Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jul 2024 - Edición 284

Las oportunidades de la Inteligencia artificial

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

La irrupción de la inteligencia artificial en la sala de clases

Importantes desafíos y oportunidades entrega esta herramienta, como permitir una mejora continua en los aprendizajes, establecer procesos y recolectar datos de manera que sea posible alcanzar una personalización de la experiencia de aprendizaje, teniendo en cuenta las especificidades de cada alumno.

La irrupción de la inteligencia artificial en la sala de clases

En este artículo:

“La IA va a permitir que el aprendizaje y la enseñanza sean mucho más personalizados, al posibilitar que alumnos con diferentes capacidades o recursos puedan realizar distintos procesos metodológicos enfocados a ciertas habilidades, dependiendo de las capacidades de los estudiantes”. Marta Estruch, Gerente general de SNA Educa

 

 

“La absorción de nuevas tecnologías en la manera en que producimos bienes y servicios es fundamental para que podamos ser más productivos, y la inteligencia artificial, dadas sus capacidades actuales y utilizada en conjunto con los demás factores clásicos de producción, como capital y trabajo, tiene el potencial de alcanzar nuevas fronteras de producción”. Marcello Luiz de Souza Junior Gerente de la Unidad de Inteligencia de Mercado de SENAI en Sao Paulo (Brasil)

 

“La IA no debería reemplazar la experiencia de aprender. Es importante que nosotros construyamos el conocimiento y si la IA lo evita, no es un buen servicio. En algunos casos, la IA está siendo utilizada como una calculadora avanzada, pero no nos hace pensar. Es clave que la escuela nos enseñe a pensar”. Rodrigo Fábrega Profesor invitado del Massachusetts Institute of Technology y presidente de la Fundación Cruzando

 

 

“El envejecimiento de la población mundial es un fenómeno que ha moldeado la dinámica de crecimiento económico de los países y, ciertamente, demandará de nuestra sociedad un nivel de productividad mayor”, señala Marcello Luiz de Souza Junior, gerente de la Unidad de Inteligencia de Mercado de SENAI en Sao Paulo (Brasil), por lo cual la absorción de nuevas tecnologías en la manera en que producimos bienes y servicios es fundamental para que podamos ser más productivos, “y la inteligencia artificial, dadas sus capacidades actuales y utilizada en conjunto con los demás factores clásicos de producción, como capital y trabajo, tiene el potencial de alcanzar nuevas fronteras de producción”.

En ese sentido, la IA ha pasado a convertirse en una gran ayuda tanto en las formas de enseñar como en estrategias que permiten mejorar la productividad de los países, por ejemplo. De hecho, señala Marcello que pareciera que los ciclos de vida de las tecnologías son cada vez más cortos, por lo que se hace necesario que aceleremos nuestra capacidad de percibir el entorno, y para ello recurrimos a la inteligencia artificial. “En estos días, hemos observado que los avances tecnológicos son puestos a disposición del sector productivo y de la sociedad en general a un ritmo mucho más acelerado que en décadas pasadas. Como ejemplo, basta notar los avances que la inteligencia artificial generativa ha presentado desde noviembre de 2022, con nuevas capacidades y funcionalidades siendo lanzadas al público en un intervalo de meses. Dada la celeridad de este proceso y el gran volumen de datos disponibles, sobre todo datos no estructurados (textos e imágenes, por ejemplo), es clave el poder utilizar la IA a nuestro favor para identificar patrones y tendencias en medio de esta avalancha de información. Todo esto resulta una estrategia interesante”.

En esa misma línea, para Rodrigo Fábrega, profesor invitado del Massachusetts Institute of Technology y presidente de la Fundación Cruzando, “pareciera que ahora transitáramos hacia un esquema más construccionista respecto de la forma de enseñar, como lo han descrito magistralmente Piaget, Seymour Papert, Mitch Resnick, entre otros. Y si es que utilizamos la IA para seguir haciendo este tipo de educación, en realidad no van a cambiar mucho las cosas”. 

Por tanto, “la IA no debería reemplazar la experiencia de aprender. Es importante que nosotros construyamos el conocimiento y si la IA lo evita, no es un buen servicio. En algunos casos, la IA está siendo utilizada como una calculadora avanzada, pero no nos hace pensar. Es clave que la escuela nos enseñe a pensar”, puntualiza Fábrega.

De hecho, para Marta Estruch, gerente general de SNA Educa, institución que alberga a 20 colegios TP del país, “la inteligencia artificial llegó para quedarse y es una gran ayuda y un importante recurso para optimizar diferentes procesos de gestión escolar, procesos de evaluación, generación de rúbricas, por ejemplo”.

Por ello, tal como se ha señalado por la empresa Google, con inteligencia artificial podemos disminuir en 13 horas la carga de trabajo de un docente, ya que esa herramienta le permite agilizar los procesos de enseñanza y aprendizaje. 

“Estamos capacitando alrededor de 70 personas en SNA Educa, entre directivos, profesores, asistentes y administrativos, con el fin de que todos veamos posibilidades de optimizar nuestro trabajo en función de esta herramienta tecnológica ahora”, nos cuenta Marta. 

“La IA va a permitir que el aprendizaje y la enseñanza sean mucho más personalizados, al posibilitar que alumnos con diferentes capacidades o recursos puedan realizar distintos procesos metodológicos enfocados a ciertas habilidades, dependiendo de las capacidades de los estudiantes”, advierte la profesional.

Gracias a la IA, nos cuentan desde SNA Educa, es posible abordar el aprendizaje de manera personalizada, porque pese a que existen diferentes formas de aprender, el profesor con esta herramienta puede apoyar a cada alumno, teniendo en cuenta las necesidades o los requerimientos que cada estudiante necesita.

Por cierto, agrega Marcello que, “con la ayuda de la IA es posible también explorar aquello que nos hace humanos, como el desarrollo de competencias transversales, como la adaptabilidad, la creatividad y el pensamiento crítico; el énfasis en estimular el trabajo en equipo, la actuación por proyectos y la preferencia por formas alternativas de evaluación del aprendizaje. Además, en este sentido, utilizar la IA a nuestro favor también puede ser interesante: establecer procesos y recolectar datos de manera que sea posible alcanzar una personalización de la experiencia de aprendizaje, teniendo en cuenta las especificidades de aprendizaje de cada alumno”. 

¿Se transformarán los aprendizajes con la IA?

Así como el advenimiento de internet y la democratización del acceso a la información trajeron nuevos desafíos en la interacción entre el docente, el alumno y el conocimiento, para el gerente de la Unidad de Inteligencia de Mercado de SENAI, “el advenimiento de la inteligencia artificial generativa reforzará el papel del docente como mediador en el proceso de aprendizaje. De hecho, aspectos que hace años son señalados como recomendaciones en los más diversos foros de educación deberán ser abordados por las instituciones, de modo que aseguremos que los individuos tengan la capacidad de aprender a aprender, sean estimulados a ejercer un pensamiento crítico y, más que memorizar contenidos, sean capaces de absorber conocimientos, desarrollar habilidades y ejercitar actitudes”.

De acuerdo con Rodrigo Fábrega, “antes la irrupción de una nueva tecnología demoraba siglos, décadas o años, y en cambio, ahora vemos cómo con acelerada frecuencia emerge una nueva forma de hacer las cosas. Por otro lado, en nuestro país no hemos logrado mejorar la productividad, eso es un grueso problema, pienso que la formación técnica es indispensable para enfrentar ambas situaciones: la obsolescencia acelerada y la esquiva productividad”.

De hecho, para Fábrega, los desafíos de la EMTP incluyen la integración de tecnologías avanzadas en lo que se va a aprender, la necesidad de capacitar a los docentes en el uso y aplicación de la IA, y garantizar el acceso equitativo a estas tecnologías para todos los estudiantes. Así, es clave la tríada de integración temprana, impactar en el taller y ser ambiciosos en la distribución temprana de oportunidades para aprender. 

Por otra parte, es crucial mantener la relevancia de los contenidos educativos en un mundo laboral en constante cambio y evitar la dependencia excesiva de la tecnología, fomentando también habilidades socioemocionales y de pensamiento crítico. Hoy en día te contratan por tus habilidades “duras” y te despiden por tu falta de habilidades “blandas”. Por ello, con la IA, “tenemos una formidable ayuda para transformar el modelo de enseñanza donde diseñamos experiencias para aprender y no solamente para ser enseñado”, dice Fábrega.

 

Desafíos en TP

Más allá del proceso de aprendizaje, teniendo en cuenta que la educación profesional busca formar competencias para el mundo laboral, uno de los primeros desafíos que esta tecnología presenta en los aprendizajes técnico profesionales es entender cuáles serán las funciones, subfunciones y estándares de desempeño esperados de los futuros profesionales, en un contexto de amplia adopción de la inteligencia artificial en los procesos productivos.

Por último, señala Marcello del SENAI, que la IA permite aprovechar su potencial para abordar algunos de los desafíos mayores de la educación TP actual; por ejemplo, para innovar las prácticas de enseñanza y aprendizaje. 

“Entre las diversas posibilidades de uso de la tecnología en el ámbito de la educación profesional, entiendo que las aplicaciones que ayuden en la productividad del docente son un excelente foco de exploración. ¿Cómo podemos usar la tecnología a nuestro favor para elaborar material de presentación sobre un determinado contenido? ¿Cómo usar un asistente inteligente para ganar velocidad en el proceso de investigación de nuevos temas? ¿Podemos usar la IA para pensar nuevas situaciones-problema o situaciones de aprendizaje? Estas son algunas de las aproximaciones que pueden contribuir para que los docentes tengan más tiempo para innovar en prácticas de enseñanza”, dice Marcello.

Disposiciones legales 

• La Política Nacional de Inteligencia Artificial de Chile, que ha sido recientemente reformulada, fomenta la adopción de IA en el sector privado mediante el desarrollo de un ecosistema de I+D+i+e, promoviendo la colaboración entre el Estado, la academia y la industria. En los establecimientos de EMTP, la innovación y el emprendimiento pueden ser notablemente desarrollados en el marco de esta política.

• Las disposiciones legales están diseñadas para proteger la privacidad y los datos personales de los estudiantes, asegurando que cualquier uso de la IA en el ámbito educativo cumpla con las normas de protección de datos y privacidad. Empresas como OpenAI se dan cuenta del desafío y lanzaron ChatGPT Edu, que es una aplicación especialmente diseñada para organizaciones educativas, por ahora para educación superior. 

• Es importante reconocer que la IA, de la forma que la estamos conociendo, es un avance en la frontera del conocimiento. Es por ello que uno de los primeros impulsos fue crear regulaciones, prohibiciones, entre otras alternativas. Contar con una política nacional representa un buen orden para crear y producir, pero cuidando los efectos no deseados.

• Las regulaciones más relevantes incluyen aquellas relacionadas con la protección de datos personales, la transparencia en los algoritmos utilizados y la responsabilidad en caso de errores o mal uso de la tecnología. Contar con una política nacional de IA es crucial para establecer un marco claro y coherente que guíe el desarrollo y la implementación, garantizando que se utilicen de manera ética y beneficiosa para la sociedad.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.