Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Abr 2024 - Edición 281

Por qué sí a las evaluaciones en EMTP

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Transmitir pasión por lo que se hace, la clave para motivar

Aunque dice no haber sido un buen alumno, sí tuvo la posibilidad de ser motivado por un profesor, quien le abrió mundos y le “cambió la vida”. Daniel Mansuy, doctor en Ciencias Políticas, académico de la Universidad de los Andes, investigador senior del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES) y autor de los libros Nos fuimos quedando en silencio y Salvador Allende, La izquierda chilena y la Unidad Popular; entre otros, revive su etapa escolar y sus inicios en las humanidades.

Por: Paula Elizalde
Transmitir pasión por lo que se hace, la clave para motivar

Nació en Valparaíso y pasó su etapa escolar en Santiago. Daniel Mansuy comenzó sus estudios y pasión por las Humanidades en la Universidad Adolfo Ibáñez y luego realizó un Magíster en Fundamentación Filosófica en la Universidad de los Andes.

Más tarde, siguió estudiando, esta vez, Ciencias Políticas en Francia, en la Universidad de Rennes. Actualmente es columnista y panelista en distintos medios como: El Mercurio, Tele 13 Radio y Tolerancia Cero, donde comenta sobre la actualidad. 

Daniel Mansuy, investigador IES

-¿Cómo fue tu etapa escolar? 

-Fue una etapa irregular, porque fui un muy mal alumno muchos años, casi toda mi escolaridad, diría. No me interesaba el colegio y supongo que les hacía la vida difícil a los profesores. Luego, en los últimos años, enganché con algunas materias y profesores. 

-¿Algún profesor que te haya marcado? ¿Por qué? 

-Bueno, muchos, pero recuerdo especialmente a un profesor francés, casi de novela decimonónica, que enseñaba literatura e historia, y que transmitía pasión por lo que hacía. Aún recuerdo el descubrimiento que eran sus clases, como que te abría mundos y mundos. Ese profesor, además, me mostró que las cosas que me interesaban (que era, básicamente, leer novelas) podían tener correspondencia con el colegio. Me cambió la vida, la verdad. 

-¿Cuándo comienza tu interés por las humanidades? 

-Siempre leí novelas, y también bastante poesía, pero conectaba poco eso con algo más amplio. Creo que fue este mismo profesor al que aludí antes el que despertó cierta vocación por un trabajo propiamente humanista, aunque naturalmente también hubo otros docentes bien importantes. 

-Hoy eres profesor, investigador y autor de diferentes libros, entre ellos, el último sobre Salvador Allende, ¿qué te ha llevado a dejar plasmada tu mirada? 

-La ilusión de que uno puede aportar y decir algo que pudiera resultar interesante y contribuir así a una mejor comprensión de los fenómenos. Escribir ayuda además a ordenar las propias ideas, es un ejercicio muy formativo.

-De profesor a profesor, ¿cómo motivar a los alumnos a leer y a incentivar el gusto por las humanidades? Y ¿por qué crees importante hacerlo? 

-No tengo otra receta que la que se usó conmigo: transmitir pasión por lo que hacemos. Y es fundamental porque, naturalmente, las humanidades aportan un modo de mirar el mundo que enriquece nuestra comprensión.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.