Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Dic 2022 - Edición 269

La pertinencia de las especialidades técnico-profesionales

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Cómo nivelar los aprendizajes: trabajo colaborativo, teórico y aplicado

Tras comprobar que los estudiantes no tenían las habilidades necesarias para comenzar a cursar la enseñanza media, en el Liceo Bicentenario People Help People de Pullinque, comuna de Panguipulli, decidieron realizar un programa especial, llamado “Mi casa inteligente”. Acá te contamos cómo funciona.

Por: Paula Elizalde V.
Cómo nivelar los aprendizajes: trabajo colaborativo, teórico y aplicado

“Este proyecto, al igual que todos, nace como solución a una necesidad, y esta es que hemos detectado habilidades descendidas en el área de ciencias y matemáticas, específicamente en física y matemáticas”, cuenta Benjamín Navarro, profesor de Robótica y Automatización del Liceo Bicentenario de excelencia Técnico Profesional People Help People de Pullinque y que forma parte de la RED Irarrázaval, y agrega: “En el área de física teníamos un 8% de aprobación y en cálculo un 10%, en los diagnósticos. No eran resultados suficientes para poder dictarles los contenidos del semestre, sin que ellos supieran, por ejemplo, el algoritmo de la división o las tablas de multiplicar, que son habilidades básicas”.

Debido a esto, Benjamín relata que, como departamento de tecnología, se les ocurrió hacer un proyecto, dictado por dirección académica, para mejorar estos resultados. Así surge finalmente “Mi casa inteligente”, iniciativa que reúne a los departamentos de tecnología (robótica y física aplicada), de ciencias (física) y de matemáticas, y le agregaron un plus, como relata Benjamín: la automatización y la robótica.

Claudio Pailañir, director del establecimiento, señala que junto con nivelar las habilidades de los estudiantes, se buscó también acercar la tecnología a los alumnos y solucionar un problema real, como es la falta de electricidad de familias de la comunidad escolar: “Se vio también la necesidad de incorporar energía a las casas de nuestros estudiantes que viven en sectores rurales”. Finalmente, como Pailañir añade, el proyecto también tiene el fin de dar solución a un problema real, “porque muchos alumnos no cuentan con instalaciones eléctricas”. 

Para llevar a cabo el proyecto práctico, es necesario saber ciertos contenidos, como detalla Benjamín: “Juntos (los departamentos) desarrollamos una guía de aprendizaje para poder dar conocimientos mínimos a los chicos. De matemáticas, física, robótica y automatización, y le dimos un sentido cronológico a este proyecto con la guía de aprendizaje, la cual tenían como libro de enseñanza”, señala. En paralelo se realizan las clases prácticas, de laboratorio. Un proyecto donde se emplean metodologías de ABP (Aprendizaje basado en proyectos), STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) y P21-4C (pensamiento crítico, comunicación, colaboración y creatividad).

¡Estudiantes súper motivados!

Benjamín cuenta que el proyecto ha tenido una excelente acogida: “Los estudiantes están súper motivados. Nosotros les planteamos el proyecto y todo lo que iban a hacer, que era un circuito eléctrico domiciliario para suplir una necesidad de uno de sus compañeros, y se motivaron bastante”. Ellos mismos participaron en la propuesta de la problemática, eligiendo la que les pareció mejor. 

Con el paso de las semanas, se dieron cuenta de que ellos habían visto los contenidos, como división, suma de fracciones o números racionales, pero no se acordaban. “Cada semana, ellos tienen una prueba de proceso. Y los resultados se dispararon. Pasamos de un 8% de aprobación en preguntas de cálculo, a tener un 80% de aprobación en la primera prueba de proceso y un 90% en la segunda. Los resultados hablan por sí solos”, afirma Benjamín. 

Además de nivelar las habilidades descendidas, el proyecto de automatización les abrió distintos horizontes a los estudiantes: “Los jóvenes se dieron cuenta de que podían ejecutar el proyecto en sus propias casas, de hecho, muchos preguntaban sobre el valor de los equipos y si implementarlo era muy caro, pues querían hacer una casa inteligente en su propio hogar”, relata el profesor de robótica y añade: “Y lo vieron también como una estrategia de negocio, ya que pueden cobrar por hacerlo”. 

Liceo Bicentenario de excelencia Técnico Profesional People Help People de Pullinque

• Tiene 421 estudiantes.

• Imparte las especialidades de: mecánica automotriz, construcción y agropecuaria y desde el próximo año programación.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.