Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2020 - Edición 241

Sin apoyo socioemocional no hay aprendizaje real

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Jugar, una alternativa a las pantallas

Educar en Familia

Por: Equipo Hacer Familia

Un simple mazo de cartas, o dos hojas de papel que se convierten en “bachillerato” son una alternativa valiosa a las pantallas en tiempos de cuarentena. Los juegos tienen un elemento terapéutico que es la risa y la entretención. Nos relajan, ayudan a liberar tensiones, y pasamos un rato diferente en el hogar.

Hoy necesitamos alternativas para relajarnos y compartir: en este contexto los juegos de mesa o de mímica, aparecen como algo diferente a ver el celular todo el día. Pero los juegos son mucho más y suman aspectos positivos, como:

  • Alternativa al ocio: El juego es una sana actividad que se presenta como una alternativa al ocio. A los adolescentes los desconecta de la televisión, los obliga a levantarse de sus camas y les hace olvidar el aburrimiento crónico en que muchos caen durante las vacaciones.
  • Forma de aprender: Para la psicóloga María Elena Larraín, el juego es una manera de aprender mediante una actividad placentera. Agrega que es un aprendizaje entretenido. Uno de los principales efectos de los juegos es que permiten un desarrollo cognitivo. Según María Elena Larraín, no sólo hacen pensar, sino que ayudan a mejorar la capacidad reflexiva. Las jugadas deben ser planificadas para poder ganar y es necesario utilizar estrategias para solucionar los problemas que se van presentando. La psicóloga Isabel Margarita Diez, agrega que desarrollan la memoria, la capacidad de observación y la creatividad. Además, exigen rapidez de reacción y una gran concentración.
  • Desarrolla aspectos emocionales: Según María Elena Larraín, los juegos permiten el desarrollo de aspectos emocionales de la personalidad de los jóvenes. Al ser una actividad grupal, implican relacionarse con otros. Esto significa ponerse de acuerdo con los demás, aprender a perder, cumplir con ciertos roles, aceptar la jerarquía y respetar la moral del juego, que está dada por sus reglas.
  • Desarrollan vitudes: Los juegos también desarrollan ciertas virtudes en los adolescentes. La honestidad es fundamental para que el juego realmente resulte y la cooperacción es necesaria para poder trabajar en grupo.
  • Muchas veces para poder jugar hay que tener fortaleza psicológica. En los juegos se miden fuerzas del carácter y de la personalidad. Los jóvenes tienen que defender sus propias ideas frente a las del resto y muchas veces tienen que aceptar que se imponga la de otro miembro del grupo.
  • Para muchos adolescentes, los juegos son un desafío. Tienen que olvidarse del miedo al ridículo, vencer la timidez y ser lo más natural y espontáneos posible. También conocen nuevas facetas de sí mismos, como, por ejemplo, que les cuesta reconocer la derrota.

Relación social natural y no forzada
Según María Elena Larraín, los juegos desarrollan la personalidad en el ámbito social. Se produce una interacción natural entre jóvenes de distinto sexo. Los adolescentes encuentran un área distinta en la que se pueden relacionar y se consolidan grandes amistades.

La psicóloga Isabel Margarita Diez considera que los juegos tienen un elemento terapéutico que es la risa y la entretención. Agrega que los jóvenes se relajan, liberan tensiones, sienten que han pasado un rato simpático y que con sus amigos sí se pueden entretener.

Los juegos más populares

  • Los tradicionales:

-La Mímica: por medio de la actuación se da a conocer un concepto. Se pierde el miedo al ridículo mientras se actúa.
-El Asesino: el objetivo es descubrir al asesino, que mata con cerrar un ojo. La rapidez, concentración y capacidad de observación son indispensables en este juego.
-El Bachillerato: sólo se necesita papel y lápiz para jugarlo. Se necesita pensar rápido y por categorías. Además se desarrolla el lenguaje, se aprende ortografía y vocabulario.

  • Los de naipe:

-Ocho Loco, Chiflota, Carioca, 21, 26, Rápido y Canasta: para todos ellos no se necesita más que un juego de naipes completo. Desarrollan la memoria visual, la concentración, la rápidez y la capacidad de observación. Además, exigen que mentalmente se vayan contando las cartas que van saliendo con el fin de desarrollar una determinada estrategia.
-Uno: es un Ocho Loco sofisticado. Consta de 108 cartas y el ganador es el que se queda sin ninguna de ellas en su mano. Las cartas poseen una simbología que incluye colores (azul, verde, rojo y amarillo), pérdida de una jugada, cambio del sentido de la dirección del juego, obtención de cartas extra y comodines.
Es un juego rápido y sencillo y permite que participen hasta 10 jugadores.

  • Los de mesa

-War, Ataque, Risk: son una variación del mismo juego que consiste en conquistar el mundo. El tablero consiste en un mapa del mundo por lo que enseña geografía y cultura general.
-Scrabble y Boogle: en estos dos juegos hay que descubrir la mayor cantidad de palabras ocultas. Contra el tiempo se lee hacia arriba, abajo, para el lado y en diagonal. Se desarrolla el vocabulario, el lenguaje y la ortografía.
-Monopoly: con dinero ficticio los jugadores compran propiedades y gana el que es más rico. Se toman riesgos y al manejar dinero se utlizan las matemáticas. Además se manejan conceptos como la compra y venta de bienes raíces, la hipoteca y la bancarrota.
-Clue: hay que adivinar quién es el asesino, qué arma utilizó y dónde ocurrió el crimen. Es un juego de deducción, en el que hay que memorizar lo que revela cada jugador.
-Pictionary: se grafican conceptos mediante el dibujo. Requiere creatividad e imaginación.
-Trivium: los jugadores se enfrentan a preguntas de historia, geografía, arte, ciencias, deportes y espectáculos. Se adquieren nuevos conocimientos y se evalúan los que se tienen.

 

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Materiales Relacionados

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.