Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Abr 2024 - Edición 281

Por qué sí a las evaluaciones en EMTP

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

“Mi misión es que los alumnos tengan las oportunidades de experimentar la música en forma integral”

Para Miryam Singer, cantante de ópera y Premio Nacional de Artes Musicales 2020, la música “es parte fundamental de nuestra cultura, no solamente por los beneficios que se desprenden de la práctica constante, sino porque esa práctica se encuentra en el ADN”.

Por: Verónica Tagle y Marcela Muñoz
“Mi misión es que los alumnos tengan las oportunidades de experimentar la música en forma integral”

Escenarios de todo Chile y el mundo han visto a esta soprano nacida en la oficina salitrera de Victoria, en el norte de Chile. Durante toda su carrera, Miryam Singer ha buscado instruir a niños y jóvenes acerca de la importancia de la formación en las artes y en particular de la música.

Ejemplo de esto fue su iniciativa de llevar la ópera a espacios públicos, como la estación del metro Quinta Normal y la Plaza de Armas de Santiago.

Actualmente, desde la dirección de Artes y Cultura en la Vicerrectoría de Investigación de la PUC, nos cuenta que una de sus misiones es “que los niños tengan las oportunidades de experimentar la música en forma integral”.

 -Sabemos que en tu casa se escuchaba música clásica… ¿Quiénes han sido tus principales mentores en la música y en la formación musical?

-Mi primer contacto con la música se produjo en el tiempo de la infancia. Escuché desde pequeña a mi madre tocando el piano y también los relatos familiares sobre mi tío abuelo, violinista, en Alemania. Él fue una figura muy importante para mí en el relato que daría origen a quien yo soy musicalmente. 

Ahora, si me preguntas por mis mentores, debo mencionar a mis maestros de canto, que fueron varios, la primera de los cuales fue la legendaria Clara Oyuela.

-Debutaste en Chile en 1984 con el maestro Juan Pablo Izquierdo, ¿cómo te han marcado esas figuras en tu trayectoria musical?

-Cada una de estas personas me dejó enseñanzas imperecederas que contribuyeron a mi mejor comprensión del fenómeno musical. La vida se construye en base a las relaciones estables y seguras en el entorno familiar, donde se encuentran nuestros seres más cercanos y queridos, pero también se construye en el encuentro con personas que cruzan nuestra existencia en forma fugaz y transitoria. 

  Ellos son ángeles que aportan con destellos de luz, que dejan enseñanzas y experiencias frescas, estimulantes y provocadoras. Esas personas precipitan espacios diversos de crecimiento, y representan hitos que dialogan con las presencias continuas de los seres que conforman nuestra familia.

-¿Por qué acercar la música a la comunidad?

-Porque yo no tuve esa oportunidad en mi niñez. Vivíamos en un pueblo muy carenciado, culturalmente hablando. Nací en una oficina salitrera y viví en pequeños pueblos donde, con mucha suerte, había un piano. Creo que mi misión es que los niños tengan las oportunidades de experimentar la música en forma integral.

-Pero también has acercado la ópera a la comunidad…

-Porque para gustar de un objeto hay que tener la posibilidad de probarlo. Y no solo una sino varias veces, hasta que su ocurrencia se instale en la vida cotidiana como un valor, una actividad deseable.

-¿Cómo podemos contribuir en la formación artística?

-Incorporando programas curriculares que permitan, estimulen y solventen experiencias musicales de alto nivel en la enseñanza básica. 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.