Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ago 2022 - Edición 265

Las oportunidades que ofrece la Educación Técnico Profesional

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

“La tarea de los profesores siempre es una tarea muy noble y difícil”

Finalizando el año conversamos con Andrés Benítez, psicólogo jefe de la Fundación Nocedal, sobre cómo el regreso a clases presenciales ha permitido recuperar parte del estado de salud emocional de los alumnos.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
“La tarea de los profesores siempre es una tarea muy noble y difícil”

A punto de cumplir casi dos años de pandemia se han observado, dice el psicólogo de la Fundación Nocedal Andrés Benítez, “efectos socioemocionales que han dificultado el aprendizaje, como, por ejemplo, problemas familiares al interior de las casas, estrés constante al que están expuestos los niños, problemas de rutina por falta de tiempo, problemas de espacio, que impactan directamente en el rendimiento, motivación y ánimo hacia los quehaceres escolares”.

—¿Crees que la pandemia dejó en evidencia la importancia del aspecto socioemocional del aprendizaje?

—Efectivamente, el aprendizaje socioemocional en los niños es fundamental para su aprendizaje, especialmente para los niños más pequeños. Por ejemplo, en el colegio aplicamos el diagnóstico integral del aprendizaje de la Agencia de Calidad de la Educación, y pudimos darnos cuenta del impacto que ha tenido la pandemia en nuestros alumnos y familias, particularmente en el contexto en que se encuentra el colegio, donde lamentablemente hemos tenido varios duelos en nuestras familias.

Pero, por otro lado, se ha tenido un efecto positivo “no esperado”, donde los niños han vuelto con mucha alegría a ver a sus compañeros, han vuelto las ganas de ir a clases, de salir de la casa, de ver a los profesores, lo cual ha llevado a mayor motivación por participar en las distintas instancias académicas. Eso ha sido notorio al comparar los alumnos que asisten a clases con los que no asisten. Es increíble ver cómo un alumno es capaz de mejorar rápidamente su estado emocional con el hecho de salir de su casa, compartir con sus pares y profesores, sentirse seguro en el colegio, tener una rutina diaria.

—Llevamos casi dos años de pandemia, hemos visto cómo los profesores señalan que están estresados y que necesitan recargar sus energías, ¿qué les recomiendas para ayudarlos?

—La tarea de los profesores siempre es una tarea muy noble y difícil. Trabajamos en un contexto muy complejo y desafiante, por lo cual, durante un año “normal”, los desafíos siempre están y las situaciones complejas emergen. Hoy el colegio ha tomado relevancia como institución, volviendo a crearse un punto de encuentro. No solamente son el ámbito académico, hoy más que nunca son el lugar adonde las familias van a buscar ayudar de todo tipo, desde lo material a lo emocional. Por ello, el rol del profesor durante estos años ha sido fundamental, pero muy desgastante: no sólo de docente, sino también de tutor, acompañamiento emocional, conteniendo a las familias, buscando ayudas posibles. Y esto, sumado a buscar maneras de realizar clases desafiantes en distintas modalidades.

Es muy importante crear un grupo de trabajo sólido, con buen ambiente, cálido, que puedan contar con sus compañeros de trabajo. Para eso se puede ir facilitando una serie de actividades que favorezcan el encuentro: desde encuentros deportivos, hasta jornadas reflexivas de autocuidado. Nadie tiene la receta de cómo enfrentar los problemas asociados a la pandemia, pero si se da el espacio para compartir ideas comunes de cómo enfrentarla, uno se siente acompañado, vemos que no estamos solos en esto, podemos contar con el otro y sacar ideas concretas que me pueden servir para el día a día.

—Ustedes, como fundación, ¿cómo trabajan el bienestar y el descanso?

—Los hemos animado a cuidar “sus espacios propios”. Desde el inicio de la pandemia, el contacto de los apoderados con los profesores a través del teléfono y redes sociales se hizo necesario para el seguimiento y apoyo de los alumnos. Sin embargo, con el paso del tiempo, en algunos casos se transformó en invasivo, recibiendo mensajes, llamadas a cualquier hora y día. Se optó por el uso de WhatsApp Business, que les permitió establecer los horarios y días en que se recibirían los mensajes o llamadas.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.