Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2021 - Edición 255

La tecnología, ¿Cambió la forma de enseñar o no?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Consejos de autores: Cuando educar se vuelve cuesta arriba

“Siento que no me la puedo”, “la adolescencia nos tiene superados”, “me falta autoridad”, “pierdo el control”… son frases que los profesores escuchan muy seguido en sus reuniones con los padres. Tres escritores a través de sus libros entregan valiosos y prácticos consejos.

Por: M. Ester Roblero
Consejos de autores: Cuando educar se vuelve  cuesta arriba

Laura Monge: Educar con gritos es un error y no da resultados

Esta escritora española, autora de “Educar sin gritos”, ha transformado esta frase en su legado a las familias. Sus argumentos son:

A nadie le gusta que le griten: No tiene sentido gritarles a las personas que más queremos en el mundo.

“Si yo grito, ellos gritan”. Esta es la experiencia de todos los padres del mundo; y lo peor es que los hijos responden gritando con las mismas expresiones y tono de voz que nosotros.

Si los padres nos acostumbramos a gritar, lo haremos cada vez más y más alto, “¡hasta que esos gritos te asustarán hasta a ti!”, dice esta autora. Llegados a este punto, es mejor buscar otra estrategia algo más eficaz.

Los gritos nos distancian de nuestros hijos. “Perdemos respeto y autoridad, para dejar paso al miedo. Esto hace que además perdamos confianza y comunicación, claves esenciales en toda relación”, señala.

Si queremos ser modelo educativo, tendremos que comprobar que los conflictos se pueden resolver de forma serena, así que hay que demostrárselo a los hijos.

Laura Monge explica en su libro y en sus talleres que para cambiar un hábito se necesitan al menos cuatro meses de empeño continuo, porque tenemos que crear un nuevo circuito cerebral, el cual se consolida precisamente ejercitándolo. Para no gritar, recomienda poner en práctica las viejas recetas de la sabiduría popular, que tienen bastante base científica: respirar hondo, contar hasta diez, tomar asiento y hablar pausadamente, para de a poco ir cambiando ese hábito de educar a gritos, que claramente: ¡no funciona!

Quién es: es licenciada en Farmacia por la Universidad de Navarra, máster de Neuropsicología, y máster de Formación del Profesorado de Educación Secundaria. Es madre de cinco hijos. Vive en España y es autora del libro «Educar sin gritos». Dirige la plataforma Escuela Lemon.

Mariolina Ceriotti: No existen los padres ni las familias perfectas

Esta neuróloga cuenta en sus libros que a diario se encuentra con padres ansiosos, angustiados, inseguros de sus propias capacidades, que repiten “no sé qué hacer”. Los hijos, conscientes de esa inseguridad, los desafían con más fuerza y así, como en un círculo vicioso, la tarea educativa se vuelve una pesada carga. 

Al respecto, esta científica y escritora italiana aclara dos ideas en su libro “La familia imperfecta”. Primero, no existe el padre perfecto, la madre perfecta, el hijo perfecto, o la familia perfecta. Segundo, nuestra propia imperfección no es un fracaso, sino algo que nos impulsa a recomenzar, a querer ser mejores. Dicho esto, Mariolina Ceriotti transmite en su libro algunos excelentes consejos para los padres:

• Todo niño nace con algo muy valioso: la confianza en sus padres. Aunque su madre o su padre sean “imperfectos”, el hijo valora su cariño incondicional y lo que hacen por él. No quiere a otras personas a cambio, explica esta autora, ¡quiere a sus propios padres!

• Pero, a la vez, todo niño necesita ser educado por padres adultos. Por eso hay que entender que la relación padre-hijo no es una relación entre iguales, sino entre adultos y niños o adolescentes. Esto es importante, porque los niños naturalmente experimentan desde el nacimiento cierta tendencia a la tiranía y, especialmente hoy, muchos padres o madres viven como eternos adolescentes, negándoles a sus hijos el ejemplo maduro que necesitan. No asumen el costo de limitarlos y guiarlos, explica. Pero es un derecho de los hijos que sus padres les muestren el camino y les marquen los límites, mostrándoles la diferencia entre el bien y el mal.

• En su consulta médica Mariolina Ceriotti se encuentra muchas veces con padres que culpan a su propia infancia y educación de los problemas que tienen con sus hijos. O a una malentendida “herencia”. Pero aclara que “ningún episodio del pasado, por muy doloroso y difícil que sea, constituye por sí mismo una hipoteca definitiva sobre el futuro”. No podemos sentirnos condicionados o predestinados por nuestra propia historia familiar; tampoco podemos “encadenar” a nuestros hijos a ningún pasado.

Quién es:  Mariolina Ceriotti es médica, neurosiquiatra infantil y psicoterapeuta para adultos y parejas. Es conocida por sus conferencias y artículos sobre la familia, dirigidos a padres y profesores. Es madre de seis hijos. Vive en Italia y es autora de varios libros, entre ellos «La familia imperfecta. Cómo convertir los problemas en retos». 

José Carlos Ruiz: El superpoder de los padres está en los valores

Algunos padres se sienten inseguros a la hora de educar a sus hijos adolescentes porque sienten que les falta preparación, no terminaron el colegio o no tienen profesión. Además, señala este autor español, hoy vivimos en un mundo lleno de información y muchos creen que la paternidad implica ser expertos en comunicación, resiliencia, o psicología. Y si bien nunca está de más querer formarse, José Carlos Ruiz aclara que el principal superpoder de los padres radica en sus valores.

De ahí el título de su entretenido libro: “De Platón a Batman”, en el cual pregunta: ¿Por qué resultan tan fascinantes para los niños Superman, Batman, Spiderman, la Mujer Maravilla, el Capitán América y otros superhéroes? La respuesta está en el código moral de todos estos personajes: Superman es incorruptible, la Mujer Maravilla defiende la verdad, el Capitán América es ejemplar, Spiderman es curioso y justiciero, y Batman es solidario, enfrenta con valentía sus miedos de niño, es capaz de compartir y de trabajar en equipo. Los superhéroes tienen habilidades y fuerzas sobrenaturales, pero incluso cuando las pierden y se sienten débiles, siguen sin flaquear abrazados a sus valores. Por eso los niños y adolescentes los admiran y por eso también pueden admirar a sus padres. 

Quién es:  es doctor en Filosofía Contemporánea por la Universidad de Sevilla, académico de esa misma casa de estudios superiores. Sus investigaciones se centran en la filosofía de la cultura, el análisis de la sociedad hipermoderna y la aproximación de la filosofía a lo cotidiano. Es autor de libros de éxito editorial, como «El arte de pensar» (2018), y «De Platón a Batman: manual para educar con sabiduría y valores» (2017), entre otros.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.