Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Mar 2024 - Edición 280

Desafíos en EMTP para este 2024

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

“El camino del emprendimiento es muy gratificante”

Desde los 19 años que Daniel Undurraga, chileno, fundador de Cornershop, comenzó a emprender. El año 2015, junto a su socio Juan Pablo Cuevas, creó esta aplicación que funciona como una intermediación para la compra de víveres.

Por: Paula Elizalde
“El camino del emprendimiento es muy gratificante”

Cuando estaba en segundo año estudiando en la universidad, Daniel Undurraga, cofundador y actual director de Tecnología de Cornershop, comenzó a desarrollar sitios web, en el año 2000. “Para empresas, para gente conocida o conocidos de mis compañeros de universidad, y en esa época partí trabajando con Juan Pablo Cuevas, que es mi socio hasta el día de hoy en Cornershop”. 

Fue entonces, cuando un cliente le pidió una factura para poder pagarle, y solo por ese tema práctico, decidió formar una empresa y poder facturar, “así que tuve que armar una empresa, fue la primera”, cuenta. 

Desde entonces, no ha parado de emprender. “Uno va armando equipos con personas con las que se lleva bien, que saben cosas que uno no y vas aprendiendo de ellas. Es un camino que te permite ir moldeando a tu medida lo que quieres hacer”, asegura. 

Sin embargo, agrega Daniel, no es una opción para todas las personas: “El camino del emprendimiento es muy gratificante y al mismo tiempo muy difícil. Entonces, pienso que esta actividad es muy positiva para la sociedad porque crea trabajo y ayuda a que los países se desarrollen y mejoren su competitividad. Tiene muchas cosas positivas, pero no todo el mundo está llamado a ser emprendedor ”.

Daniel decidió crear una fundación que busca incentivar a alumnos técnico profesionales a entrar en el mundo de la tecnología y programación, que a su juicio, tiene muchas ventajas. “La tecnología es una de las industrias que más mueve la economía, lo que ayuda a distribuir ingresos y donde se pagan buenos salarios. Por ejemplo, las start-ups (emprendimientos con alto potencial de crecimiento) dan acciones a los empleados, entonces ellos se vuelven dueños de las empresas; es una industria muy meritocrática que se parece al fútbol. Cuando se hace un equipo se pone a los 11 mejores, y da igual de dónde vengan. La industria tecnológica tiene todo eso, que me parece súper positivo, y además cuenta con el potencial de crear empresas que crecen muy rápido y que se vuelven muy grandes, por lo que siempre se necesitan programadores e ingenieros, y hay un déficit de esos profesionales”. 

Aporte EMTP

Por eso nace la idea de la Fundación Educacional Phaway, que significa volar en quechua, y que invita a estudiantes a entrar al mundo de la tecnología con iniciativas como becas de programación y conectividad satelital a escuelas rurales.

 “Intenta aportar con un granito de arena para que haya más programadores y también para que esos jóvenes que están en el colegio a punto de egresar, y deben tomar la decisión de qué hacer con su vida, entiendan que hay una industria donde siempre tendrán muy buenas posibilidades de trabajo. Siendo programador, prácticamente nunca estarás cesante y al mismo tiempo recibirás salarios muy buenos”, explica Undurraga.

En la web además hay más información y se publican charlas, donde grupos de emprendedores tecnológicos de Chile explican cómo a ellos la programación les cambió la vida y por qué es importante aprender a programar en inglés, y cómo hoy con el trabajo remoto pueden trabajar en cualquier parte del mundo. “La idea es mostrarles este mundo a los estudiantes. Incentivarlos a que tomen estas becas, aprendan a programar y puedan desarrollarse profesionalmente en un campo en el cual siempre hay trabajo muy bien remunerado. Hacer crecer el ecosistema del emprendimiento tecnológico en Chile a partir de estas becas”, concluye. 

 

Además de seguir trabajando en Cornershop, Daniel creó la Fundación Phaway, que significa volar en quechua, “que ayuda a las personas a volar con sus propias alas”, sobre todo a estudiantes de EMTP que quieran seguir sus estudios en el mundo de la programación. 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.