Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2018 - Edición 224

Formando alumnos con metas altas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Conoce los planes

En los tiempos actuales, cómo abordar la depresión en los alumnos

Si tienes la oportunidad de conversar el tema con tus alumnos y, sobre todo, detectar algún indicador suicida, te dejamos los consejos de un experto para saber cómo hacerlo.

Por: María Salazar
En los tiempos actuales, cómo abordar la depresión en los alumnos

Con los últimos antecedentes del caso del alumno de la Alianza Francesa que se quitó la vida el año pasado, ha quedado en evidencia que, lejos de silenciarlo, el tema del suicidio adolescente debe ser tratado con suma urgencia. Tanto en el ambiente familiar, como en la sala de clases.

Y es que los adolescentes de hoy están expuestos a un montón de ideas suicidas en series televisivas, videojuegos y noticias; lo que, sumado al hecho de que hasta ahora el tema es más bien tabú, provoca que las personas desarrollen ideas propias que, muchas veces, están alejadas de la realidad y teñidas por la subjetividad.

“Por ejemplo, existe la creencia de que si uno comete suicidio, el sufrimiento se va a acabar, o se tiene la fantasía de ver llorar a tus cercanos en tu propio funeral”, cuenta Pablo Urrutia, psicólogo de la Universidad de Los Andes, con experiencia en el tratamiento de ansiedad, depresión y adicciones, de adolescentes y adultos.

Para este experto, lo más recomendable es educar sobre el suicidio, esto es, hablarlo abiertamente, de manera tal que los adolescentes tengan la posibilidad de expresarse. No obstante, al ser un tema sensible, real y complejo, debe ser tratado de la misma manera.

“Los profesores son clave en la detección de indicadores suicidas, ya que están con los alumnos gran parte del tiempo. Es importante considerar si el estudiante ha tenido ideas de atentar contra su vida, éstas generalmente se expresan a través de dibujos, comentarios y formas de expresarse. Además, se debe tener especial cuidado con aquellos que ya han pasado por intentos de suicidio, autolesiones o trastornos mentales”, sugiere Pablo.

Estar alerta y fomentar la comunicación.

 Se sabe que la adolescencia es una etapa compleja y que el escaso tiempo que pasan los jóvenes con sus padres, incrementa las posibilidades de sufrir algún trastorno psicológico.

El especialista Pablo Urrutia confiesa que, en muchas oportunidades, los adolescentes sienten malestar e irritabilidad sin saber qué es lo que tienen, resultando muy útil en este punto que un adulto se acerque a ayudarlos para darle sentido o un nombre a lo que les ocurre, lo cual resulta tremendamente aliviador para ellos.

“Dentro de las señales que puede dar un alumno sería sentirse que anda mal consigo mismo, lo que se puede reflejar en comentarios negativos hacia él u otros; sentirse solo, sobrepasado y agobiado; no ver salida a sus problemas y evitar expresarlo para no afectar a otros. Son adolescentes que tienen una autoestima baja y sienten que a nadie le importan. Además, pueden mostrarse irritables, alterándose al nivel de hacer cosas de las que después se arrepienten, tales como destrozos, peleas, comentarios inadecuados, entre otros”, dice Pablo.

De manera preventiva, la idea es que los docentes puedan fomentar las instancias de comunicación entre los alumnos con sus pares, profesores y padres. Esto último, porque está demostrado que, si un adolescente pasa en promedio una hora diaria con sus padres, tiende a tener una actitud más positiva, así como una menor probabilidad de tener depresión y de consumo de drogas.

Otros elementos a considerar son las actividades extraprogramáticas, puesto que ayudan a divertirse, desestresarse y compartir con los pares de una manera distintas a como se hace regularmente. Asimismo, pedir ayuda profesional siempre resulta fundamental para mejorar la comunicación, cohesión familiar, autoestima y la capacidad de enfrentar los problemas.

Finalmente, si detectas a un alumno potencialmente suicida, la recomendación del experto es abordar el tema a solas con el adolescente en cuestión: “Tener máxima discreción y no exponer al alumno a otros compañeros que desconocen su situación o a otros adultos del colegio”, sentencia.

Para quienes quieran interiorizarse más en el tema, Pablo  Urrutia recomienda a jóvenes y adultos leer la guía “No estás solo. Enséñales a vivir”. También puedes escribirle a ps.pablourrutia@gmail.com para obtener una mayor asesoría.

 

 

 

 

Deja un comentario

Últimos Artículos

Análisis de datos en el aula

Ver más →

El Teatro como herramienta pedagógica

Ver más →

La cueca, más que un baile

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Siguenos @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.