Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2021 - Edición 257

Escuelas Inclusivas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Avances en inclusión, que todavía no son suficientes

Trabajar por la inclusión es clave y enseñar a vivirla a los alumnos es fundamental porque, tal como cuenta Maritza A. Cottenie Smith, directora del Colegio Parroquial Santa Rosa de Lo Barnechea, “la vida post escuela es inclusiva, eso requiere que todos tengamos la capacidad de conocernos, valorarnos y potenciarnos, independiente de nuestra situación específica”.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Avances en inclusión, que todavía no son suficientes

Para la directora del establecimiento que pertenece a la RED Irarrázaval, Maritza A. Cottenie Smith, “se ha avanzado en materia de inclusión, en términos de inclusión hemos avanzado, aunque falta mucho”.

A su juicio, se ha progresado, pero todavía falta mucho camino por recorrer. En el caso del Colegio Parroquial Santa Rosa de Lo Barnechea, cuenta Maritza, trabajar por una cultura de inclusión es parte del sello del colegio, tanto para los alumnos que tienen Necesidades Educativas Especiales, como para el resto del grupo.

—¿Por qué?

—Porque antes, aquellos niños que no tenían los resultados eran tontos o enfermos, se atendían en las casas y, luego, se hicieron escuelas especiales. Hasta que después se integraron a las escuelas típicas, pero eran atendidos en forma especial (frecuentemente se sacaban del aula).

Actualmente, cuenta la directora, “estamos en proceso de evitar sacarlos del aula y adecuar el sistema a los diferentes tipos de alumnos, no solo al alumno ‘especial’. De algún modo, se piensa que todos somos especiales. Esto está en proceso, diría yo que se está iniciando”.

“Creo que como colegio vamos creciendo poco a poco para dar mejor atención al niño de inclusión, pero especialmente a los otros para que sean parte de un crecimiento social comunitario que es a lo que estamos llamados en nuestro PIE”.

—¿De qué manera han trabajo por la inclusión de los alumnos, mientras hemos vivido como sociedad en pandemia? 

—La pandemia, por un lado, nos afectó positivamente: los niños de inclusión tuvieron algunas ventajas para asistir al colegio, tuvieron prioridad. Además, como tienen profesoras especiales, ellas pudieron dar más apoyo personalizado.

Pero mirado en forma más negativa, podríamos decir que en algunos alumnos se detuvieron los procesos de desarrollo, con lo cual involucionaron, especialmente aquellos que tienen problemas sociales y de autonomía.

—Pese a que los beneficios de la escuela inclusiva son tan reconocidos, ¿por qué crees que existe un cierto temor de algunas familias y apoderados de que sus hijos formen parte de escuelas más inclusivas?

—Porque los niños de inclusión tienen comportamientos diferentes a los típicos y eso asusta, no saben cómo manejarlos. Es común que generen algún tipo de diferencia o conflicto, muchos prefieren que sus hijos no tengan conflictos en vez de que logren aprender a resolver conflictos.

—Como colegio, ¿de qué manera trabajan el tema de la inclusión? ¿Consideran suficiente el apoyo que han recibido de parte del PIE?

—Falta mucha formación y capacitación para los profesores PIE y para los profesores de aula típica, así como para los apoderados y niños.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.