Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2021 - Edición 256

Gestionar una sana convivencia escolar, más que necesario

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Experiencia Vocacional: una asignatura que abre puertas al mundo

Así define el director Andrés Vargas esta asignatura establecida por la Escuela Industrial Guillermo Richards Cuevas, en San Felipe, donde alumnos de primero y segundo medio rotan por las distintas especialidades que ofrece el colegio con el fin de descubrir cuál es la que más les gusta y al mismo tiempo recibir una educación integral. Aunque durante la pandemia se han acortado las semanas de cada especialidad, para priorizar el currículum nacional, la experiencia sigue siendo valorada, el director nos cuenta por qué.

Por: Paula Elizalde
Experiencia Vocacional: una asignatura que abre puertas al mundo

“Los primeros y segundos medios han sabido adaptarse a la modalidad actual y aprovechar las clases virtuales. Son bastantes participativos en general, gracias a que los profesores trabajan actividades interactivas con ellos para que sea una experiencia más ‘práctica’. 

Para los docentes, en cambio, es evidente que esta asignatura pide a gritos ser más práctica y presencial para cumplir cabalmente con sus objetivos de aprendizaje”. Así resume Andrés Vargas, director de la Escuela Industrial Guillermo Richards Cuevas, perteneciente a la RED de establecimientos de la Fundación Irarrázaval, cómo ha sido el desarrollo de la asignatura Experiencia Vocacional durante la pandemia. 

Alumnos de la Escuela Industrial Guillermo Richards Cuevas en su paso por la “Experiencia Vocacional”.

Aprendizaje basado en problemas

Aunque, como señala el director, a los profesores les gustaría que fuera presencial, y cuando se ha podido así lo han hecho, también han aprovechado la modalidad virtual para conectar el aprendizaje con ejemplos puntuales que los alumnos viven en su entorno familiar. Como cuenta Vargas: “Es una forma de aplicar el método de aprendizaje basado en problemas. Por ejemplo, ¿por qué hacen ‘corte’ los alargadores cuando les conecto muchos artefactos? O, ¿por qué a un auto le cuesta partir cuando hace frío? Entonces, a partir de su experiencia, los alumnos se sienten movidos a participar y se sienten capaces de explicar problemas para ellos conocidos. Así se van conectando con sus gustos e intereses y van descubriendo las posibilidades que les da cada especialidad”. 

El paso por distintas especialidades los guía en su decisión al mismo tiempo que les entrega una educación integral.

Orientado de distintas maneras

“Los profesores tienen la intención permanente de darles a conocer diferentes aspectos de sus especialidades, para ir ampliando la visión de los niños. Incluso, tenemos un programa radial en el que se dan a conocer las especialidades, para que no sólo el estudiante sepa de qué se trata, sino también su familia, y así lo puedan ayudar a orientarse”, señala Andrés. 

El director cuenta que, aparte del trabajo directo en Experiencia Vocacional, la escuela cuenta con un programa de orientación llamado GPS, “justamente para apoyar la elección vocacional de los estudiantes”. Este programa cuenta con intervenciones de los orientadores en los cursos, encuestas y test vocacionales y apoyo personal a quienes lo requieran.

Los jóvenes rotan entre las distintas especialidades del establecimiento educacional de San Felipe.

La práctica prima

A pesar de que ha sido una buena experiencia la de la asignatura vocacional de manera virtual, “hay deseo por hacer actividades prácticas y quedan con ‘hambre’ de descubrir nuevas cosas”, cuenta Andrés Vargas y agrega: “Creo que los alumnos le dan importancia a la asignatura. Ahora bien, como hemos disminuido la duración de las rotaciones debido a la priorización curricular, los cambios tan rápidos entre una especialidad y otra les están generando confusión ya que, por diversas circunstancias, algunas rotaciones han sido solamente dos semanas o dos clases, una en donde se pasa algún contenido y otra donde se evalúa”.

Andrés Vargas, director Escuela Industrial Guillermo Richards Cuevas, de San Felipe.

“También me di cuenta de que en algunos cursos le entregan un valor adicional al ir a los talleres ya que, por ejemplo, los niños comentaban que los papás solo los envían cuando les toca taller, situación que se repite en los cursos superiores, y es porque la posibilidad de algo práctico o de trabajar con alguna herramienta o máquina no está en casa; por tanto, esos 45 minutos en el taller son oro puro. Los alumnos ven Experiencia Vocacional no como una asignatura más, sino como un lugar en donde se les abre un mundo por descubrir o por redescubrir”, concluye Vargas. 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.