Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ago 2022 - Edición 265

Las oportunidades que ofrece la Educación Técnico Profesional

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Marian Rojas Estapé: Una mirada científica al estrés

Si nuestro cerebro fuera un campo de batalla, el ejército del estrés estaría atacándonos a través de descargas de cortisol y el ejército del bienestar intentando defendernos con oxitocina. En su libro Encuentra tu persona vitamina, la psiquiatra Marian Rojas Estapé explica de modo didáctico y profundo a la vez cómo opera esta bioquímica cerebral.

Por: M. Roblero
Marian Rojas Estapé: Una mirada científica al estrés

Con una agenda copada entre su consulta, el cuidado de sus cuatro hijos y la demanda que ha implicado publicar dos libros que se han convertido en best seller durante la pandemia, la psiquiatra española Marian Rojas Estapé nos responde en forma inmediata desde Madrid cuando le escribimos para ponerla al tanto de este reportaje, valorando el trabajo de revista Educar. Y es que muchos de sus encuentros en el último tiempo han sido con profesores. Habla con propiedad de la labor que realizan los maestros ya que ella también trabajó como profesora voluntaria en un colegio del Bronx,  en Nueva York, mientras era estudiante universitaria.

Tras titularse como médica, el año 2012 realizó una residencia en un hospital de Londres, para investigar la somatización del estrés, uno de los temas que más afectan a las personas hoy en día y que ella aborda en su segundo libro, Encuentra tu persona vitamina, del cual ofrecemos algunos extractos e ideas.

La batalla de las hormonas

La autora explica que el cortisol es la hormona del estrés y se segrega fundamentalmente en momentos de alerta o amenaza. Ayuda a hacer frente a desafíos, retos o amenazas, pero siendo tan importante, es perjudicial para el organismo en exceso. 

Mientras tanto, aunque la oxitocina es una hormona conocida por su importante papel en la vida reproductiva de la mujer, su función no se ciñe solo al ciclo reproductor. Está presente en aspectos como la empatía, la confianza o las conductas altruistas, y es una sustancia vital en las relaciones humanas, en la familia, el trabajo y la vida social. “La empatía es una cualidad humana maravillosa, hace que el cerebro segregue oxitocina de forma natural activándose el sentimiento de generosidad y compasión. En cambio, en un entorno agresivo, de miedo o incertidumbre, se activa el cortisol”, escribe Marian Rojas en Encuentra tu persona vitamina.

Mientras la oxitocina ayuda a rebajar los niveles de estrés y a tener una actitud más positiva, el cortisol los eleva ante las alertas. Lo notable para reflexionar, escribe Marian Rojas, es que a la vida real estresante que podemos estar llevando, se suma el mundo digital, una fuente inagotable de estados de alerta.

“Una persona que vive con altos niveles de cortisol, por un estado de estrés o alerta sostenido en el tiempo, frena la capacidad de su organismo para regular la inflamación y nos volvemos más vulnerables para contraer infecciones”, explica la doctora Rojas. “Un cerebro estresado se inflama. La vida actual es inflamatoria. Cuando nos intoxicamos de cortisol, el organismo permanece alterado y la mente y el cuerpo se ven afectados”.

Marian Rojas se define contraria al determinismo hormonal e insiste en que no somos esclavos de nuestra bioquímica, pero cortar con el círculo enfermizo del cortisol implica entender el proceso y hacer algo para contrarrestarlo. Las personas que viven preocupadas, estresadas por motivos profesionales o paralizadas por el miedo o la incertidumbre, bloquean la secreción de oxitocina y, por lo tanto, se vuelven menos capaces de empatizar.

¿Cómo potenciar el ejército de la oxitocina?

La respuesta explica el título de este libro: Encuentra tu persona vitamina. Las personas despiertan reacciones bioquímicas unas en otras y una mirada científica a las relaciones humanas confirma que aquellas que sonríen, apoyan e inspiran, hacen que los demás puedan segregar más oxitocina y así fortalecer su sistema inmune. “Las relaciones nos fortalecen, o nos debilitan y nos hacen sentir vulnerables. Gran parte de la calidad de nuestra vida depende de cómo nos relacionamos, de cómo somos capaces de querer y de recibir el afecto de otros”, escribe la doctora Marian Rojas.

A nivel profesional, un buen líder vitamina inyecta oxitocina en todos, agrega y por esta razón es enfática: “No se debe fomentar el acceso a puestos ejecutivos de personas que tengan un historial negativo en lo humano. Si las relaciones son muy competitivas y tóxicas, el resultado es empleados que operan como individuos aislados, desconfiando del trabajo del equipo”.

Así como a nivel laboral son importantes las personas vitamina, que ayudan a segregar oxitocina para contrarrestar el cortisol, ocurre lo mismo y más a nivel familiar. Y aquí es importante repetir algo que la autora señala con todas sus letras: el cerebro de los niños y los adolescentes es absolutamente sensible al cortisol y también se inflama. De ahí que la sonrisa del padre y de la madre, el tono de voz con que ellos hablan y se relacionan, cómo se abordan los problemas, influye en la bioquímica cerebral de toda la familia.

A fin de año, cuando notamos que nos cuesta más sonreír, que no nos detenemos ante las necesidades de los demás, que andamos cortos de amabilidad y paciencia, no hay que pensar solamente en que estamos cansados, sino en que necesitamos un antídoto para el cortisol que nos ha inflado el cerebro. 

Ideas para estimular la oxitocina

  • Escucha música y disfrútala: Un estudio publicado en la revista Plos One comprobó que la música baja los niveles de cortisol y aumenta los de oxitocina.
  • Disfruta y haz reír a la gente a la que quieres: Cuando estamos con quienes amamos se incrementa esta hormona.
  • Conecta con la trascendencia: La oración, la meditación y el mindfulness, especialmente si permiten sentir agradecimiento y amor especial, consiguen elevar nuestra oxitocina.
  • Cuida mucho a las personas de tu entorno: Que sientan que pueden contar contigo.
  • Llama por videoconferencia a las personas importantes de tu vida: La imagen genera mayor vínculo que solo la voz.
  • Abraza mucho: El contacto físico mejora el sistema inmune y el sistema cognitivo, y apenas pase la pandemia debemos recuperar el contacto físico con los demás.
  • Entra en modo offline cuando estés con los tuyos: Las cosas buenas suceden en la vida real, mientras en el mundo virtual la gratificación es instantánea y volátil.
  • Ten un animal de compañía: La soledad no es buena y las mascotas incrementan la hormona del apego.

 

Marian Rojas Estapé  es médica psiquiatra de la Universidad de Navarra, trabaja en el Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas (www.ieip.es). Es casada y madre de cuatro hijos. Lidera el proyecto iLussio Bussiness and Emotions, donde se intenta promover felicidad, emoción y proyecto de vida en el ámbito de la empresa. Su primer libro, Cómo hacer que te pasen cosas buenas (Ed. Espasa, 2018), ha sido traducido a nueve idiomas. El segundo, Encuentra tu persona vitamina (Ed. Espasa, 2021), ya es un superventas en España y en muchos países de América.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.