Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

May 2022 - Edición 262

Las humanidades, ¿para qué?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Una buena relación alumno-profesor puede mejorar el rendimiento y más

Estudios demuestran que los vínculos positivos entre estudiantes y profesores están asociados al buen rendimiento en algunas asignaturas, como matemáticas. Conversamos con Bernardita Yuraszeck, de Fundación Impulso Docente, y Elías Burgos, de Enseña Chile, quienes nos afirman la importancia de esta relación.

Por: Paula Elizalde
Una buena relación alumno-profesor puede mejorar el rendimiento y más

“Un día, cuando no existía pandemia, mis estudiantes me esperaban para iniciar la clase saludándonos. Con mi voz grave les dije: Buenos días queridos y queridas estudiantes. Recibí en respuesta un saludo algo débil, y luego uno de mis estudiantes me preguntó: Profesor ¿está bien? ¿Le ocurrió algo? Yo intentando esconder mi enorme cansancio y agotamiento de la semana, les respondí que estaba bien, preguntando por qué la pregunta. Ellos me dijeron: Es que usted siempre nos saluda diciéndonos MUY buenos días”.

Elías Burgos, director de desarrollo Enseña Chile

Con esta anécdota el director de desarrollo de Enseña Chile, Elías Burgos, ejemplifica lo que es el vínculo profesor–alumno. “Es increíble lo que se puede lograr con este vínculo, que una sola palabra sea evidencia para reconocer que algo no andaba bien”, dice.

Para Elías, el vínculo profesor-alumno demuestra responsabilidad y empatía en donde el profesor es un líder aprendiz, quien debe comprender el contexto de sus estudiantes con el único sentido de provocar experiencias de aprendizaje que permitan canalizar diversas oportunidades pedagógicas para la construcción del presente y futuro de sus estudiantes. “Es una relación completamente horizontal, donde prima siempre la distancia del respeto y honra hacia el rol del profesor, y a la vez el rol del estudiante”, manifiesta.

 

La importancia de este vínculo

“Después de la familia, la escuela es el segundo espacio donde los niños generan vínculos significativos”, asegura la directora ejecutiva de la Fundación Impulso Docente, Bernardita Yuraszeck. Pero, explica, generar un vínculo positivo entre un profesor y un estudiante es por sobre todo desafiante, especialmente considerando que las experiencias y necesidades de estos últimos son muy diversas. 

“Después de la familia, la escuela es el segundo espacio donde los niños generan vínculos significativos”.

directora ejecutiva de la Fundación Impulso Docente, Bernardita Yuraszeck

Existe evidencia que confirma que un vínculo positivo favorece el aprendizaje y el bienestar de los estudiantes, impactando positivamente en su desarrollo. “En muchos casos, los docentes se transforman en referentes para sus estudiantes. Por lo mismo, fortalecer el bienestar socioemocional de los adultos es un factor que también contribuye. Para transmitir seguridad, confianza y altas expectativas es importante partir por uno mismo”, afirma Bernardita.

Elías agrega que esta relación otorga la oportunidad de contar con una nueva voz orientadora, que ayuda a derribar cualquier barrera o prejuicio de un estudiante hacia un profesor, y afirma que el mayor desafío es lograr el vínculo para acercar la enseñanza a los estudiantes.

Aprendizaje en la sala y algo más

Sabemos que un sólido vínculo entre el profesor y el alumno tiene una directa relación con el aprendizaje, pero ¿en qué medida lo ayuda en otros ámbitos? Vivimos en un mundo cambiante y con un masivo acceso a la información, pero con poco espacio para recibir consejos que complementen las experiencias de vida, la orientación vocacional o las opciones actuales. “Esta oportunidad que poseen los profesores de ser una voz orientadora permite, desde la humildad, disminuir la incertidumbre a la cual se enfrentan hoy en día las y los estudiantes”, explica el director de desarrollo de Enseña Chile.

La directora ejecutiva de Impulso Docente coincide en el importante rol de docentes y educadoras, y afirma que por eso es fundamental transmitirles constantemente a los alumnos altas expectativas. “Una forma de hacerlo, y que en la fundación promovemos, es fomentando la mentalidad de crecimiento, que es la creencia de que todas las personas podemos superar desafíos y aprender cosas nuevas si nos abocamos a ello y confiamos en nuestras capacidades”, afirma.

 

El vínculo a través de la pantalla

Entre los múltiples desafíos que llegaron con la pandemia, el mantener el vínculo alumno-profesor ha sido uno fundamental. Sin embargo, en tiempos en que la crisis e incertidumbre hacían especialmente importante una relación más allá de lo académico, se idearon estrategias que acercaron a ambas partes, incluso a través de la pantalla.

“Hay ejemplos de escuelas rurales con poca conectividad que incluso consiguieron espacios en radios locales para mantener a las familias y a sus estudiantes involucrados. La evidencia también apunta hacia allá: según datos recientes de la Agencia de Calidad, cerca del 90% de estudiantes de cuarto básico a cuarto medio dijo que ‘algún profesor se preocupó por cómo me estaba sintiendo y de que pudiera aprender’. Ha habido mucho esfuerzo en ello”, afirma Bernardita.

Elías incluso ve un lado positivo en cuanto a la relación online: “Nacieron nuevos vínculos: desde los libros favoritos de los estudiantes hasta la mascota de un profesor, y muchas veces se empatizó ante las dificultades técnicas. Los profesores necesitan este vínculo movilizador y la pandemia dejó en evidencia que nuestras relaciones personales son la base de todo lo que hacemos”.

Ahora bien, nada puede superar lo que se logra en la sala de clases, por lo cual, si las condiciones sanitarias lo permiten, el llamado de ambos profesionales es a enfocar los esfuerzos en retomar la presencialidad. “Hay que reconocer al estudiante en el centro y que su voz sea fundamental para tomar decisiones pedagógicas. El contenido se mantiene, pero los estudiantes se renuevan. Eso es lo más magnífico: estar constantemente disfrutando de sus descubrimientos en sus habilidades, competencias y talentos. Un profesor que se involucra y vibra con este proceso fortalecerá el puente que da acceso al aprendizaje del contenido en el estudiante”, concluye Elías.

 

 Más información: PISA: http://blog.intef.es/inee/2015/07/23/afectan-las-relaciones-profesor-alumno-al-bienestar-de-los-estudiantes-en-la-escuela/

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.