Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Abr 2024 - Edición 281

Por qué sí a las evaluaciones en EMTP

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

La visión de tres directores TP

Conversamos con ellos sobre la importancia de las evaluaciones en los procesos de aprendizaje. Para algunos, estas deben estar alineadas con el currículo establecido, proporcionar experiencias que reflejen de cerca las demandas de la industria y tomar en cuenta las particularidades de cada especialidad técnica.

Por: Marcela Muñoz I.
La visión de tres directores TP

 Carmen Gloria Silva, directora del Liceo Comercial Vate Vicente Huidobro de San Ramón

“Es crucial desarrollar evaluaciones estandarizadas que estén alineadas con el currículum establecido”

La directora del colegio y además una de las ganadoras del Premio LED 2023, cuenta que “a nivel técnico profesional, estas evaluaciones deben abarcar todas las especialidades y reflejar los perfiles de entrada demandados por el mercado laboral. Esto implica la creación de perfiles de ingreso junior, los cuales permiten que los estudiantes TP puedan integrarse exitosamente en el ámbito laboral tras completar sus prácticas profesionales. Para lograr este objetivo, es esencial fomentar una participación activa por parte de las empresas en la formación de nuestros alumnos, estableciendo así una colaboración profunda entre el sector educativo y el empresarial”.

-¿Cómo coordinan las evaluaciones? 

-Hemos implementado evaluaciones estandarizadas externas para las asignaturas troncales, como Lengua y Literatura, Matemáticas, Ciencias e Historia, las cuales se aplican dos veces al año. Además, en nuestras evaluaciones internas, incorporamos reactivos provenientes de pruebas estandarizadas, lo cual desde el 2023 se está implementando de manera incipiente en las evaluaciones TP. Esta combinación nos permite obtener una evaluación completa y equitativa del progreso académico de nuestros estudiantes, garantizando así la calidad y objetividad en la medición de su desempeño.

-¿Por qué es clave elevar los estándares del sector TP?

-Es fundamental hacerlo mediante evaluaciones precisas que brinden información detallada sobre la calidad de la formación. Estas evaluaciones no solo aseguran la calidad educativa, sino que también mejoran la empleabilidad de los graduados, fomentan la confianza en el sistema educativo, identifican áreas de mejora y garantizan la actualización constante de los programas para satisfacer las demandas cambiantes del mercado laboral.

“Las evaluaciones no solo aseguran la calidad educativa, sino que también mejoran la empleabilidad de los graduados, fomentan la confianza en el sistema educativo e identifican áreas de mejora”, Carmen Gloria Silva.

 

 

Goighet Andrade, directora del Liceo Bicentenario de Excelencia Juan Pablo II en Alto Hospicio

“Nuestro diseño de evaluaciones proporciona experiencias formativas que reflejan las demandas de la industria minera”

Durante enero pasado, Goighet junto con otros directivos realizaron una pasantía en el Tecnológico de Monterrey, de manera de conocer “cómo esas instituciones que están a la vanguardia de la Tecnología y la Educación trabajan la innovación, cómo se mapean los requerimientos y se trabajan en todos los estamentos, especialmente cómo desarrollan la mentalidad de emprendimiento en los jóvenes”.

La directora del establecimiento, que pertenece a la RED Irarrázaval y a Fundación Collahuasi, cuenta que esa experiencia les dio la posibilidad de conocer otras realidades y, así, evaluar “nuestro estado actual y ver qué experiencias, procesos y/o actividades se pueden replicar o adaptar a nuestro escenario, ya que trabajar en red facilita el intercambio de información y genera los esfuerzos necesarios para la mejora continua”.

-¿De qué manera diseñan sus evaluaciones en competencias TP?

-Nuestro establecimiento, al mantener una alianza estratégica con la Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi, mantiene un enfoque educativo centrado en preparar a nuestros estudiantes para participar en programas formativos de la compañía. Nuestro diseño de evaluaciones en competencias técnico profesionales se basa en los siguientes principios: 

1. Entrenamiento en simulador de realidad virtual y cancha de entrenamiento.

2. Proyectos prácticos relacionados con las operaciones mineras.

3.  Equiparar los estándares de calidad en los procesos formativos con relación a lo exigido por la compañía.

4. Feedback constructivo y oportunidades de mejora en los procesos formativos.

5. Vinculación con la industria y evaluación de conocimientos, competencias y habilidades prácticos. 

6. Instaurar una cultura de disciplina operacional.

Todo esto se puede ejecutar y llevar a cabo gracias al desarrollo de habilidades blandas en nuestros estudiantes, como la autonomía, el trabajo en equipo, el desarrollo de la ética y la responsabilidad laboral. Habilidades que hoy en día son altamente demandadas por diversas industrias. En resumen, nuestro diseño de evaluaciones en competencias TP se focaliza en proporcionar a nuestros estudiantes experiencias formativas que reflejen de cerca las demandas y estándares de la industria minera, con el objetivo de prepararlos para participar en programas formativos.

-¿Por qué es esencial trabajar los estándares del sector TP?

-Es fundamental elevar los estándares del sector TP escolar mediante evaluaciones rigurosas que proporcionen una visión detallada de la calidad de la formación. La estrecha colaboración de nuestro liceo con la minera subraya la importancia de ajustar nuestros estándares para cumplir con los requisitos actuales de la industria. Por tanto, la necesidad de este enfoque radica en crear una formación técnico profesional que no solo cumpla, sino que supere las expectativas de la industria. Elevar los estándares garantiza que nuestros estudiantes estén preparados para enfrentar de manera efectiva los desafíos del entorno laboral, con un nivel de competencia que refleje lo exigido por la industria.  

Ese enfoque no solo beneficia a nuestros estudiantes, sino que también contribuye al fortalecimiento y prestigio de la educación técnico profesional, ya que, al alinearnos con los más altos estándares de calidad, establecemos un precedente valioso para otras instituciones educativas, promoviendo una formación TP que responda a las demandas cambiantes de la industria y garantizando el éxito a largo plazo de nuestros estudiantes.

-¿Qué metodología utilizan?

-En nuestro liceo llevamos a cabo evaluaciones que reflejan la complejidad y los estándares exigidos del sector minero. La metodología adoptada se centra en dos pilares fundamentales: la aplicación práctica de conocimientos y habilidades, y la alineación con procedimientos y estándares exigidos por la industria. Lo anterior se lleva a cabo a través de las siguientes metodologías: 

1. Entrenamiento en simuladores de realidad virtual y cancha de entrenamiento:

Utilizamos simuladores de realidad virtual y una cancha de entrenamiento real para evaluar la destreza de los estudiantes en la operación, evaluación del entorno y aplicación de procedimientos operacionales. Esta metodología proporciona una experiencia auténtica y mide la capacidad de aplicar conocimientos en situaciones realistas.

2. Proyectos prácticos relacionados con la industria minera:

Diseñamos proyectos prácticos específicos que simulan desafíos reales en la operación minera. Estas iniciativas evalúan la capacidad de los estudiantes para resolver problemas, y les permiten aplicar procedimientos de seguridad y planificar tareas relacionadas con los estudiantes.

3. Evaluación continua y feedback constructivo:

Optamos por un enfoque de evaluación continua, brindando feedback constructivo a lo largo del proceso formativo. Esto permite a los estudiantes mejorar constantemente, identificando áreas de fortaleza y oportunidades de desarrollo, todo lo cual contribuye a disminuir en un futuro sus tasas de accidentabilidad en las faenas donde se desempeñen.

4. Vinculación con la industria y estándares de calidad:

Nuestras evaluaciones están estrechamente vinculadas con la industria minera y se diseñan para cumplir con los mismos estándares de calidad que establece la Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi. Esta alineación garantiza que los estudiantes se formen con las competencias requeridas por la industria.

“Es fundamental elevar los estándares del sector TP mediante evaluaciones rigurosas que proporcionen una visión detallada de la calidad de la formación”, Goighet Andrade.

 

Franco Inzunza Vergara, director del Colegio Politécnico Nuestra Señora de la Presentación de Melipilla

“Para que las evaluaciones proporcionen resultados fiables deben tomar en cuenta las particularidades de cada especialidad técnica”

-¿Qué aportan las evaluaciones en la formación TP?

-En el contexto de la educación técnico profesional, las evaluaciones estandarizadas pueden ser útiles para asegurar que los estudiantes alcancen los niveles de competencia necesarios en sus especialidades. También permiten identificar si los currículos están alineados con las necesidades del mercado laboral y los estándares de la industria.

Sin embargo, para que estas evaluaciones proporcionen resultados fiables sobre el nivel de apropiación curricular, deben ser bien diseñadas y tomar en cuenta las particularidades de cada especialidad técnica profesional. Las pruebas deben ser desarrolladas con la colaboración de expertos en la materia y ser sensibles a las competencias específicas que cada especialidad requiere.

Es posible tener resultados sobre la apropiación curricular a través de estas evaluaciones, pero es importante que se complementen con otras formas, como la evaluación formativa y la basada en el desempeño, para obtener una imagen completa del aprendizaje y las competencias de los estudiantes. Además, los resultados deben ser utilizados de manera constructiva para mejorar la calidad de la educación TP y no solo para clasificar a las instituciones o programas.

-¿Qué estrategias de evaluación estandarizadas implementan?

-En nuestra institución nos enfocamos en una serie de metodologías y estrategias de evaluación que buscan no solo medir el conocimiento teórico de nuestros estudiantes, sino también sus habilidades prácticas y su capacidad para aplicar lo aprendido en situaciones de la vida real. Estas estrategias incluyen:

1. Evaluación basada en competencias: nuestras evaluaciones están diseñadas para medir las competencias específicas que los estudiantes deben desarrollar. Esto implica no solo conocimientos, sino también habilidades, destrezas y actitudes necesarias para el desempeño eficaz en el ámbito laboral.

2. Rúbricas de evaluación: utilizamos rúbricas estandarizadas que proporcionan criterios claros y consistentes para la evaluación de trabajos prácticos, proyectos y desempeño en talleres. Estas son compartidas y discutidas con los estudiantes antes de su aplicación para garantizar transparencia y comprensión de los criterios de evaluación.

3. Evaluación de proyectos y aprendizaje basado en retos: al implementar el aprendizaje por proyectos y retos, la evaluación se centra en el proceso y el resultado final del proyecto. Se evalúa la capacidad de los estudiantes para trabajar en equipo, resolver problemas, aplicar conocimientos técnicos y presentar sus trabajos de manera efectiva.

4.  Pruebas estandarizadas y exámenes prácticos: realizamos pruebas escritas y exámenes prácticos que miden tanto el conocimiento teórico como la habilidad para realizar tareas técnicas específicas, bajo condiciones similares a las que encontrarán en el sector productivo.

5. Autoevaluación y evaluación entre pares: fomentamos la reflexión crítica por parte de los estudiantes a través de la autoevaluación y evaluación entre pares, lo que les permite desarrollar una comprensión más profunda de su propio aprendizaje y habilidades.

-¿De qué manera se vinculan con el sector productivo?

-Trabajamos en colaboración con empresas y organizaciones del sector productivo para desarrollar y validar nuestras evaluaciones. Esto incluye la realización de mesas técnicas y seminarios, donde los expertos del sector pueden aportar su visión y asegurar que nuestras evaluaciones sean relevantes y actualizadas.

Asimismo, las evaluaciones también se realizan en contextos reales de trabajo, a través de salidas a terreno y prácticas profesionales. Esto permite dimensionar la capacidad de los estudiantes para aplicar lo aprendido en situaciones auténticas del sector productivo, y adaptarse a los diversos entornos laborales.

A lo anterior agregamos la retroalimentación, que es una parte integral de nuestro proceso evaluativo. Allí, los docentes proporcionan comentarios constructivos que no solo señalan áreas de mejora, sino que también guían a los estudiantes en cómo pueden mejorar su desempeño en futuras tareas y proyectos.

Además, tenemos las salidas a terreno y prácticas profesionales, que son estrategias de evaluación que están en constante revisión y adaptación, asegurándonos de que cumplen con los estándares del sector técnico profesional y responden a las demandas del mercado laboral, así como a los avances tecnológicos y cambios en la sociedad. La formación continua del profesorado en este ámbito es clave para mantener y mejorar la calidad y relevancia de nuestras prácticas evaluativas.

-¿Es necesario estandarizar las evaluaciones del sector TP?

-Comprendo la importancia de mantener y elevar constantemente los estándares de la educación técnico profesional. La calidad de la formación que ofrecemos es fundamental para asegurar que nuestros egresados estén preparados para enfrentar los desafíos del mercado laboral y contribuir al desarrollo económico y tecnológico del país.

En este contexto, considero que sí es necesario implementar evaluaciones que permitan obtener información precisa sobre la calidad de la formación TP. Estas evaluaciones servirían para varios propósitos: retroalimentación para mejora continua, aseguramiento de calidad, transparencia y rendición de cuentas, reconocimiento de competencias y generar una  adaptación al mercado laboral. Ayudan a asegurar que la oferta educativa esté alineada con las necesidades del mercado laboral, lo que incrementa la empleabilidad de los egresados.

Para que estas evaluaciones sean efectivas, deben ser bien diseñadas y estar alineadas con los estándares nacionales e internacionales. Además, deben ser aplicadas de manera que sean justas, válidas y confiables. Es importante también que incluyan una variedad de métodos de evaluación, como pruebas prácticas, proyectos, evaluaciones en el lugar de trabajo y exámenes teóricos.

 

El rol de las evaluaciones estandarizadas

  1. Comparabilidad: permiten comparar el rendimiento de estudiantes a través de diferentes escuelas, regiones o incluso países, utilizando una misma medida de evaluación.
  2. Objetividad: al ser estandarizadas, estas pruebas buscan minimizar la subjetividad en la evaluación, proporcionando una medida que se supone justa e imparcial.
  3. Focalización en estándares: pueden ayudar a asegurar que la enseñanza esté alineada con los estándares nacionales o internacionales de educación.
  4. Identificación de necesidades: ayudan a identificar áreas donde los estudiantes requieren apoyo adicional y también pueden destacar otras donde el sistema educativo en su conjunto puede necesitar mejorar.
  5. Política educativa: proporcionan datos que pueden informar las decisiones de política educativa y la asignación de recursos.

Fuente: Franco Inzunza, director del Colegio Politécnico Nuestra Señora de la Presentación en Melipilla.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.