Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2022 - Edicion 266

La vocación docente inclina la balanza

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

El poder de cada palabra

Por: Luz Edwards

Cuando se empobrece nuestro lenguaje, se empobrece nuestro conocimiento y comprensión de la realidad. Por eso es tan importante manejar el mayor número posible de palabras del idioma que hablamos.

 “Una mejor comprensión del lenguaje nos hace más creativos, cercanos y favorece la comunicación en el mundo increíblemente diverso que nos rodea”, afirma la experta en ciencia cognitiva Lera Boroditsky.

Destacamos aquí algunas de las ideas más potentes  de esta especialista:

Lera Boroditsky

Las palabras pueden, incluso, mejorar los síntomas de una enfermedad.
“Las palabras no están aisladas. Están conectadas a otras palabras. (…) Cuando oyes una palabra o alguien te dice algo, se desencadena una serie de respuestas cerebrales y aparecen recuerdos, emociones e ideas que pueden influir, incluso, en el funcionamiento de nuestro cuerpo. Por ejemplo, el medicamento universal más potente que conocemos es el placebo. Tiene efecto en casi cualquier enfermedad. Muchas veces, si le das a alguien una pastilla que no contiene ningún medicamento físico, pero le dices que sí que es un medicamento, la persona puede empezar a sentirse mejor”.

Los rusos distinguen más rápido los tonos de azul porque existen distintas palabras para distintos tonos.
“La lengua se entromete e influye en nuestro sistema perceptual y nuestro sistema visual.
(…) Te pongo un ejemplo: yo soy hablante nativo de ruso y en ruso no hay una palabra que cubra todos los tonos de azul a los que el inglés llama “azul”. En ruso hay una categoría para el azul claro, ‘galubój’; otra categoría para el azul oscuro, ‘sínij’. Y no hay una palabra que sirva para ambas. Entonces, la pregunta es si los hablantes de ruso ven esos colores como dos colores muy diferenciados porque toda la vida los han llamado con nombres distintos. Pues resulta que sí”. 

Nos permite jugar ajedrez y mandar naves al espacio.
Si piensas en cómo estamos hechos, te das cuenta de que somos criaturas físicas que recibimos estímulos físicos del mundo. (…) Pero de esos simples estímulos físicos pasamos a reflexionar sobre ideas como la justicia, la verdad, el amor y todo ese conjunto de conceptos complejos. 

Componemos sinfonías, jugamos a ajedrez, enviamos naves espaciales al espacio exterior. ¿Cómo es que la mente humana pasa de aquellos sencillos cimientos a todo eso tan complejo? Y una de nuestras herramientas mágicas que nos separa del resto de seres vivos es el lenguaje, esta habilidad para crear sistemas de comunicación complejos, que también son sistemas para el propio pensamiento, para su desarrollo y su almacenamiento”.

La entrevista completa aquí

https://aprendemosjuntos.elpais.com/especial/espacio-y-tiempo-una-cuestion-de-lengua-lera-boroditsky/

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Deja un comentario

Últimos Materiales

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.