Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Conoce los desafíos de educar a través de la oratoria

No es solo pararse frente a los alumnos. Hoy por hoy, se obtiene mucho más de la audiencia si somos capaces de hacer que ésta se vuelva miembro activo del aprendizaje.

Por: María Salazar
Conoce los desafíos de educar a través de la oratoria

Para desmarcarse de un orador anticuado, que enseña a partir del aprendizaje cognitivo, esperando que sus oyentes tomen apuntes y aprendan desde la razón, es que actualmente existe -y está cada vez más en boca de todos- la oratoria o el arte de hablar en público, con elocuencia y la finalidad de persuadir o conmover a una audiencia.

Si bien existen variados talleres de oratoria para mujeres, profesionales en general e, incluso, cursos realizados por actores que enseñan sobre expresión corporal enfocado en esta materia, decidimos entrevistar a una Coach y Directora de Proyectos en BSD Consulting, Romina Leone, para que nos diera sus mejores consejos enfocados en profesores.

Según la experta, es muy distinto pararse frente al pizarrón y enseñar desde el aprendizaje cognitivo mientras el otro simplemente toma apuntes y se limita a aprender desde la razón. En cambio, hablar en público con la capacidad de captar la atención de la audiencia, más allá de lo que se diga verbalmente, eso sí que es desafiante.

“La oratoria tiene que ver con hablar con el cuerpo, los gestos y el tono de voz, también implica involucrar a toda la sala de clases, haciendo que los alumnos se conviertan en miembros activos del aprendizaje. En este sentido, existen muchas técnicas de la neurociencia que ayudan a generar mensajes poderosos y pensados en un público ávido de aprender”, dice Romina.

Si quieres saber más sobre las técnicas científicas que existen en oratoria, mira este video de Jurgen Klaric, el experto mundial en neurociencia.

La sala de clases, el lugar donde  es posible conectar con la emoción

 La clave para hablar en público, pudiendo ir más allá de simplemente decir algo es lograr que tanto quien expone como el que escucha se conecte con sus emociones y, por ende, se logre una empatía que a su vez repercute en que las personas sean capaces de recordar y aprender, porque fueron capaces de conectarse afectivamente dentro de la sala de clases.

“La forma de hablar y de contar una historia es fundamental para conectarse con la emocionalidad de la sala, dado que si nos conectamos emocionalmente somos más capaces de recordar y aprender. Por esto, también es importante que las personas hagan un trabajo emocional antes de enfrentarse a una audiencia o, en el caso de los profesores, antes y después de enseñar”, agrega Romina Leone.

A continuación, esta experta comparte tips para que, a través de la oratoria al interior de las aulas, los profesores también puedan empoderar a sus alumnos.

– Transforma juicios en preguntas, pues esto aumenta la atención de los alumnos en la sala de clases.

– Genera movimientos físicos durante el transcurso de la clase. Una idea es comenzar esta misma con un pequeño centramiento que permita a los alumnos conectarse con su respiración y estado corporal.

– Enseña a dar feedback con respeto y de manera constructiva, es decir, que posteriormente a un ejercicio y presentación, los compañeros puedan trabajar en una especie de conversatorio donde destaquen lo que les gustó y aquello que puede mejorar, en ese orden.

– Como persona que guía la interacción en el aula, reemplaza el conector “y” por la palabra “pero”, dado que esta última anula el trabajo anterior, en cambio el “y” suma.

– Haz de la sala de clases un equipo donde todos tengan la oportunidad de enseñar, generando un ambiente de trabajo colaborativo y vertical. Anímate a terminar la jornada en círculo más que frente al profesor.

– Usa el humor al enseñar. Ser liviano no es lo mismo que ser trivial. Lo primero te permite llevar a cabo un aprendizaje más dinámico, liberar tensiones y pasarlo bien enseñando. En cambio, la trivialidad puede ser una enemiga del proceso, interfiriendo en los momentos de tensión.

– Sé humilde también al enseñar. La vulnerabilidad y la capacidad de decir “no sé” genera una sensación colectiva de querer “abrirse” y compartir sus preguntas con mayor libertad.

Para profundizar en este último tema, revisa la charla TED de la académica y escritora Brené Brown sobre el poder de la vulnerabilidad.

 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Estos son los 100 nuevos establecimientos del país que se convertirán en Liceos Bicentenario

Ver más →

"La TV hoy puede ser un valioso aporte educativo"

Ver más →

Pruebas Semestrales, a la vuelta de la esquina

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.