Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2021 - Edición 256

Gestionar una sana convivencia escolar, más que necesario

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Escuelas rurales, ¿cómo han trabajado en pandemia?

La pandemia vino a evidenciar las dificultades que enfrenta la educación rural, en especial las limitaciones de conexión que existen en muchos lugares, por ejemplo. De todo aquello y de cómo se organizaron conversamos con Rodrigo Inostroza, asesor y miembro del Gabinete de la Dirección de Educación Pública.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Escuelas rurales, ¿cómo han trabajado en pandemia?

La realidad no ha sido fácil para los colegios, y menos para aquellos establecimientos que se ubican en zonas rurales.  “Si consideramos que muchas de las escuelas rurales se encuentran en zonas aisladas, esto significó para nuestros estudiantes no solo dificultades al momento de establecer estrategias remotas de educación, sino también experiencias de soledad y desconexión para cientos de niños y niñas”, explica Rodrigo Inostroza, asesor y miembro del Gabinete de la Dirección de Educación Pública.

Cuenta  el asesor que como Dirección de Educación Pública asumieron rápidamente “este tema y trabajamos junto a Acción Educar en la elaboración de cuestionarios socioemocionales para desarrollar con los estudiantes y apoderados, ya que creemos que es un tema sumamente importante de trabajar con los estudiantes”.

—¿Qué aprendizajes ha dejado la pandemia? 

—Como toda crisis deja al desnudo las carencias, también deja en evidencia las fortalezas de los muchos profesores que se desempeñan en ruralidad, ya sea desde asignaturas o como profesores encargados. Ellos fueron los verdaderos héroes y referentes para sus estudiantes. Muchos de ellos aprendieron nuevas formas de enseñar y fueron al encuentro de sus estudiantes y sus comunidades. 

Explica Rodrigo Inostroza que el desafío más importante es “sacar a la luz la inmensa labor que llevan a cabo las escuelas rurales, en ellas se dan muchas veces verdaderas comunidades de aprendizaje entre niños de diferentes edades”. 

Cuenta Rodrigo que han conocido maravillosas historias de profesores y profesoras que, llenos de una gran vocación, han mantenido el contacto con los niños y sus familias. “Creo que es mucho lo que debemos aprender de los profesores rurales, ellos tienen una visión integral de sus estudiantes y un profundo vínculo con sus familias y la comunidad. Sin duda, los profesores de la educación rural son profesionales con una vocación tremenda”. 

Es importante mencionar que cada Servicio Local de Educación Pública (SLEP) cuenta con una Unidad de Apoyo Técnico Pedagógico, desde la cual se coordinan las distintas estrategias de ayuda a las escuelas.

—¿Qué aportaron los diagnósticos integrales de aprendizaje que han desarrollado?

—Los resultados en general nos entregan información no muy distinta a lo que ya sabemos a nivel nacional, en donde existen importantes rezagos en los aprendizajes y en las condiciones socioemocionales de los estudiantes. En este sentido todo hace no menos que reforzar la importancia de la presencialidad.

Explica Rodrigo que un factor fundamental y relevante es analizar los resultados oportunamente para la toma de decisiones y la generación de un plan de acción que permita en un periodo de tiempo acotado abordar las habilidades descendidas en los niños y niñas de los niveles evaluados. “Quisiera en este punto destacar la iniciativa del Servicio Local de Educación Llanquihue (que atiende 52 escuelas rurales con una matrícula aproximada de 3.300 estudiantes) quienes han desarrollado una forma de análisis interesante de abordar los datos”.

—En el caso de los establecimientos rurales de este territorio los resultados en Lenguaje y Matemática en general han sido más auspiciosos que en escuelas urbanas. El factor que puede generar este interesante cambio es una práctica de instalación de capacidades en los docentes y profesores encargados mediante su equipo de acompañamiento, donde se han ido generando reuniones con los establecimientos con el único objetivo de poder analizar en conjunto los resultados y desde allí establecer estrategias pertinentes de mejora. Lo anterior resulta relevante, toda vez que el análisis y construcción de estrategias sin la participación de los docentes es infructuoso; además esta forma de trabajar participativamente permite instalar y potenciar el liderazgo en las comunidades educativas, cobrando un sentido educativo, generando sellos en el territorio e incorporando poco a poco una nueva forma de vincularse con este nuevo sostenedor.

—¿En qué consiste el programa prendo&aprendo y cómo ha sido la evaluación?, ¿ya lo implementaron?

—Es un programa del Ministerio de Educación que tiene como objetivo brindar apoyo a escuelas rurales, establecimientos en categoría de desempeño insuficiente y escuelas cuyos estudiantes tienen un limitado o nulo acceso a internet.

Se trata, dice Rodrigo Inostroza, de un equipamiento y hardware que permite que los alumnos y profesor puedan conectarse remotamente vía wifi a los contenidos que tengan precargados de forma local. Es capaz de almacenar 500 GB, es fácil de utilizar y tiene la cualidad de actualizar los contenidos vía USB Drive o conectando un punto de red.

En el caso de las escuelas rurales dependientes de los SLEP, 39 de ellas han podido disponer de este recurso, el cual ha sido muy valorado por los profesores encargados. Hablamos especialmente de escuelas más aisladas y con problemas de conectividad.

—¿Qué desafíos tienen para este 2021?

—Sin duda, el principal objetivo es que, dentro de un proceso seguro de reencuentro en la escuela, se puedan desarrollar buenos procesos de enseñanza. Es vasto el rezago en los aprendizajes y los procesos de lectoescritura son prioritarios, dado el impacto que ello tiene como condición para nuevos aprendizajes. Para esto se deben conjugar variables que dicen relación con apoyos pedagógicos y formación docente, especialmente con foco en educación multigrado.

Sobre los Servicios Locales de Educación Pública 

  • Los Servicios Locales de Educación Pública (SLEP) son parte de una nueva institucionalidad estatal en la cual los establecimientos educacionales que antes dependían de las municipalidades, hoy pasan a pertenecer a un SLEP. Este organismo técnico tiene como función ser el nuevo sostenedor con dedicación exclusiva para asegurar la calidad de la educación pública. 

  • En la actualidad casi la mitad de los establecimientos educacionales que conforman los SLEP son rurales; sin embargo, las realidades son muy dispares en cada territorio. Por ejemplo, mientras en el SLEP Atacama (que comprende las comunas de Copiapó, Caldera, Tierra Amarilla, Chañaral y Diego de Almagro) el 15% de los establecimientos son rurales; en el caso del SLEP Llanquihue (que comprende las comunas de Fresia, Frutillar, Los Muermos, Llanquihue y Puerto Varas) el 74% de los establecimientos son rurales.

  • Además de esa diferencia podemos encontrar escuelas uni- o bidocentes, en donde se imparte educación multigrado y/o en cursos combinados.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.