Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Abr 2024 - Edición 281

Por qué sí a las evaluaciones en EMTP

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Quiénes son los docentes de EMTP

Al estudio publicado en abril pasado “Factores que Influyen en la Elección de la Carrera Docente en Escuelas Secundarias Técnico-Profesionales Chilenas”, de los académicos Paola Sevilla y Cristóbal Madero, se suman las opiniones de expertos para conocer de cerca dónde estudian y cuáles son los desafíos de los profesores de Educación Media Técnico Profesional.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Quiénes son los docentes de EMTP

Alejandro Weinstein, Gerente de la Corporación Educacional Asimet.

“Hoy, los docentes de EMTP son mayormente técnicos o ingenieros de sus respectivas áreas. Asimismo, el crecimiento exponencial de la matrícula de ESTP en los últimos 20 años nos ha dejado una camada grande de expertos en electricidad, mecánica, informática, administración, cocina”, cuenta Alejandro Weinstein, gerente de la Corporación Educacional Asimet.

Explica Alejandro que “esos expertos se han decidido por aportar al desarrollo social a través de hacer clases a alumnos en sus liceos. Se trata de jóvenes con gran motivación, que conocen mucho su tema, pero en su gran mayoría no son pedagogos”.

Básicamente, dice Weinstein, el perfil del profesor de EMTP, “pese a que es difícil realizar una generalización muy grande, pero una aproximación, se trata de jóvenes que les gusta el hacer (por eso estudiaron una carrera técnica en la educación superior) y saben que pueden aportar en la sociedad educando. Muchos de ellos salieron de liceos TP y, por lo tanto, conocen ese mundo y se dan cuenta de que pueden ser un aporte, quieren compartir lo que saben y, por ello, el gran desafío para estos ‘especialistas’ es aprender a enseñar”.

De hecho, para Carolina Guerrero, directora del Liceo Padre Alberto Hurtado Cruchaga en Pica, que pertenece a la Fundación Educacional Collahuasi y forma parte de la RED Irarrázaval: “Mis docentes de EMTP son personas resilientes que educan con pasión, compromiso y mucho respeto, en una zona del país donde no todos los profesionales están dispuestos. Ellos representan a todos esos docentes rurales que tienen la vocación de potenciar a las futuras generaciones”.

En pocas palabras, explica Carolina: “Son profesionales integrales que deben velar por los aprendizajes académicos, como también, por el desarrollo de habilidades personales en los estudiantes para que estos sean capaces de enfrentar los desafíos de la vida laboral en un futuro no lejano. En conclusión, son profesores que en un corto plazo potencian y forman a jóvenes adolescentes, para responder a las exigencias y necesidades de la sociedad”.

 

Carolina Guerrero, Directora del Liceo Padre Alberto Hurtado Cruchaga de Pica

Agrega que se trata de profesionales, cuyas principales motivaciones son el compromiso por realizar, a través de los conocimientos, una entrega noble y leal, en potenciar y formar estudiantes que muchas veces no han tenido las mismas oportunidades que uno. “Las mejores retribuciones no son monetarias, sino más bien es el sentimiento de gratitud de ver cómo los jóvenes se superan y mejoran sus entornos familiares”.

Esa opinión la comparte también el director del Colegio Padre Pedro Arrupe, en Quilicura, que forma parte de la RED Irarrázaval, Manuel Arredondo, para quien los profesores de EMTP “son profesionales que tienen el foco en el estudiante, poseen altas expectativas de los jóvenes y creen que cada alumno del colegio puede alcanzar un anhelo o proyecto después de la etapa escolar”. 

Si bien, explica Arredondo, al igual que el resto de los docentes del establecimiento, el profesor de EMTP “no es un agente aislado, pertenece al grupo de profesores del colegio, actúa en colaboración con toda la comunidad y forma al estudiante en el marco del PEI y de los ejes estratégicos del proyecto (aprendizaje, vínculo y proyecto de vida)”.

Radiografía docente

Para identificar de mejor manera quiénes son esos docentes, Paola Sevilla, académica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, publicó junto con otros académicos en abril pasado el estudio “Factores que Influyen en la Elección de la Carrera Docente en Escuelas Secundarias Técnico-Profesionales Chilenas”, donde se señala que el 65,8% de los profesores que participaron (1.177) posee una formación diferenciada (especialidades) y un 34,2% solo es de formación general. 

La investigación reveló además que, del total de docentes encuestados, el 72,1% ejercía la docencia a tiempo completo, “y un 69,8% eran exclusivamente docentes de aula, es decir, no tenían otro cargo en su escuela”. 

De hecho, según el estudio señalado, “los docentes acumulan en promedio 13,6 años de experiencia laboral en el sistema escolar y 9,7 años en su centro escolar. Y de quienes respondieron la encuesta, un 54,4% son hombres y el 45,6% mujeres. Con un promedio de edad que bordea los 44 años”, explica Cristóbal Madero, académico de la Universidad Alberto Hurtado y también coautor del estudio. 

Además, el artículo revela que existen importantes distinciones entre docentes de formación general y formación diferenciada en EMTP. “Entre ellas, la más apreciable, el rol que juegan las ‘circunstancias’ en la elección de enseñar, porque para los docentes de formación general, el ser docente es una decisión deliberada que involucra el matricularse y titularse de una carrera de pedagogía. En cambio, para los docentes de formación diferenciada, los altos valores asociados al factor oportunidad sugieren que el ingresar a esta profesión no es siempre una alternativa buscada, sino que surge en algún momento de su trayectoria profesional y que determina su ingreso al sistema escolar”, agrega Paola Sevilla. 

Paola Sevilla, Académica de la Pontificia Universidad Católica de Chile

La formación de los docentes TP

¿De dónde provienen los docentes de EMTP? Carolina Guerrero asegura que “vienen de universidades estatales o institutos técnico profesionales. Sin embargo, considero que la ley de carrera docente no es inclusiva con los docentes de esta área. Me gustaría que se ajustaran las exigencias y necesidades, dado que debemos competir diariamente con el ejercicio normal de las áreas de sus profesiones bases, causando que muchos establecimientos TP no dispongan de profesionales TP especialistas”.

Por ello es que, a juicio de Weinstein, “los docentes EMTP deberían formarse primero como expertos en los Duoc, Inacap, Santo Tomás, AIEP y otros, y luego sacar una pedagogía. Creo que hoy no tiene sentido formar profesores TP porque las especialidades son tan variadas y se han profundizado tanto, que sería muy difícil formar a profesores que además fueran especialistas”. 

En su opinión, definitivamente la carrera docente no es suficiente para la educación técnico profesional porque no reconoce la experticia. “Un profesor TP puede ser ingeniero eléctrico y eso no tiene ninguna valoración para el sistema. Que sea ingeniero o no, que haya obtenido ese título adicional de una carrera de ocho semestres no está validado en el sistema, lo que es una aberración. Y la carrera tampoco está pensada para que el profesor de programación se siga actualizando en los nuevos lenguajes de programación. No hay buenos incentivos para profundizar o actualizarse en la especialidad, algo que es fundamental para la calidad de la EMTP”, advierte el gerente de la Corporación Educacional Asimet.

Agrega Paola Sevilla que en Chile existen pocos programas para la formación docente EMTP, y es una necesidad. “Asimismo, la carrera docente no hace grandes diferencias entre profesores, y desde un punto de vista de avance en la carrera, no hay que olvidar que para el docente que viene de la industria, no será el aspecto económico el que hará la diferencia”.

Por ello, cuenta la directora del Liceo Padre Alberto Hurtado Cruchaga en Pica que la estrategia para atraer a los mejores educadores es “ser un liceo participativo, responsable de la salud mental y autocuidado, generando siempre un ambiente laboral de respeto, acompañamiento, desafiante y con mucho reconocimiento; de esta manera, hemos podido conquistar a excelentes profesores que se involucraron con nuestro proyecto educativo”.

El estudio de Elige Educar (2022), “Retención, rotación, salidas de aula y reincorporación docente”, revela que “la cifra de quienes cuentan con título en educación en especialidades en EMTP disminuyó de 46,8% a 35,1% entre el 2004 y el 2021, mientras que las personas con título en otras áreas han aumentado de 45,9% a 62,6%. Respecto de quienes imparten estas asignaturas y no poseen ningún tipo de título, se observa que han disminuido de 7,3% a 2%, considerando la misma ventana de tiempo, lo que es una noticia positiva”.

El mismo estudio de Elige Educar explica que la educación técnico profesional en Chile ha experimentado mejoras sustantivas en los últimos años. Sin embargo, sus resultados siguen presentando desafíos que abordar como, por ejemplo, el hecho de que “existe una deserción promedio anual tres veces más grande en los docentes de especialidades en EMTP que en formación general, y casi el 40% está solo un año en el aula y luego deserta de manera definitiva del sistema”.

Si bien son múltiples los factores que explican la deserción temprana de un docente, en opinión de Manuel Arredondo, cuando se mencionan estrategias que animan a los profesores a no desertar, “las principales motivaciones para seguir son, por ejemplo, capacitarse y contar con las competencias actualizadas de cada especialidad. Asimismo, trabajar haciendo docencia en un ambiente laboral colaborativo, con un grupo de estudiantes que valoran el respeto y la confianza, en un buen clima laboral, y trabajar con el equipamiento adecuado, moderno y actualizado”. 

Y en esa línea, “los principales desafíos que tienen nuestros profesionales de EMTP es responder a las compañías que nos colaboran en alternancia, en la experiencia empresa y en todas las relaciones externas que requieren de una mayor actualización en el avance tecnológico y profesional”, señala Arredondo.

Por otra parte, en materia de deserción en EMTP, según Weinstein, la más lamentable es la de aquellos docentes que, por ser especialistas de un área, se van al sector productivo porque los sueldos pueden ser muy superiores. “Un soldador calificado, un mecánico CNC y ni hablar de un programador tienen sueldos mucho más interesantes en las empresas, pero aquí hay algunos beneficios como las vacaciones. Sin embargo, lo que prevalece en la mayoría de ellos es una fuerte vocación”. 

“La segunda causa de deserción muy presente es la provocada por el aburrimiento o agote del profesor. Cuando ve que su especialidad no funciona porque no están los insumos o maquinarias, porque el equipo directivo no se hace cargo, o cuando el clima escolar no es apropiado o simplemente no es bien liderado, el docente no quiere más y busca otra opción donde las ‘cosas funcionen’”, advierte Weinstein.

Manuel Arredondo

La mirada de un director 

Manuel Arredondo, director del Colegio Padre Pedro Arrupe, ubicado en Quilicura (Región Metropolitana), señala que los mejores profesores de EMTP “son aquellos profesionales que el mismo colegio forma. Creemos que un docente es el mejor si está actualizado y se forma dentro de los ejes estratégicos del proyecto educativo: aprendizaje, vínculo y proyecto de vida”.

“(Los profesores de EMTP) son profesionales que tienen el foco en el estudiante, poseen altas expectativas de los jóvenes y creen que cada alumno del colegio puede alcanzar un anhelo o proyecto después de la etapa escolar”.

Su proyecto educativo, explica, se vincula con tres pilares esenciales: 
Aprendizaje: “Desarrollamos un estudiante que se interesa por su crecimiento personal; que se reconoce como una persona con altas expectativas; habita en un hogar, en una familia de diversidad de realidades, que las reconoce y respeta. Es un ciudadano de este país, que le pertenece, que lo recorre y comparte con las diversas culturas. Convencido de que tiene los mismos derechos y obligaciones de cualquier joven de Chile, independientemente de su condición sociocultural. Que puede y debe desarrollarse profesionalmente en lo que se proponga, y que reconoce su interioridad como eje de su formación humana”.

Vínculo: “Formamos a un alumno que se educa con y a través de otros; se relaciona en forma pacífica y resuelve sus conflictos a través de la conversación y los acuerdos. Es consciente de su relación sistémica con el mundo y con los demás. Desarrolla en su etapa escolar la importancia de la comunidad y la colaboración entre sus miembros, y en el proceso de formación escolar reconoce y valida a sus profesores en una permanente relación de respeto (admiración y contemplación profesional)”.

Proyecto de vida: “El estudiante se forja con una visión de optimismo y de altas expectativas de sí mismo, para construir sus propios anhelos y proyectos, que se prolongan hasta después de la escolaridad. Asimismo, puede ser capaz de elegir qué desea hacer después de terminar el colegio, cómo y con quién quiere vivir en el futuro; y en qué lugar de su país (o del mundo) desea habitar y desarrollarse”.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.