Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Dic 2022 - Edición 269

La pertinencia de las especialidades técnico-profesionales

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Historia de los colores: Celeste

Para finalizar el ciclo de colores, este mes de diciembre terminamos con el color celeste, por ejemplo, en el paisaje impresionista.

Historia de los colores: Celeste

El color celeste nace a partir de los descubrimientos de los antiguos egipcios, quienes crearon pigmentos con arena silícea, calcita, mineral de cobre y natrón. Lo utilizaron principalmente para la decoración. Fue un color muy importante y con él se pintaron piezas de cerámica e incluso se usó para decorar las tumbas de los faraones. Para ellos, este tono se consideraba el color del universo y de la vida, por ello la necesidad de plasmarlo en sus sarcófagos y estatuas. 

Generalmente el celeste se asoció a los dioses, en especial entre griegos y mongoles. Durante el Medioevo, el color celeste y todos los derivados del azul se reservaron a la gente más pobre, ya que los nobles usaban tonos más intensos como rojo, verde o morado. Sin embargo, va adquiriendo mayor importancia en este período gracias a que la Iglesia Católica dictaminó que la vestimenta de la Virgen María debía ser pintada con el pigmento más caro del momento, el ultramarino, que venía desde Asia. 

El celeste pertenece a la gama de colores fríos y puede identificarse fácilmente en la naturaleza, como en el cielo, el mar, el hielo y sus tonos azulados en las montañas a la distancia, por ello crea el efecto psicológico de temperatura fría en los lugares donde predomina esta tonalidad.

Monet y los impresionistas fueron los primeros en observar que las sombras estaban llenas de color y tonalidades de azul y celeste. Los artistas de este período usaron estas tonalidades para describir la naturaleza, especialmente el cielo y el agua, pero también para crear estados de ánimo, sentimientos y atmósferas. Durante el impresionismo, los artistas pintaron en el exterior para así captar la luz de los paisajes y su constante variación debido a la posición del sol, la época del año, las nubes en el cielo, etc. De ello nace la exploración por llegar a los tonos del paisaje con la mayor precisión posible y además hacer visible esta variación lumínica repitiendo incontables veces el mismo paisaje, solo cambiando la tonalidad del azul, llegando al tono más claro de celeste para identificar el momento en el que el sol está en lo más alto, el mediodía. También en esta exploración al exterior, el color celeste variaba dependiendo de la estación del año, así podemos encontrarnos con obras impresionistas de cielos despejados y celestes luminosos e intensos con leves toques de amarillo por la luz solar del verano, y otros casi llegando a grises por la blancura de las nubes invernales. 

El artista impresionista, Vincent Van Gogh, dejó huellas de su amor por el color azul y celeste, y todas las tonalidades entre ellos tanto en sus obras como en sus cartas a su hermano Theo, indicando que era “el color más hermoso para aplicar en las atmósferas”.  

Actividad Plástica: Recomendada para Educación Media 

Comenzar la actividad dialogando con los estudiantes sobre lo que representa para ellos el color celeste, dónde pueden encontrarlo en la naturaleza, qué sensaciones les provoca, qué les evoca, etc. 

Posteriormente, invitar a los estudiantes a realizar un pantón de color que muestre las distintas tonalidades del cielo en varias horas del día, para lo cual cortarán rectángulos de hoja de block, papel acuarelable, papel bond o cartón y luego los perforarán en la parte superior para unirlo con una argolla metálica. El ejercicio consistirá en salir al exterior y captar el cielo en diferentes horas del día para ir pintando cada una de las bases, intentando obtener de la manera más precisa la tonalidad de azul/celeste que puedan observar. Además, por el reverso de cada hoja o en una de las esquinas, deberán escribir la estación del año, hora y lugar desde donde observaron. De este modo obtendrán un pantón de su cielo, que será específico de la hora y lugar donde se encuentren.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.