Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2021 - Edición 255

La tecnología, ¿Cambió la forma de enseñar o no?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Colegios vespertinos una nueva oportunidad

Existe una cantidad importante de jóvenes que no terminaron sus estudios y se vieron forzados a abandonar su escolaridad. Para ellos existen interesantes alternativas, que han funcionado pese a la pandemía. De eso conversamos con Dante Galgani, director de Casa Estudio Chaminade.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Colegios vespertinos una nueva oportunidad

Cuando le preguntamos sobre los orígenes de Casa Estudio Chaminade, su director, Dante Galgani, nos contó que el establecimiento educacional fue fundado para atender a niños, niñas y jóvenes que por distintos motivos han desertado del sistema tradicional de educación. “En la actualidad somos un colegio bajo la modalidad de Educación para Personas Jóvenes y Adultas (EPJA), que requieren nivelar sus estudios de educación básica y media”, dijo. 

En el contexto de pandemia, uno de los desafíos mayores, nos reveló, fue el hecho de que han debido enfrentar el riesgo de una nueva deserción o interrupción de la trayectoria educativa de parte de los alumnos. Para abordar aquello, “hemos implementado estrategias en clave emocional, porque consideramos que una de las lecciones que nos está dejando la pandemia es entender que la educación emocional es la clave. Esto ha requerido que los profesionales del colegio y el equipo en general desarrollen habilidades socioemocionales, y con ello poder también instalar estas capacidades en nuestros estudiantes”. 

—¿Por qué es importante?

—Hoy más que nunca es necesario que los alumnos puedan expresar lo que sienten, que aprendan a reconocer las emociones que las distintas situaciones que enfrentamos pueden generar. Esto, sin duda, nos ha permitido detectar posibles riesgos de deserción escolar en nuestros estudiantes.  

Una parte de la propuesta pedagógica para este año 2021, señala el director, ha sido el incluir horas de formación socioemocional. En este espacio se generan actividades lúdicas de expresión verbal, corporal, artística, por vía remota, “para que nuestros estudiantes desarrollen experiencias positivas de aprendizaje socioemocional. Estos espacios son facilitados por la dupla psicosocial y la terapeuta ocupacional del establecimiento”. 

—¿Qué significa el nombre de su establecimiento?

—El nombre de nuestro colegio también es una propuesta en sí. Nos llamamos Casa Estudio Chaminade porque hemos querido propiciar una educación desde el concepto de una CASA, con el fin de que el proceso educativo sea en un contexto familiar, de cercanía, de preocupación por la persona. En una casa debe existir un sentido de grupo de pertenencia, de solidaridad y empatía, que nos lleva a conectarnos y preocuparnos del otro. Esta mirada también colabora profundamente en evitar que los alumnos deserten del sistema. 

—¿De qué manera se han organizado para seguir trabajando?

—La modalidad EPJA (“Educación de Personas Jóvenes y Adultas”), a la cual se halla adscrito nuestro colegio, permite un funcionamiento en jornada diurna y vespertina. En la jornada vespertina participan fundamentalmente padres o madres de familia que no han podido finalizar su educación, y este horario vespertino les permite conciliar sus responsabilidades laborales y familiares. La mayoría de los adultos que se encuentran estudiando desea cumplir con su sueño de obtener la licencia de educación media, y con ello continuar su trayectoria educativa, y de paso mejorar sus expectativas laborales. 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.