Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2020 - Edición 241

Sin apoyo socioemocional no hay aprendizaje real

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Que nadie se sienta excluido por las matemáticas

Por: Luz Edwards

Las matemáticas están detrás de todo. Por eso, hablar de ellas no es hablar de una asignatura sino de cultura, de familia, de sociedad. Entendemos mejor el mundo y aportamos más si entendemos el lenguaje de las matemáticas.

“Yo creo que las matemáticas son el lenguaje en el que nosotros leemos el mundo. Hay pocas cosas que sean más humanas que las matemáticas. Probablemente, el hecho de que somos seres orales, que nos interesan las historias, y que somos seres matemáticos, que medimos el mundo, que lo contamos, que tratamos de comprenderlo y sistematizarlo, y para eso sirven las matemáticas, para eso sirven las matrices, para eso sirven las operaciones. Sí; las matemáticas, como lo entiendo yo, sirven para tantas cosas que no podríamos parar de decir”, plantea Eduardo Sáenz de Cabezón, Doctor en Matemáticas de la U. de la Rioja (España), donde es profesor; y apasionado por la divulgación científica en canales como el YouTube Derivando y como expositor de seminarios en España y Latinoamérica (Chile incluido).

En la charla “¿Para qué sirven las matemáticas?” se refiere a la importancia de esta perspectiva del mundo y de la importancia de acercarla a los colegios, las familias y a cada persona. No como una asignatura sino como parte de la cultura y arista esencial para entender el mundo.

Aquí, algunas ideas claves de Eduardo Sáenz de Cabezón para acercarnos a las matemáticas.

  • Todos tenemos a un matemático dentro. “Probablemente, en la escuela no nos llevamos demasiado bien con él, con ese matemático interior, y de adulto tampoco. Ya os digo que mucha gente tiene como una especie de trauma con su matemático interior. ¿Pero ese matemático para qué está ahí? (…) No solamente sabe contar, no solamente sabe medir, que ya es bastante, no solamente sabe hacer pensamiento lógico, si no que nos puede hacer estar en el mundo de una forma más humana, de una forma más plena y de una forma más feliz”.

  • La pregunta de para qué sirven las matemáticas tiene una trampa. “La trampa me parece que es que solamente estudiemos aquellas cosas que luego voy a aplicar en mi profesión. ¿Por qué? Nos perderíamos casi todo. Casi todo lo que damos en la escuela no nos va a servir para nada en el día a día; no lo vais a usar materialmente en el día a día para nada. Pero el proceso de haber aprendido todo eso ha moldeado nuestra persona, nos ha hecho conocer el mundo, nos mete dentro de la tradición en que estamos y nos sirve, nos hace ser más útiles a nosotros, ¿no? Entonces, esa trampa de solamente estudiar las cosas que sirven para algo específico, me parece, que es convertir la educación solamente en formación para una profesión específica. Y la educación, sobre todo a los niveles primarios, es una construcción de la persona, y las matemáticas sirven también para la construcción de la persona”-

 

  • Las matemáticas desarrollan el pensamiento abstracto y ayudan a ir más allá de lo visible. “Las matemáticas son el lenguaje de la ciencia. Toda aquella persona que vaya a estudiar con un método científico cualquier cosa, y cuando hablo de ciencias no hablo solamente de biología, de física… hablo también del método científico en historia, en sociología, en todas las humanidades. Cualquiera que quiera tener un método cuantitativo, un método de evaluación científico de cualquier disciplina, va a necesitar matemáticas. Va a necesitar estadística o modelización. Las matemáticas están ahí presentes en cualquier acercamiento científico a cualquier disciplina. Entonces, el lenguaje de las ciencias es matemático”.

 

  • Las matemáticas son un instrumento para ejercer la ciudadanía de manera crítica. “Cuanto más capaz es una persona de analizar con rigor las situaciones, de tener ese rigor que te aportan las matemáticas, ese aislamiento de los problemas, más difícil es de engañar. Y también si sabe interpretar los datos y los argumentos. Ahí está la lógica; ahí está la estadística. Todos los días -y no sé si os sorprende o no- todos los días hay alguien que está intentando manipularnos a través de fallos lógicos o disfrazando datos. Si uno tiene el rigor de las matemáticas y tiene la capacidad de entender eso, es más difícil de manipular, es más libre, es un ciudadano crítico, es una ciudadana crítica”.

 

  • Sacarse la idea de que los buenos para las matemáticas son inteligentes y, el resto, tontos. “Hay una especie de complejo de que las matemáticas son difíciles, son solamente para las personas que son listas y, como yo no valgo para las matemáticas, no soy listo. Mucha gente que tiene este complejo de inferioridad. Si alguien lo tiene, por favor, en este momento quitáoslo. O sea, las matemáticas que se aprenden en la escuela son un tipo de habilidad y un tipo de operaciones, ¿te van a servir? Probablemente te vas a dar cuenta mucho más tarde de que te van a servir, o quizá no te des cuenta nunca de que te estén sirviendo. Pero no es más o menos listo por saber hacer este tipo de cosas (…) Yo creo que como sociedad tenemos una especie de indefensión aprendida por las matemáticas. Nos pensamos que somos tontos para las matemáticas, y no es verdad”.

 

Vale la pena ver el video completo que, además, no es una charla sino una conversación entre el matemático y jóvenes del público que van haciendo preguntas.

https://aprendemosjuntos.elpais.com/especial/para-que-sirven-las-matematicas-eduardo-saenz-de-cabezon/

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Últimos Materiales

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.