo hoy, después de 10 años sin consumir, afirma y motiva al autocuidado y a tratar el tema abiertamente en la sala de clases.

Por: Paula Elizalde
Daniel Fuenzalida: “Hay que hacer que esto (las adicciones) no sea un tema tabú”

Comenzó conduciendo “Extra Jóvenes” hace más de veinte años y hoy lo podemos escuchar cada mañana en Radioactiva (92.5) entre 9 y 12 horas y ver cada tarde, en canal TV+, en el programa Me Late, a las 18 horas. Daniel Fuenzalida, ex Huevo, no para, pero se hizo un tiempo para conversar con nosotros sobre su etapa escolar y también sobre un tema que lo motiva en lo personal, las adicciones, donde tiene un rol activo como fundador y CEO de Contradicción (www.contradiccion.cl), un centro de rehabilitación, con sedes en Santiago y Viña del Mar, que combate el alcohol, las drogas y el juego, y ayuda a mejorar la autoestima.

—¿Cómo fue tu etapa escolar? ¿Cómo definirías tu conducta en el colegio?
—Mi conducta en el colegio tuvo dos etapas, la primera hasta séptimo básico donde era un gallo muy tímido, no me sentía muy a gusto con mis compañeros, en el colegio andaba medio solo, nunca pude relacionarme bien con ese curso. Finalmente, repetí séptimo básico y me reintegré en el nuevo curso, me adapté mucho mejor y pude desarrollar una mejor personalidad.

—¿Algún chascarro?
—Usaba un corsé para la columna con unos fierros y cuando jugábamos a la pelota, yo me caía y me quedaba como con un caparazón y tenía que arrastrarme hasta el arco para poder pararme ahí, entre burlas de los compañeros. Anécdotas, hoy día lo llaman bullying.

—¿Recuerdas a algún profesor o profesora en particular?
—Dos profesores. Uno, don Davino, que ya falleció, que me hizo Ciencias Naturales y después Biología, era muy estricto, me quedó por su personalidad. Y el otro, José Miranda, que me hizo clases durante toda la media de Castellano (Lenguaje), él me quedó para toda la vida porque era muy estricto, de personalidad fuerte, pero muy amigable a la vez. También me enseñó mucha ortografía, la ortografía que no falla ahora es gracias a él.

“Una persona que tiene un familiar con alcohol o drogas, es lo mismo que tener un familiar con cáncer, si ustedes tienen un familiar con cáncer, ¿se atreverían a abandonarlo cuando les dijo que tenía cáncer? No, ¿verdad? Uno lo apoya, lo acompaña al hospital, la adicción es exactamente lo mismo”.

—¿A qué dedicas tu tiempo libre?
—A mi familia, a mi hija, a andar en auto, me gustan mucho los autos, soy coleccionista de autos. Me gusta andar preocupado de los autos, de los talleres, de arreglarlos, de pasear en ellos, de participar en algunas caravanas. Eso y paseos con mi perro.

—Estamos abordando el tema “Escuela y familia juntas para enfrentar adicciones”, hemos leído como tú combates esto hoy día, ¿algún mensaje para los profesores sobre cómo estar atentos para prevenir?
—El tema sobre las adicciones para los profesores es muy importante porque todo se basa en la comunicación con los alumnos, hay que hacer que esto no sea un tema tabú, que empecemos a hablar de salud mental. Que empecemos a hablar de esto como de una enfermedad y, en definitiva, decirles a los jóvenes que ellos se pueden enfermar de esto o que a lo mejor tienen un familiar que tiene problemas con el alcohol o se metió en drogas, que no es porque sea una mala persona o no es la oveja negra de la familia, o no es que esté en el último lugar de la sociedad. Una persona que se metió en alcohol o en drogas es porque tiene una enfermedad y se puede sanar. Cuando uno le dice eso a un joven, el diálogo puede ser mucho más potente.

Incluso se puede comparar y decir que una persona que tiene un familiar con alcohol o drogas, es lo mismo que tener un familiar con cáncer, si ustedes tienen un familiar con cáncer, ¿se atreverían a abandonarlo cuando les dijo que tenía cáncer? No, ¿verdad? Uno lo apoya, lo acompaña al hospital, la adicción es exactamente lo mismo. Cuando un adicto está al lado nuestro y nos dice que necesita ayuda, hay que ayudarlo, apoyarlo, y no se tiene que ver como algo negativo dentro de la sociedad. Ojalá que los profesores comiencen a hablar de salud mental, de que es una enfermedad y como tal hay que tratarla, y no como un problema. Que los profesores, en general, los adultos, no hablen que cuando caen en la droga y el alcohol es un problema, no es un problema, es una enfermedad, y se puede tratar.

—¿Qué lecciones te dejó tu experiencia sobre eso?
—Yo tengo una enfermedad de por vida, pero tengo las herramientas para manejarme hoy día sin consumir alcohol ni drogas. Llevo así 10 años. La experiencia de vida es que uno siempre tiene que tener autocuidado, y el autocuidado no es solamente el alcohol y la droga, sino la vida en general. Siempre estar haciendo un autodiálogo, estar cuestionándose lo que uno hace. Si estuvo bien, o estuvo mal.

Finalmente, la mejor respuesta la vamos a encontrar en nosotros mismos, esto no es que uno sea egocéntrico ni nada, uno puede pedir una asesoría, una visión distinta, a un familiar o un amigo, pero la decisión última que toma uno, no solamente en tema de adicciones, sino que en todo en la vida, la toma uno; por lo tanto, uno es el que tiene que saber escucharse y el que tiene que saber manejar el autodiálogo para cosas positivas y negativas.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.