Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2021 - Edición 257

Escuelas Inclusivas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Lo que tienes que saber sobre vitamina D y el magnesio, y la salud cognitiva

Investigaciones han demostrado la importancia de una buena alimentación y el ejercicio físico en los alumnos. Especial hincapié se hace, por ejemplo, en la sinergia entre el magnesio y la vitamina D, así como en la importancia de la vitamina D para una óptima función inmunológica y la salud en general, en particular cuando se trata de reducir el riesgo de covid-19.

Lo que tienes que saber sobre vitamina D y el magnesio, y la salud cognitiva

Tal como señalan las investigaciones reveladas por alkemydiagnostico, existen estudios previos que también han resaltado el papel que desempeña este dúo en la función cognitiva entre los adultos mayores, así como en la mortalidad en general.

Uno de esos estudios, «Association of Vitamin D and Magnesium Status with Cognitive Function in Older Adults: Results from the National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES) 2011 to 2014», señala que la vitamina D no solo protege las estructuras neuronales y juega un papel importante en la regulación de calcio neuronal, sino también parece afectar su riesgo de neurodegeneración a medida que envejece.

Sucede que el magnesio, además de ser necesario para convertir la vitamina D en su forma activa, también está involucrado en la salud cognitiva; de hecho, la deficiencia de magnesio se ha relacionado con varios trastornos neurológicos. 

Coincide con la importancia de buscar que los alumnos se alimenten de manera sana el pediatra Humberto Soriano, presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, cuyas líneas de trabajo han sido mejorar la educación en vacunas, la prevención del abuso de sustancias y la disminución de la obesidad (alimentación sana y actividad física). 

A su juicio, “la alimentación sana en niños es alta en fibra con ensaladas, verduras, frutas, comida integral y mucho pescado que tiene omega y DHA. Por ejemplo, el pescado es particularmente bueno para el cerebro porque tiene DHA, unos lípidos que favorecen el desarrollo cerebral”, dice.

En esa misma línea, para el investigador y doctor en Neurociencia Sergio Mora, químico farmacéutico de la Universidad de Chile, que cuenta con un postítulo en Neurofarmacología y Psicofarmacología,  “el magnesio es un micronutriente indispensable para varias funciones como la contracción muscular, función cardíaca, metabolismo energético, síntesis de proteínas, integridad ósea y dientes, entre otras”. 

A nivel cerebral, explica el doctor Mora, “se ha demostrado su importancia en el aprendizaje y la memoria ya que participa en los procesos de plasticidad neuronal y consolidación de la memoria en el hipocampo. Respecto a la alimentación rica en proteínas, si bien estos macronutrientes son fundamentales para la construcción y reparación de nuestros tejidos, su consumo excesivo puede ser perjudicial ya que durante su metabolismo se generan radicales oxidativos libres que se acumulan y dañan las neuronas y perjudican la función cerebral. Además, si son proteínas de origen animal pueden aumentar el riesgo de obesidad”.

En conclusión, “sabemos que las dietas más saludables son las dietas equilibradas, ya que un consumo excesivo de proteínas va en desmedro de la ingesta de otros nutrientes tan importantes como las proteínas, como son los carbohidratos que proporcionan la energía que necesita el cerebro para funcionar bien, por su aporte de glucosa. En síntesis, a mi parecer, tanto las carencias de magnesio y proteínas como sus excesos son perjudiciales”.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.