Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2024 - Edición 283

Formar mejores personas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Conectividad 5G: Historia y evolución

El futuro tiene conexión 5G. Pero hoy no venimos a hablar del futuro, sino un poco del pasado. Queremos recapitular la historia de esta tecnología, entender cómo nació la conectividad 5G y cómo evolucionó hasta la actualidad. ¿Nos acompañas?

Conectividad 5G: Historia y evolución

Esta historia se inicia a finales de los años 70, con el desarrollo de los primeros teléfonos celulares y el nacimiento de la primera generación de tecnología móvil (1G). Esta consistía en un conjunto de celdas o células interconectadas (de ahí el término “celular”) y brindaban un servicio de conexión para los dispositivos dentro de una zona de cobertura acotada. Básicamente se utilizaba para realizar llamadas.

Cabe aclarar que, en esta primera instancia, la conexión dependía de los fabricantes de teléfonos móviles, la calidad del audio no era buena y la capacidad para transmitir datos era muy baja. Pero 20 años después, todo esto comenzó a mejorar.

Para los años 90 ya se habían estandarizado los protocolos, se había mejorado la calidad de voz en las llamadas y la interconexión de redes se hizo más fluida. Además, se había achicado considerablemente el tamaño de los celulares: fue la época dorada de los Blackberries y cuando se comenzaron a comercializar los primeros smartphones.

Sin embargo, eso no fue lo único que marcó a la telefonía móvil 2G. Uno de los hitos que presentó esta segunda generación fue la llegada de los mensajes de texto (SMS), el concepto de roaming y la posibilidad de enviar imágenes o navegar por internet gracias a la tecnología GPRS (General Packet Radio Service). 

Conectividad mejorada con las redes 3G y 4G

Si bien con la tecnología 2G se marcó un antes y un después entre lo analógico y lo digital, no fue sino hasta la llegada de la tercera generación (3G) en 2004 que realmente se puso en práctica y se mejoraron ampliamente las capacidades de la telefonía móvil. Principalmente se mejoró la potencia de las antenas, permitiendo más conexiones y la velocidad para transferir datos aumentó.  

Con el 3G se estableció el uso de internet de manera portátil. Es decir, con esta tecnología, comenzaron a aparecer aplicaciones para realizar videoconferencias, aplicaciones de correo electrónico, de mensajería instantánea, de entretenimiento (videojuegos) y mucho más.

Una década después, llega la red 4G para mejorar todo lo que su generación anterior había desarrollado. Se perfecciona entonces la calidad de la señal, la cobertura y, principalmente, la velocidad de conexión. Si fuiste uno de los afortunados de vivir el paso del 3G al 4G allá por el 2013, entonces habrás notado el cambio. Muchos lo comparan con una conexión a internet por fibra óptica, así que te darás una idea de la capacidad.  

Con la cuarta generación de tecnología móvil, la navegación por internet es fluida, se pueden ver contenidos en tiempo real sin comprometer la calidad y acceder a la nube empresarial si se necesitara. 

La revolución 5g

Ahora sí, llegamos al famoso 5G. Esta es la última generación de tecnología móvil y está diseñada, entre otras cosas, para aumentar la velocidad, reducir la latencia y mejorar la flexibilidad de los servicios inalámbricos. 
Es decir, el 5G permite que todo tipo de dispositivos puedan conectarse a la red, no solo smartphones. De esta manera, cámaras de seguridad, sensores, electrodomésticos inteligentes y más dispositivos podrían estar conectados a la misma red en simultáneo.
Si bien la red cuarta generación ofrece una gran velocidad a los ojos humanos, la tecnología 5G se encuentra en el próximo nivel. En concreto, la velocidad máxima de una red 4G es de 1 Gbps, mientras que una de 5G puede alcanzar los 20 Gbps. 
Otra característica de la red 5G es que, para lograr la mayor cobertura del mundo, esta tecnología utiliza tres tipos de frecuencia o bandas de espectro distintas.

Baja: ofrece gran cobertura y penetración, con baja velocidad.
Media: brinda mayor cobertura y menos latencia que la anterior, pero su penetración es escasa.
Alta: facilita una gran velocidad y poca latencia, pero la cobertura y penetración son menores.

 

Esta sección se realiza gracias al apoyo de Gtd a los profesores de Chile

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.