Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2024 - Edición 283

Formar mejores personas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Educar para aprender en un entorno que cambia

La globalización y la tecnología nos desafían a diario, y en materia educativa “debemos formar a nuestros jóvenes para enfrentarse a los vaivenes del trabajo o de la ciudad y estar preparados para ‘desaprender, volver a aprender y reaprender’”, señala Coral Regí, directora de la Escuela Virolai (Cataluña).

Educar para aprender en un entorno que cambia

Desde España, la destacada académica Coral Regí nos comenta en esta entrevista sobre el rol que tienen los docentes de trabajar por una “educación holística, donde hemos de garantizar que educamos a jóvenes para el mundo en el que tendrán que vivir. No podemos educar a los chicos para la sociedad de principios del siglo XX y seguir manteniendo el statu quo”.

- ¿Por qué la sociedad actual nos demanda formar personas con competencias sólidas?

-Debemos educar a personas que estén preparadas no para saber muchas cosas y convertirse en “sabelotodos”, sino para estar preparadas para aprender muchas cosas y tener siempre una actitud y una capacidad que es muy fácil de decir, pero muy compleja de hacer: “desaprender, volver a aprender y reaprender”. Es importantísimo que estos chicos lo sepan hacer. 

Por el contrario, en estos momentos necesitamos formar personas que puedan inferir nuevas cosas a partir de lo que ya saben, que sean capaces de aplicar los conocimientos que ya tienen y que, sobre todo, sean capaces de generar cosas nuevas. De hecho, la inteligencia artificial y los robots serán capaces de hacer mucho de lo que nosotros estamos haciendo. 

“El buen profesor es el que tiene la actitud de ser capaz de aprender de nuevo, que es realmente un buen aprendiz que se plantea cómo mejorar sus estrategias metodológicas, y que busca cómo dar respuesta a las necesidades que los alumnos hoy tienen. No son retos fáciles”.

Si realmente queremos formar a nuestros alumnos de mejor manera, hemos de asegurarnos de que estos chicos estén aprendiendo para volver a aprender, para volver a hacer las cosas de otra manera. Han de ser capaces de aplicar, han de ser idóneos no de dar respuestas, sino de plantearse preguntas. Y eso requiere competencias, nuevas competencias, que les permitan prepararse para una sociedad en constante cambio. 

-Y, ¿por qué los valores? 

-Estábamos hablando antes de la importancia de que los chicos estén preparados para esta nueva forma de educar, y que estén dispuestos para el cambio. Si algo es determinante aquí son los valores. 

Incluso muchos de los valores son valores de siempre, como, por ejemplo, la capacidad de autosuperación. Teníamos mucho la idea de educar a los chicos para el esfuerzo, para la obediencia, y en estos momentos lo que les pedimos es mucho más importante, es que sean capaces de autosuperarse, de perseverar, de que cuando se equivocan estén convencidos de que tienen la obligación de reflexionar sobre por qué se han equivocado. Aprender del error y volver a intentarlo. Que estos chicos tengan realmente capacidad de autosuperación, capacidad de perseverancia y aprendizaje del error. 

Además, debemos formar alumnos reflexivos. En estos momentos estamos en una sociedad de la inmediatez, del corto plazo. Necesitamos educar a los chicos para que tengan espíritu crítico, aptos para analizar, antes de tomar decisiones. 

-¿Qué ocurre con la creatividad?

-Es un elemento clave. No estoy hablando de la creatividad artística, que también es importante; me refiero a ser capaces de analizar la realidad, viéndola con unos ojos nuevos y distintos, que permitan ver más allá de lo que es evidente para muchos. Se trata de tener la capacidad de observar y analizar la realidad y, por supuesto, de dar respuestas diferentes. Es la creatividad de ser capaces de inferir, más allá de lo que otros ven; esa capacidad será un elemento determinante en una sociedad de mecanización, donde esa facultad es humana. Es clave potenciar el tema de la creatividad, la curiosidad y las ganas de aprender.

A estos chicos los hemos de educar en que vean que aprender forma parte de nuestra forma de vivir. Todo lo que un robot pueda hacer lo hará mejor, pero nosotros somos capaces de hacer cosas extras que son propias de nuestra humanidad y que van a ser determinantes en las nuevas generaciones. 

-¿Cómo definirías una escuela centrada en el alumno?

-Donde se priorice la personalización, donde se priorice por encima de todo que los alumnos aprendan en muchos casos. Tenemos un poquito la idea de que las escuelas son sitios donde los profesores imparten clases, y tenemos excelentes profesores que son capaces de impartir clases donde realmente demuestran todo su conocimiento, ¿pero es eso lo que hace bueno a un profesor? Un docente es bueno cuando es capaz de provocar el aprendizaje y de provocar activamente.

El profesor tiene que ser un acompañante activo del proceso de aprendizaje. En la escuela hemos de priorizar el hecho de crear situaciones donde los alumnos estén aprendiendo, asegurarnos de que los acojan como si fuera en casa, donde se les mire a los ojos, donde se les vea, donde se confíe, donde estemos a su lado. 

-¿Cómo evaluar las competencias sociales?

-Es algo sencillo. Se trata de poner al alumno delante de propuestas de actividades donde no tenga que repetir lo que el profesor le ha dicho, sino que le hagamos preguntas que impliquen construir cosas nuevas, nuevos diálogos, construir nuevos textos y nuevas formas. Ahí yo creo que juega mucho y tiene muchísima importancia la capacidad de educar la competencia comunicativa. 

Jóvenes que puedan expresar lo que han aprendido y que relacionen conceptos, capaces de comunicar de manera oral o por escrito sus ideas y generar un debate. En esta etapa es clave el acompañamiento personal al alumno, ayudándole en conocer cómo va avanzando y cuáles son aquellas áreas donde necesita un mayor reforzamiento. 

El rol de los docentes en este cambio

  • Tener a todos los alumnos de la escuela, con intereses distintos, capacidades y formas de acceder al aprendizaje diferentes, es un reto complejo para los educadores, y es por eso que muchas veces se habla de que al profesorado le han cambiado las condiciones. 
  • Los docentes deben estar atentos y conseguir que todos los alumnos aprendan. 
  • El reto de la atención a toda la diversidad, atender incluso aspectos de divergencias de personas, con trastornos de comportamiento, etcétera, es algo importantísimo para los profesores.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.