Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Dic 2022 - Edición 269

La pertinencia de las especialidades técnico-profesionales

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Valores sin fecha de vencimiento

Las startups, o empresas emergentes, son un ejemplo de empresas muy modernas, pero que para tener éxito necesitan y fomentan habilidades y valores sin fecha de vencimiento, como son el compromiso y talento de sus empleados.

Por: Luz Edwards
Valores sin fecha de vencimiento

El anglicismo “startup” denomina a un tipo de emprendimiento particular, que se caracteriza por estar centrado en un problema o necesidad de las personas y crear una solución, que vendría a ser el producto. Ricardo Pérez Merino, director de Desarrollo del Innovation Factory de la Universidad de Navarra, explica que la forma de trabajo de las startups está cambiando el paradigma de lo que buscan los recién titulados en España. “Una startup ofrece a sus empleados una cercanía al propósito y a los valores del proyecto. La cercanía a la toma de decisiones, la implicación de los directivos y fundadores en el bienestar de todos sus empleados”, observa Pérez Merino. 

Otro aspecto que caracteriza a la dinámica de las startups es el trabajo por objetivos. Pero no objetivos individuales, sino compartidos, donde cada empleado es consciente de qué aporta a la creación de valor. “La sensación de ser una pieza fundamental en el complejo engranaje de una empresa es lo que hace que muchas veces un empleado elija un trabajo a otro”, dice el experto de Navarra.

El aporte de cada persona

Para él, no es que estas habilidades se hayan puesto de moda por las startups, o que solo ese modelo de empresa las necesite. Pero sí ocurre que el dinamismo y foco en el logro que tienen las startups deja al descubierto la importancia y aporte de cada persona en la empresa. “Las startups fomentan una virtud que es la generosidad: mediante la aceptación y captación de talento complementario al suyo, los gestores de las startups lo que buscan es la excelencia en su forma de trabajar y que dicha excelencia garantice la consecución de los objetivos que se han trazado”. 

Otras habilidades laborales que se destacan en el mundo de las startups:

  • Adaptación a entornos cambiantes y flexibilidad: ser capaces de comprender rápido la cultura de la empresa y tener la capacidad para aportar valor desde cualquier ámbito de la organización, no solamente de lo que atañe a la descripción de nuestro cargo. 

  • Responsabilidad: las startups trabajan con metas semanales o, incluso, metas diarias de trabajo que se ponen en común con los demás miembros del equipo. Esto, para fomentar la colaboración y sinergia. La responsabilidad ha hecho posible que durante la pandemia y el teletrabajo, estos equipos no hayan perdido compromiso ni ralentizado el cumplimiento de metas, al mismo tiempo que permitió avanzar en la compatibilización del trabajo con la vida personal. 

  • Sentido y propósito: la forma de trabajar de las startups ha fomentado el tener mucho más presente el propósito del trabajo, viéndolo no como una prioridad, sino como un medio de vida en el que se trata de aportar el máximo de nuestras capacidades sin comprometer las otras facetas de la vida, como la física o salud y la personal o familiar.

  • Eficiencia: esta habilidad es una consecuencia de las anteriores, pues se ha visto que es una forma de trabajar que provoca eficiencia. La procrastinación -entendida como el retraso o postergación en las tareas o entregas– no tiene cabida en una startup. Si una persona, por algún motivo, ve que no podrá cumplir con una responsabilidad, lo conversa con el equipo, pues sabe que forma parte de una cadena y que su pieza es esencial para el conjunto. 

Habilidades y valores muy apreciados en las empresas emergentes:

  • Capacidad de tomar decisiones
  • Gestión del tiempo
  • Comunicación efectiva
  • Flexibilidad, entendida como adaptación al medio y las condiciones
  • Aprendizaje continuo 
  • Proactividad
  • Conciencia de los propios talentos, seguridad en uno mismo
  • Ética laboral
  • Aprender a levantarse
  • Aprender de los demás 
  • Gestión por objetivos
  • Identificación del propósito
  • Colaboración e identificación con el compañero

Un trabajo que aporta sentido

Trabajamos por necesidad; sin embargo, quienes intentan poner el corazón en lo que hacen y aportar de acuerdo con sus talentos ganan mucho más que un sueldo: consiguen una actividad con sentido, es decir, coherente con sus valores y con su visión de mundo.

Lograr esto no depende solamente del puesto de trabajo que se tiene o de cómo es la empresa. Depende sobre todo de la motivación de la persona y de la intención con que se enfrenta a su labor cada día. Y los estudios muestran que las personas que ven un sentido en lo que hacen obtienen mayor satisfacción de su trabajo y son más productivos. 

El trabajo perfecto quizás no existe, pero en toda tarea la persona puede aportar de sí, reflexionar acerca de su contribución a la sociedad a través de su trabajo y, de esta forma, convertirlo en una actividad que suma bienestar a su vida. 

Fuente: “Ser feliz es decisión tuya. Herramientas de la psicología positiva para incrementar tu productividad y tu felicidad”, Angus Ridgway y Tal Ben-Shahar.

Tal Ben-Shahar

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.