Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2018 - Edición 221

La carrera docente al pizarrón

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Conoce los planes

La inasistencia es un problema pedagógico, no de subvención

La subvención en nuestro país, es el dinero que reciben los establecimientos por la cantidad de alumnos que tienen en sus aulas, cuando hay un alto nivel de ausentismo en un colegio, la entrada de recursos se ve afectada, lo que podría redundar en dificultades para funcionar al cien por ciento, desde el punto de vista de gestión. Pero que los niños no vayan a clases tiene un efecto aún más profundo y complejo, y es que un niño no aprende lo suficiente y se generan brechas de aprendizaje que se arrastran a través de toda su vida escolar. Por eso, es necesario cambiar el foco: la asistencia es un tema pedagógico. Entrevistamos a Rebeca Molina del Programa Presente, quien fue una de las relatoras del pasado seminario "Asistir a Clases Sí importa".

Por: Ivette Arriagada
La inasistencia es un problema pedagógico, no de subvención

Un alumno que falta al 10% de las clases en el colegio, significa que falta más menos 20 días al año o dos días al mes, faltando en total un mes completo a clases. Eso es considerado Ausentismo Crónico. 

Quienes tienen altos niveles de inasistencias, en los primeros años tienen problemas para aprender a leer y escribir, lo que arrastra un deficiente desempeño a lo largo de toda su etapa escolar. Además estos niños no logran desarrollar hábitos necesarios para tener éxito en los estudios y posteriormente en el mundo laboral: como responsabilidad, compromiso y esfuerzo. Además son quienes presentan altas probabilidades de desertar del sistema escolar.

Por estos motivos, Rebeca Molina de Programa Presente, insiste que la asistencia a clases debe ser vista como un problema pedagógico y no de subvención.

Según estadísticas, un tercio de los alumnos a nivel nacional presentan niveles de ausentismo crónico. Los primeros niveles de educación básica y cuarto medio, son los cursos que presentan mayores tazas de ausentismo.

En primero básico, el ausentismo es de 35%, lo que significa que un niño falta casi tres meses a clases. Considerando que es el año en que se aprende a leer, claramente este proceso no se logra óptimamente. Si el niño logra pasar de curso, arrastra un déficit a través de toda la etapa escolar.

Las causas del ausentismo, de manera general son tres: barreras, rechazo y falta de valoración. Las barreras tienen relación con las dificultades que tienen los niños para ir al colegio, por motivos de salud de ellos, de la mamá o de algún familiar que hace imposible que los niños vayan a clases.  Si bien son las causas más graves de ausentismo crónico, son las menos comunes, y deben ser abordadas de manera particular y por especialistas. El rechazo es la negatividad de los niños a ir a clases, en relación con motivos particulares.

Pero la tercera causa, que es la falta de valoración de la asistencia y de la educación en sí misma, es la que más afecta a los establecimiento para que los alumnos no asistan a clases. Los alumnos no van porque ellos o sus familias, de alguna manera consideran que ir a clases no es tan necesario o que hay días que no importa si faltan.

Para Rebeca Molina el problema es que los colegios cuando no saben cuál es la causa de ausentismo, inventan motivaciones y premios para entusiasmar a los niños que vayan a clases, pero sin dar con la clave, el entusiasmo se diluye en el tiempo.

La manera de trabajar de Programa Presente es generando encuentros con alumnos, padres y profesores, porque para solucionar el problema, es necesario que toda la comunidad educativa se involucre y en conjunto se eleve la valoración de la educación y de la asistencia. “Nosotros trabajamos una metodología para promover la asistencia: tres talleres con apoderados, cuatro talleres para alumnos y tres sesiones con los profesores jefes. Esto se complementa con campañas de difusión y reconocer a los alumnos que sí van a clases”.

Rebeca, de Programa Presente, explica que los resultados se presentan al mes siguiente, “ la cultura de asistencia se demora un poco más en instaurarse, por eso trabajamos tres años con los colegios para que al irnos, la cultura de asistencia quede instaurada”.

Conoce todo lo relacionado con el pasado seminario “Asistir a clases Sí importa” aquí http://www.grupoeducar.cl/noticia/exitoso-seminario-asistir-a-clases-si-importa/

 

¿Te gustó esta noticia?

Deja un comentario

Artículos Relacionados

La Importancia de Enseñar Geometría de Forma Lúdica

Ver más →

“El Mejoramiento Escolar es Posible en Todos los Contextos”

Ver más →

Pruebas Semestrales, a la vuelta de la esquina

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Siguenos @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.