Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2020 - Edición 244

Tecnologías ¿De enemigas a aliadas?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Aprender ciencia y tecnología al aire libre

La Ciencia de Nuestras Raíces es el nombre del primer campamento organizado por Conicyt para profesores de todo Chile, quienes, a través de la interpretación ambiental, pudieron adquirir nuevos conocimientos para compartir con sus alumnos.

Por: María Salazar
Aprender ciencia y tecnología al aire libre

En el noreste del Parque Nacional Conguillio se encuentra uno de los principales senderos de la reserva, el que lleva a las visitas hasta el Mirador de Sierra Nevada (1.691 metros), pero también a recorrer la Playa Linda de la laguna Conguillio, en medio de diversas especies arbóreas.

Toda una experiencia para los ochenta profesores de todo Chile que formaron parte del primer Campamento Explora VA: La Ciencia de Nuestras Raíces 2018, organizado por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica -más conocido como Conicyt-, con el objetivo de profundizar los conocimientos de los docentes y también sacar a flote su lado más creativo, de manera tal de contribuir al desarrollo de habilidades en la enseñanza de las Ciencias Naturales en el país.

“Una de las mejores actividades del campamento fue precisamente la interpretación ambiental en el sendero a orillas de la playa, ya que tuvimos la oportunidad de cumplir tanto el rol de profesor como de alumnos, por estaciones y mientras avanzabamos por el camino. Fue muy enriquecedor, porque además de poder planificar y desarrollar la actividad nosotros mismos, ésta estaba enfocada en un ciclo de estudio en particular”, relata Fabiola Salinas, Profesora de Ciencias de Cuarto Básico del Colegio Monte Olivo de Puente Alto y una de las participantes de la experiencia, hasta ahora inédita en Chile.

Los docentes fueron agrupados en equipos a los cuales denominaban “familias”, y dirigidos por profesionales que facilitaban el trabajo comunitario y a quienes llamaban “padres de familia”. Tal organización funcionó todos los días que duró el campamento (del 25 al 29 de abril recién pasados) y permitió que, no solo se establecieran fuertes lazos entre los integrantes de cada grupo, sino que también se compartieran conocimientos en diferentes áreas del aprendizaje y niveles de educación.

“Tuve la fortuna de conocer a colegas de diferentes regiones, con quienes compartí risas interminables y aproveché al máximo el paisaje que nos rodeaba. En varias relatorías discutimos, porque no siempre estábamos de acuerdo en todo; también nos caímos fuerte en las competencias físicas, pero las ganamos todas… Hasta el más duro se emocionó hasta las lágrimas el día de la despedida”, agrega Fabiola.

La importancia de la interpretación ambiental en las Ciencias Naturales

Para los organizadores de esta experiencia de aprendizaje al aire libre, la interpretación ambiental fue clave. Esto, porque los profesores que participaron pudieron crear y desarrollar actividades en el ambiente en el cual estaban insertos, entendiendo que podían trasladar todo lo aprendido en el campamento al patio de sus colegios.

Al ser el Parque Nacional Conguillío una especie de laboratorio natural, con un entorno privilegiado para el aprendizaje de las Ciencias Naturales, además los docentes pudieron disfrutar y atesorar relatorías que aportaron a su desarrollo pedagógico, tales como: Sabiduría Ancestral con Damasio Cayul, Geodiversidad con Gabriela Tascón, Didáctica y Etimología con el Dr. Luis Miño, y Actitudes Pro-ambientales con la Dra. Marta Fuentealba.

Fue una primera experiencia que también pretende abrirse a nuevas formas de enseñanza, porque no sólo sirvió a los profesores para certificarse, sino que los conectó con la ciencia desde sus raíces y los llevó a reconocerse en un contexto lleno de ideas para aplicarlas en sus clases, resultando un semillero para los docentes y las nuevas generaciones de alumnos.

“Conguillío fue una experiencia única. Más allá de una capacitación al aire libre, logras aprender y desarrollar mucho más que simples conocimientos pedagógicos. Consigues valorar el entorno, el trabajo en equipo y las ideas para poder trabajarlas en un contexto. A mis alumnos les traigo grandes iniciativas, como crear un domo para replicar un laboratorio astronómico, y el hecho de activar las salidas a terreno de manera transversal y periódica con otras asignaturas como Arte y Educación Física, además de Ciencias Naturales”, cuenta Fabiola Salinas.

 

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Conéctate con la naturaleza con estas Apps

Ver más →

Cómo funciona el cerebro de los adolescentes

Ver más →

Estos son los 100 nuevos establecimientos del país que se convertirán en Liceos Bicentenario

Ver más →

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.