Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2024 - Edición 283

Formar mejores personas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

El reto de promover principios

“Nuestras profesoras están conscientes de que no solo enseñan una materia determinada, sino también habilidades sociales y afectivas que luego permitan a las alumnas enfrentar la vida en una sociedad que presenta enormes desafíos”, nos cuenta Carmen Rybertt.

Por: Marcela Muñoz
El reto de promover principios

Para Carmen Rybertt del colegio Almendral, “actuar con honestidad, respeto, tolerancia y empatía es lo que les va a permitir influir positivamente en el ambiente en que se desenvuelvan”. Explica que “formar en valores a las alumnas es clave, porque permite entregarles diversas herramientas para que tengan la posibilidad de ir creciendo humanamente y puedan -en las circunstancias que les toque vivir- seguir desarrollando hábitos que serán un aprendizaje permanente en sus vidas”. 

Señala que es un enorme desafío educar jóvenes técnicos profesionales de los sectores de escasos recursos del país, para que influyan en la sociedad con sus conocimientos y competencias técnicos, y con la adecuada formación humana y cristiana. 

Asimismo, agrega que otro aspecto importante es la formación del carácter, la afectividad y sexualidad, y la razón. De hecho, Carmen nos explica que en el colegio, buscan entregar una educación integral que abarque todas las dimensiones de la persona, “y enseñar de manera que cada alumna logre su proyecto de vida; nuestra misión va más allá de instruir buenas profesionales, queremos formar personas que tengan las herramientas para lograr una vida plena. Para esto es fundamental la educación en virtudes”.

Acciones concretas 

La subdirectora de Formación del colegio Almendral señala que en el establecimiento existe un plan de formación con las virtudes que se abordan durante el año, escogidas según “criterio pedagógico, social y de esfuerzo personal, las que se trabajan durante un mes”. 

Parte de este trabajo incluye el hecho de que las profesoras reciben orientaciones y el material para implementarlas con las alumnas y los padres y apoderados. Además, se publica en las RRSS, de manera que el plan de formación se incorpore de forma transversal, integrando a toda la comunidad educativa. 

De hecho, ese esfuerzo por entregar una enseñanza de calidad con un espíritu cristiano se logra con el compromiso de los padres y de las profesoras con el proyecto educativo institucional, cuenta la directora. “Hemos podido ver los frutos del plan de formación porque es muy valorado”. 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.