Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2022 - Edición 268

La importancia de evaluar los aprendizajes

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Cómo trabajar la relación entre escuela y comunidad

El vínculo de la escuela y su entorno no es solo para las clases de Historia y Formación Ciudadana, es parte del rol social de los colegios de Fundación Belén Educa, de orientación católica, creada el año 2000.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Cómo trabajar la relación entre escuela y comunidad

“La relación entre la escuela y la comunidad forma parte de la razón de ser al rol social que hemos adquirido. En el papel que juega el colegio Caro dentro de la comunidad, el contexto siempre está presente, esto referido al apoyo hacia los padres y apoderados, colaboración intersectorial de instituciones, grupos o comunidades, desafíos propios del contexto barrial, entre otros”, nos cuenta muy orgullosa la directora del colegio Cardenal José María Caro de la Fundación Belén Educa, Pamela Wong.

Explica que no se trata de una relación azarosa; por el contrario, es una unión sostenida de vínculos, que en muchos casos han traspasado los límites de la educación. “Tanto el colegio como la comunidad y, situado entre ambos, el niño, niña o joven, como sujeto de educación, es clave y definitivo para el desarrollo dinámico de una educación integral de calidad humana y cultural”.

Asimismo, nos cuenta la directora que el colegio se ve enfrentado a una labor de contención social, debido a las circunstancias críticas del contexto y situaciones difíciles de La Pintana: “Nuestros estudiantes, principales afectados por diferentes problemáticas sociales, son el primer foco de atención y apoyo socioemocional. Metodológicamente, los escenarios de aulas están desafiados a repensar sus estrategias de enseñanza, para atender también no solo al desarrollo del conocimiento, sino también a convertirse en un soporte afectivo a problemáticas propias de estudiantes que traen consigo en sus vidas, situaciones frecuentes en una de las comunas más vulnerables a nivel país”. 

“La educación ciudadana es un tema transversal no solo de los profesores de Historia. Es algo que debe permear en la cotidianidad y modelar actitudes ciudadanas, siempre mirando el bien común”, asegura Carmen Cisternas.

Por ello, la estrategia de trabajo en lo concreto ha sido, por lo general, “la entrevista entre los profesores jefe y las familias, como un espacio donde, si bien tiene un componente de conocimiento mutuo y muchas veces de contención a los padres y familias, también se generan compromisos que van en beneficio del desempeño escolar de los estudiantes, y en algunas ocasiones también en el ámbito del desarrollo personal”. 

Carmen Cisternas, directora de Relaciones Institucionales y Continuidad de Estudios de la Fundación Belén Educa.

Otro espacio, nos cuenta la directora, en el cual se ha intencionado el vínculo con las familias es el de reunión de apoderados, “contemplando en ellas temáticas que fomenten el compromiso y adhesión al proyecto educativo a través del desarrollo de actitudes escogidas acordes a la etapa de desarrollo del estudiante, pero también a través de ellas se han entregado herramientas transversales de habilidades parentales utilizando metodologías de tipo taller”. 

Esa relación se trata de un tema central en Fundación Belén Educa. Así nos revela Carmen Cisternas, directora de Relaciones Institucionales y Continuidad de Estudios de dicha fundación, quien explica que “los estudiantes necesitan un entorno de contención en su desarrollo, especialmente cuando se trata del aprendizaje, particularmente porque la situación de la pandemia nos ha afectado a todos; en especial, a los niños y jóvenes. Tenemos que estar juntos para salir adelante, familias, colegios y comunidad”. 

Sucede, dice Carmen, que cada niño vive en un contexto, en un entorno, y todo habla. “El orden, la limpieza, lo estético, un administrativo que lo saluda, una directora que lo recibe en la puerta, un profesor que lo mira a los ojos, un auxiliar de aseo que limpia y le conversa de su vida. Un profesor que le exige, que lo acoge y que lo acompaña a desplegar su tesoro escondido y sus talentos”. 

La inserción en la comunidad 

En todo caso, advierte Pamela Wong, el vínculo de la escuela con la comunidad es fundamental, para impactar en los aprendizajes significativos de nuestros estudiantes. “Hemos promovido la articulación y el acompañamiento de las redes locales que tienen como propósito abordar problemáticas socioeducativas de la infancia y adolescencia que son significativas para la comunidad, y elaborar estrategias de prevención y acompañamiento conjunto”.

En este nuevo contexto, “nos hemos visto enfrentados a restricciones y desafíos, tanto para la comunidad, las familias y el colegio. Todos embarcados en la labor de asegurar la trayectoria escolar de los estudiantes y generar condiciones ajustadas al contexto pandemia. Fortalecimos nuestro trabajo intersectorial y coordinación con redes de infancia y adolescencia y otras ofertas programáticas. Reinventamos los espacios de vinculación con el resto de la comunidad, apoyo a las familias escuchando sus necesidades, brindando apoyos que promuevan su bienestar, encuentros con la comunidad, fortaleciendo hitos, espacios de encuentros que nos refuercen el sentido de pertenencia, y apoyo y colaboración multidisciplinaria de profesionales”, cuenta la directora del colegio Cardenal José María Caro. 

Y, en la práctica, advierte que los factores que promueven esa relación tienen que ver con todo lo que ayuda “a generar aportes a la comunidad, dicen relación con la convicción de que todos y todas –directivos, docentes, asistentes de la educación, familias– somos movilizados con la visión de que los estudiantes son agentes del cambio, para contribuir a la inclusión y la justicia social del país, pudiendo forjar sus talentos e impactar en la brecha cultural con aprendizajes de calidad para sus vidas, pero también con proyección a nivel de país”, dice Pamela.

Pamela Wong, directora del colegio Cardenal José María Caro de la Fundación Belén Educa.

Se trata de un aspecto central, explica la directora del colegio, porque en la medida en que la escuela se convierta en un recurso para las familias, “que les brinda contención, confianza, claridad en las expectativas que tenemos de ellas y, en particular, de los estudiantes, y sientan que las herramientas que se les entregan son un aporte significativo en sus vidas, tanto en lo académico como en lo socioemocional, las familias estarán más dispuestas a colaborar y participar activamente en las oportunidades que la escuela les ofrezca”. 

Acciones concretas para reforzar la relación escuela y su comunidad

  • Fortalecer las redes intersectoriales comunitarias y empresariales de los entornos. 
  • Tener relaciones más vinculantes de gestión y de trabajo colaborativo frente a los temas comunes.
  • La familia es un aspecto fundamental en las comunidades educativas. Lo primero es trabajar la convicción con los profesionales y adultos sobre la importancia que esta tiene en el ecosistema de la formación humana. 
  • Desarrollar un programa de trabajos empáticos, eficientes, formativos, de colaboración y articulación entre familia y escuela. Que los padres identifiquen su rol parental desde una mirada más integral, no solo de fiscalizadores de sus hijos. Que desarrollen estas habilidades de compañeros de ruta de sus hijos, de contenedores exigentes, cercanos, afectivos y fortalecedores de los talentos de sus hijos. Que se vinculen y participen en los colegios. Que comprendan que la educación es una tarea de todos.

Fuente: Fundación Belén Educa.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.