Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

May 2022 - Edición 262

Las humanidades, ¿para qué?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Paula Daza y los inicios de su pasión por la biología

Subsecretaria de Salud Pública entre marzo de 2018 y noviembre de 2021, una de las autoridades sanitarias de la pandemia, médico cirujano y pediatra. Conocida por dar respuestas a todas las dudas sobre el coronavirus, el confinamiento y las medidas públicas, en esta oportunidad son estas preguntas las que responde “la subsecretaria Daza”.

Por: Paula Elizalde
Paula Daza y los inicios de su pasión por la biología

Vivió en Argentina, Uruguay y Venezuela, como hija de diplomático. Recuerda su etapa escolar en estos dos últimos países, y cómo una profesora en especial incidió en su gusto por las ciencias. 

—¿Cómo fue tu infancia y qué recuerdos tienes de tu época escolar?

—Parte importante de mi infancia la viví en Montevideo, Uruguay. En esos años la vida de barrio y con amigos fue muy importante para mí. Recuerdo que nos íbamos en bicicleta al colegio con un grupo de amigas, lo que me encantaba, ya que era la oportunidad para compartir con ellas. 

—¿Recuerdas a algún profesor en particular?

—Recuerdo con mucho cariño y admiración a mi profesora de Biología en Venezuela. Se llamaba Zoila Bello. Me fascinaban sus clases de biología. Me enseñó esa pasión por la ciencia y por querer aprender. Además, siempre nos hacía sentir que lo que decíamos era especial. Probablemente ella incidió en que yo estudiara Medicina.

—¿Alguna anécdota de esos tiempos?

—Me encantó Venezuela, hice muy buenas amigas, pero nunca superé la sana envidia que sentía al verlas bailar. 

—¿Qué ramos te gustaban?

—Siempre me llamaron mucho la atención los ramos más científicos, como Biología y Química. Me acuerdo cuando estudié por primera vez la composición de la célula y su funcionamiento, quedé sorprendida por la perfección. También me gustaba la historia. Hasta el día de hoy me encanta aprender de historia. Lo sorprendente es que el hombre, a través de los siglos, tiene las mismas ambiciones y frustraciones. Parece que no cambia. 

—¿En qué momento comenzó tu gusto por la medicina?

—Creo que no hay un momento. Recuerdo de muy chica, seis a siete años, pensaba irme a algún país de muy pocos recursos para ayudar y atender enfermos. En la medida que fui creciendo me empecé a fascinar por el aprendizaje del cuerpo humano, su complejidad y su perfección. Era un desafío entender cómo podía funcionar con tal nivel de organización entre los diferentes órganos. No cabe duda de que la profesora Zoila tuvo mucho que ver en esta elección. También mi hermano mayor, que es médico. 

—¿Y cuándo comenzó el gusto por lo público?

—Mi padre fue un funcionario público toda su vida, en el ámbito de relaciones exteriores. Por lo que, en mi casa, siempre se respiró la importancia de que, independiente del rol que uno tuviera, lo hiciera pensando en ser un aporte al país. Ya en la universidad me interesé por aprender de políticas públicas. A pesar de que como subsecretaria fue la primera vez que tuve un cargo público, de alguna manera siempre estuve ligada a aportar desde la vereda donde me encontraba. 

Trabajé durante 15 años en un hospital privado cuyo foco era permitir el acceso a una salud de calidad, oportuna, a personas con escasos recursos. Aprendí que el aporte país es más bien una visión de vida que se puede aplicar siempre y no únicamente desde un cargo público. 

—¿Algún consejo para los profesores para que los alumnos no dejen de aprender?

—Han sido tiempos duros para todos, especialmente para los docentes. Más que consejos, les diría que he conocido muchas historias de profesores que han sido verdaderos héroes que han hecho lo imposible para seguir enseñando. Muchas veces esas historias de docentes eran mi inspiración para seguir adelante.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.