Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ago 2022 - Edición 265

Las oportunidades que ofrece la Educación Técnico Profesional

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Cristián Lincovil, secretario ejecutivo de Educación Media TP Mineduc, y la importancia de continuar los estudios

En esa línea, “aquello coincide con el foco de la educación TP en las trayectorias formativo-laborales y el aprendizaje a lo largo de la vida: hoy, más de un 40% de los egresados de educación media técnico profesional (EMTP) ingresan a educación superior (no solo TP) inmediatamente, y la cifra sube a un 60% al segundo año de egreso”, señala Lincovil.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Cristián Lincovil, secretario ejecutivo de Educación Media TP Mineduc, y la importancia de continuar los estudios

Secretario ejecutivo de Educación Media Técnico Profesional (EMTP) del Ministerio de Educación, Cristián Lincovil

Explica el secretario ejecutivo de Educación Media Técnico Profesional (EMTP) del Ministerio de Educación, Cristián Lincovil, que, “si bien políticas públicas como la gratuidad, el aumento en las becas y el programa PACE (Programa de Acceso a la Educación Superior) han promovido el ingreso a la educación superior, un acuerdo que se ha mantenido desde las primeras sesiones del Consejo Asesor de FTP (Formación Técnico Profesional) en 2016 es la urgencia de modernizar el currículum de la EMTP para hacerse cargo de los cambios en la sociedad y el mundo del trabajo, entre los que se encuentra, precisamente, la relevancia de la educación superior”.

-¿Cuáles son las capacidades claves que debiesen tener los líderes TP?

-El rol de liderazgo que ejercen directivos y docentes en la educación técnico profesional es un aspecto clave, sobre todo al considerar que en este espacio formativo confluyen actores de mundos a priori tan disímiles, como la educación y el trabajo. En este escenario, son precisamente los directores, jefes de UTP y jefes de especialidad quienes logran una comprensión profunda de ambos ámbitos y construyen confianzas dentro y fuera de sus establecimientos, reforzando siempre el carácter educativo del espacio. Son ellos quienes, a través de una visión clara y de una gran capacidad de diálogo y trabajo colaborativo, logran congregar tanto a la comunidad escolar como a la industria.

 

 

Explica Cristián Lincovil que “países como Alemania o Suiza, donde la formación dual es mayoritaria, basan su actuar en una sólida institucionalidad para el diálogo entre el Estado, los trabajadores y los empleadores. En el contexto latinoamericano, donde este diálogo es aún incipiente, debemos desarrollar nuestras propias respuestas y enfocarnos en la calidad de estos espacios de aprendizaje”. 

Los equipos directivos que despliegan este liderazgo suelen generar en sus comunidades un compromiso con un objetivo común, en que cada uno de sus miembros asume responsabilidades concretas para alcanzarlo. Ello es tremendamente importante, por ejemplo, a la hora de vincular el trabajo en formación general y formación diferenciada en los liceos TP del país. Es a través de una articulación efectiva entre ambas formaciones que las experiencias de aprendizajes cobran sentido para los estudiantes, y lograrlo requiere de un esfuerzo conjunto de directivos (incluyendo a jefes de UTP y de especialidad), docentes y representantes del sector productivo.

Explica Cristián Lincovil que justamente “es allí donde elementos como los estándares indicativos de desempeño para la EMTP y las orientaciones para la elaboración del Plan de Mejoramiento Educativo (PME) constituyen elementos que guían el quehacer de los líderes TP. Son también orientaciones que ponen el énfasis en una responsabilidad compartida, que requiere el involucramiento de toda la comunidad: el aprendizaje de los y las estudiantes debe estar al centro del quehacer de los establecimientos, y ello no es distinto en el caso de los liceos TP”.

-¿De qué manera es posible asegurar a los alumnos la continuidad laboral? 

-Es difícil hablar de asegurar la continuidad laboral de los estudiantes solo desde el mundo educativo, en la medida que ella dependa en buena parte de los acuerdos y oportunidades de trabajo que existan para los egresados. En este sentido, es un trabajo mancomunado que exige que desde los mundos público y privado se realicen coordinaciones que permitan buenas condiciones para que los y las estudiantes ingresen al mundo laboral.

Estrategias de aprendizaje integrado al trabajo como la formación dual, en que los estudiantes acuden regularmente a la empresa para aprender, son una alternativa que va en esa línea; sin embargo, deben cumplirse condiciones de base para lograr aprovechar su potencial. Países como Alemania o Suiza, donde la formación dual es mayoritaria, basan su actuar en una sólida institucionalidad para el diálogo entre el Estado, los trabajadores y los empleadores. En el contexto latinoamericano, donde este diálogo es aún incipiente, debemos desarrollar nuestras propias respuestas y enfocarnos en la calidad de estos espacios de aprendizaje. 

-¿Es posible orientar a los alumnos a seguir estudios de educación superior? 

-Es absolutamente necesario orientar a los estudiantes a continuar sus estudios en la educación superior. Además, ello está en línea con el foco de la educación TP en las trayectorias formativo-laborales y el aprendizaje a lo largo de la vida: hoy, más de un 40% de los egresados de EMTP ingresan a educación superior (no solo TP) inmediatamente, y la cifra sube a un 60% al segundo año de egreso. Más de la mitad de estos estudiantes continúa en la educación superior TP, donde la alta proporción de matrícula vespertina refleja que muchos y muchas deben combinar estudios con trabajo y/o labores de cuidado. El hecho es innegable: hoy, los jóvenes TP aspiran a la educación superior, con condiciones diversas para apoyar sus estudios, por lo que entregar oportunidades para facilitarles el acceso, permanencia y éxito en esta etapa es un imperativo. 

Durante el gobierno del Presidente Boric, el desarrollo de este nuevo currículum es una de las prioridades que se abordará mediante un diálogo directo con las comunidades educativas (incluye a los estudiantes), con el mundo del trabajo y con la educación superior. Este es el primer paso hacia una EMTP fortalecida y que brinde a los estudiantes las posibilidades de desarrollar trayectorias de educación y trabajo acordes a sus intereses y a un desarrollo sostenible del país.

-¿De qué manera seguir visibilizando la importancia de la educación TP?

-Los cimientos para construir un sistema de educación TP sólido en el país hoy existen, con el reconocimiento legal del sistema de educación TP, el Marco de Cualificaciones y la Estrategia Nacional de Formación TP. El camino no solo para visibilizar, sino que también para fortalecer la educación técnico profesional, pasa por apoyarse en lo ya construido y dar un salto que permita seguir fortaleciendo los elementos que le han dado visibilidad: una mirada articulada que incorpora al mundo de la educación y del trabajo, y que se centra en la posibilidad de los estudiantes en construir y alcanzar sus proyectos de vida. La evidencia muestra que desde inicios de siglo se ha producido una baja continua en la proporción de estudiantes que ingresa a la EMTP. De ahí que resulte tan importante la actualización del currículum, además de una alianza estratégica entre los mundos de la educación y el trabajo. Nuestra intención es que la EMTP pueda afianzarse como un primer paso en el desarrollo de trayectorias de los estudiantes, orientado a que participen de comunidades profesionales en sus áreas, donde puedan explorar sus intereses y desarrollar sus capacidades. 

-¿Cómo ves el trabajo de los gremios y asociaciones industriales TP?

-El involucramiento de la industria en la educación técnica es fundamental, sobre todo cuando esta se produce en un diálogo democrático con los actores educativos y la sociedad civil. En este sentido, los gremios y asociaciones industriales (así como sus trabajadores) son aliados estratégicos al momento de avanzar hacia una educación técnica para el desarrollo humano sostenible. Ello implica contar con su participación en los debates respecto a la educación TP y sus fines, y en los procesos de aprendizaje; pero también en generar condiciones laborales que apunten al bienestar de los técnicos del país, y en lograr articular a los actores del mundo del trabajo para avanzar en este desafío.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.