Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2022 - Edicion 266

La vocación docente inclina la balanza

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

¿Qué es el Trastorno por Déficit de Naturaleza?

Por: Ximena Greene

Introducido en 2005 por el periodista y escritor estadounidense Richard Louv, el concepto Trastorno por Déficit de Naturaleza no es un diagnóstico médico, sin embargo es el nombre perfecto para describir un conjunto de problemas que afecta a miles de niños y jóvenes alrededor del mundo debido a la desconexión con el mundo natural.

Los niños y adolescentes de hoy pasan cada vez menos tiempo al aire libre, y eso afecta directamente su salud y bienestar. Así lo demuestran diversos estudios e investigaciones, que señalan que los niños son más felices y les va mejor física y emocionalmente cuando están en espacios verdes. Esto último le llamó especialmente la atención a Richard Louv, periodista y escritor estadounidense, quien ha dedicado su vida a este tema. Tanto así que fundó el Children & Nature Network, una red de investigadores, docentes, líderes y padres que tiene por objetivo ayudar a los niños y jóvenes a reconectarse con la naturaleza donde sea que estén.

Escritor estadounidense Richard Louv

El escritor estadounidense Richard Louv

“Creemos que el bienestar de los niños y la naturaleza están íntimamente relacionados. Y aunque las investigaciones nos dicen que pasar tiempo al aire libre con regularidad es esencial para el desarrollo saludable de los niños, hoy están menos conectados con la naturaleza que nunca”, señala en su sitio web.

Durante años Louv ha escrito sobre la importancia de la naturaleza para los niños y lo que se pierden al pasar demasiado tiempo encerrados en sus piezas o conectados a los celulares o los videojuegos. Sus libros han inspirado a muchos padres y educadores a incorporar más experiencias al aire libre en la vida diaria de los niños.

En una entrevista con la revista digital Greater Good de la Universidad de Berkley, Louv explicó que aún cuando el Trastorno por Déficit de Naturaleza no es un diagnóstico médico, sí es un término útil, o una metáfora, para describir los costos que genera la falta de naturaleza en los niños y adolescentes. El término se puso rápidamente de moda y ahora forma parte de un movimiento internacional para conectar a los niños con el resto de la naturaleza.

 

¿Qué causa el Trastorno por Déficit de Naturaleza?

De acuerdo a Louv hay muchos factores que contribuyen para que los niños, e incluso adultos padezcan de este mal. Algunos de ellos son:

- La disminución de espacios abiertos para que niños y adultos juegue

- El aumento del tráfico y los tiempos de desplazamiento entre los hogares, los colegios o los centros de trabajo.

- El miedo que causan las noticias, cada vez más negativas.

- El menor aprecio de la educación al aire libre educación pública y privada.

- El aumento de las pantallas y las comunicaciones electrónicas.

 

“Nos hemos vuelto tan dependientes de la tecnología para nuestras tareas diarias que estar en contacto con la naturaleza se ha convertido en un lujo. Es algo que tenemos que programar para los fines de semana, si es que tenemos la suerte de tener tiempo”, señala.

¿Qué tan nocivo o dañino es el Trastorno por Déficit de Naturaleza? Robert Louv dice que es lo suficientemente malo como para que todos los que son padres o docentes tomen medidas drásticas para ayudar a sus hijos o alumnos. En el último tiempo, especialmente tras las cuarentenas y el confinamiento debido a la pandemia del Covid-19, han surgido nuevos estudios científicos que respaldan lo que Louv viene estudiando hace más de 15 años. Algunos de ellos, realizados por la organización estadounidense Children Nature Network, afirman que el Trastorno por Déficit de Naturaleza genera:

  1. La disminución del uso de los sentidos.
  2. Mayores dificultades de atención.
  3. Tendencia a la obesidad.
  4. Tasas más altas de enfermedades emocionales y físicas.

 

Su investigación también sugiere que el Trastorno por Déficit de Naturaleza debilita la alfabetización ecológica y la administración del mundo natural. Estos problemas se relacionan directamente con lo que los expertos están llamando la "epidemia de inactividad" o la “perdida del juego independiente".


Sin embargo, de acuerdo a Louv lo mejor de todo es que una vez descubierto el problema, se puede solucionar. “Cualquier momento al aire libre es bueno, pero pasar tiempo al aire libre en la naturaleza es mejor aún. Las experiencias en la naturaleza, incluso cosas tan simples como caminar al aire libre, tomar un poco de sol o escuchar a los pajaritos cantar nos dan una idea de que existe en la Tierra y lo que nos estamos perdiendo por estar pegados a una pantalla”, concluye.

 

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Deja un comentario

Últimos Materiales

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.