Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2024 - Edición 283

Formar mejores personas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Mónica Rubio, astrónoma chilena: “En los observatorios se necesita gente que sepa mecánica, que sepa electrónica, electricidad”

Reconocida con el Premio Nacional de Ciencias Exactas el año 2021, Mónica Rubio, revisa los inicios de su vocación, y cómo hoy ve que la astronomía está en una etapa de industrialización, donde los técnicos profesionales cumplen un rol clave.

Por: Paula Elizalde
Mónica Rubio, astrónoma chilena: “En los observatorios se necesita gente que sepa mecánica, que sepa electrónica, electricidad”

Hija de un padre ingeniero e interesado por las herramientas y de una madre profesora de historia de la escuela femenina técnica número 2, ubicada en Matucana. Desde que era una niña, Mónica Rubio se hacía preguntas y su madre la incentivaba, a través de un curso para aficionados, a mirar el universo. 

-¿Cómo fue su infancia y cuándo surge su interés por la astronomía?

-Mi interés por la astronomía partió cuando era bien jovencita, alrededor de los 12-13 años. Veraneábamos con mi familia en el campo, salíamos a caminar en las noches y se veía el cielo precioso, la luna llena, y eso a mí me llamaba mucho la atención y me preguntaba qué eran esos puntitos luminosos. Mi mamá vio que había un curso que daba una asociación de astrónomos aficionados, y me dijo si me quería inscribir y le dije que bueno. Y ahí me surgió la idea de que podía estudiar astronomía en forma profesional. 

Además, tenía muy buenas profesoras de matemáticas y también una muy buena profesora de biología. Di la prueba de aptitud académica y quedé seleccionada en la Escuela de Ingeniería de Universidad de Chile, esa era la manera de estudiar astronomía en esa época, no había otra universidad que la ofreciera, y también quedé en Medicina en la Universidad Católica. Y el día que tenía que ir a inscribirme iba con mi papá y me dice “¿dónde te dejo, en la Alameda o te llevo a Beauchef?”, y ahí decidí irme hacia el lado de la astronomía. 

-¿Y cómo fue la experiencia estudiando Astronomía?

-Fue una experiencia muy enriquecedora, venía de un colegio de puras mujeres y llegué a un mundo donde éramos el primer año 800 alumnos (de Ingeniería) y éramos 20 mujeres, entonces fue entrar a un mundo bien diferente. Pero bueno, como a mí lo que me interesaba era la astronomía, era bien focalizada. Logré ir aprobando todos los cursos y terminar con el Magíster en Astronomía. Éramos cuatro estudiantes en esa generación y yo era la única mujer. 

-Desde entonces ha recorrido mucho camino en la astronomía y hoy acompaña a jóvenes que estudian esta carrera, ¿Cómo ha cambiado la carrera hoy? 

-Como Chile es el centro mundial de la astronomía, aquí es donde se están haciendo todos los descubrimientos, hay mucho interés de la gente. Tenemos muchas postulaciones, más de 800 alumnos que se interesan por la astronomía. Ahora hay 24 universidades que ofrecen distintas licenciaturas a lo largo de todo el país.

Hace 50 años, el 100% de profesionales y técnicos de los observatorios eran extranjeros, hoy día son chilenos. Entonces, también se ha abierto ahí una oportunidad para muchos de estudiantes, operadores de telescopio, lo que se llama técnico en telescopio. Los astrónomos nos apoyamos totalmente en todo un equipo técnico y de ingeniería.

En los observatorios se necesita gente que sepa mecánica, que sepa electrónica, electricidad, también logística. Eso ha abierto muchos campos, no solamente en temas de la academia, de las universidades, sino también para otros profesionales que son fundamentales para que funcione cualquier cosa. 

Además, los observatorios están ubicados en la II y IV región, lo que favorece a los técnicos profesionales que viven en esas zonas, ofreciéndoles oportunidades más allá de la minería. Se requiere toda una cadena de profesionales para que el astrónomo pueda hacer su ciencia. Porque si el instrumento no funciona, yo no puedo hacer mi ciencia. Entonces, yo les tengo mucho aprecio, para mí son fundamentales. 

-El año 2021 fue destacada con el Premio Nacional de Ciencias Exactas en nuestro país, ¿qué significado tiene esto para usted?

-Un tremendo reconocimiento, sin duda una alegría. Yo lo paso bien y lo disfruto mucho, por lo tanto, ya ese era mi premio, el poder hacer profesionalmente lo que me gusta. El Premio Nacional fue muy lindo, casi he formado a puras mujeres, y fueron ellas quienes me postularon. Ya el hecho de que ellas creyeran que merecía y tenía los atributos como para ser candidata, fue una tremenda alegría. 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.