Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2020 - Edición 246

Deserción escolar, todavía estamos a tiempo

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Entrevista: Rafael Martin, Aguado Amistad Cívica y Proyecto de Vida

Por: María Ester Roblero

“A los adolescentes hay que animarles a que no se empequeñezcan en entornos cerrados y autorreferenciales, sino que se atrevan a generar dinámicas cooperativas, generosas e ilusionantes”, señala Rafael Martin Aguado, académico español experto en comunicación en instituciones educativas.

“Creo que a los jóvenes hay que animarles a sentir la responsabilidad de aportar sus talentos, a saberse indispensables en la lucha contra la crisis que estamos padeciendo a raíz de la pandemia.
Y esto en círculos concéntricos: cuidando a su familia, a sus amigos, a sus compañeros de la escuela, colaborando en iniciativas solidarias en su barrio, etc..” señala este académico en entrevista con revista Educar, desde Madrid.

¿Qué relación existe entre el compromiso con el propio proyecto de vida y la amistad cívica?

La relación es absoluta cuando uno es consciente de las propias limitaciones y de la imposibilidad de construirse en solitario. El hombre es esencialmente relacional. En un mundo complejo,
poliédrico y cambiante necesitamos de los demás de manera imperiosa para lograr dar sentido a nuestro mundo y a nuestra existencia. Por eso la actitud actitud debe ser la de aumentar los
deberes y reducir sus derechos, algo que ahora mismo no sucede en nuestra sociedad anónima e hipertecnologizada, sin un sustrato de valores comunes. 
 
¿Cómo alentar a los adolescentes, en una etapa de la vida en que es tan importante lo que dicen o hacen los pares, a comprometerse con su propio proyecto de vida

Pienso que por una parte es complejo y por otra son más proclives que generaciones anteriores. Es propio de la adolescencia la confusión, la duda y la incertidumbre respecto de sus cualidades y
talentos y respecto a cómo salir al mundo; y, por otro lado, los adolescentes actuales -por la lógica de Internet- entienden que si quieren triunfar en la vida deben compartir proyectos profesionales
y vitales con otros. 

Antes me refería a la lógica de Internet: los jóvenes de hoy tienen más facilidad para comprender la complejidad del mundo, pues disponen de un acceso universal a la información y al
conocimiento, y además las personas que producen esos cambios son más accesibles que para generaciones anteriores. Creo que merece la pena animarles a plantearse retos, investigar y
ponerse en contacto con otros, y embarcarse en proyectos que tengan un impacto positivo en la sociedad.
 
¿Qué estrategias o consejos pueden seguir escuelas y familias para que los adolescentes se sientan parte de un barrio, escuela, familia, y sientan que pueden aportar a estas?
Estoy convencido de que las escuelas y las familias deben plantearse establecer un marco para fomentar lo que usted plantea. Los jóvenes necesitan sentir confianza de los mayores y de esas
comunidades y al mismo tiempo reclaman una gran libertad creativa. Tanto en la familia como en la escuela hemos de ser conscientes de que tienen un cierto sentido gregario y, en no pocas ocasiones, tribal. Por tanto hemos de animarles a que no se empequeñezcan en entornos cerrados y autorreferenciales, sino que se atrevan a generar dinámicas cooperativas, generosas e ilusionantes.

Asignatura

Orientación

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Últimos Materiales

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.