Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2021 - Edición 256

Gestionar una sana convivencia escolar, más que necesario

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

En el sector TP: Cómo paliar los efectos del covid-19

En un reciente estudio sobre covid-19 y formación técnico-profesional, la OCDE explicó la necesidad de involucrar el entorno productivo cercano a las instituciones que ofrecen esa educación, para apoyar la continuidad de las prácticas profesionales de los alumnos, nos contó Hernán Araneda, gerente de Desarrollo Humano de la Fundación Chile.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
En el sector TP: Cómo paliar los efectos del covid-19

A las dificultades de realizar las prácticas se suma el hecho de que los alumnos no solo aprenden menos, sino que pueden desmotivarse, aumentando los riesgos de deserción, nos contó Hernán Araneda, gerente de Desarrollo Humano de la Fundación Chile.

Para evitar que ello ocurra, es clave ocuparse del tema, porque la deserción “permanente tiene efectos de muy largo plazo en las trayectorias laborales de los jóvenes y es, por tanto, indispensable tomar medidas que la prevengan”.

—¿Cómo hacer la FTP más resiliente? ¿Cuáles han sido las lecciones de la covid?

—La formación técnico-profesional aspira por definición a ser una experiencia de aprendizaje con un fuerte componente práctico, en lo posible en alguna modalidad de alternancia entre el aula y un espacio laboral (empresa, institución, sector público). La imposibilidad de ofrecer estos espacios de aprendizaje, dadas las restricciones propias del actual régimen sanitario, afecta sustantivamente el aprendizaje de cientos de miles de estudiantes de la EMTP y también de la educación superior técnico-profesional.

Una consecuencia de lo anterior es que los estudiantes no solo aprenden menos, sino que también pueden desmotivarse, aumentando los riesgos de deserción. 

—¿Qué se puede hacer para revertir la deserción?

—En este sentido un desafío inmediato es asegurar que el estudiante siga vinculado con el liceo o la institución de educación superior en que cursa sus estudios. Este “engagement” del estudiante supone un contacto frecuente y significativo con docentes capaces de acompañarlo en su proceso de aprendizaje en estas circunstancias inusuales, atendiendo también a la situación socioemocional en que se encuentra.

Una condición, por tanto, indispensable para mantener la continuidad del aprendizaje y la motivación e involucramiento del estudiante es que liceos, CFT, IP y universidades tengan la capacidad de transitar a modalidades híbridas de aprendizaje apoyadas en diversas combinaciones de recursos online, presenciales y semipresenciales, con coaching docente y acompañamiento permanente. 

—¿Qué buenas prácticas de esta índole son factibles de implementar?

—Los estudiantes de la FTP en gran parte provienen de familias con alta vulnerabilidad, por lo cual todas las medidas que las instituciones han tomado repercuten en los sectores menos aventajados de nuestro país. Dar continuidad a los procesos de enseñanza con modalidades tan diversas como clases online, tutorías telefónicas o enviar packs de trabajo a los hogares de los estudiantes para que puedan hacer sus clases prácticas, ha permitido avanzar en los aprendizajes pese a la limitante de la falta de presencialidad y refleja el compromiso de las instituciones y sus docentes con los estudiantes FTP.

El concepto de redes socioeducativas es importante para entender que el destino de los estudiantes no es un asunto del liceo solamente, sino que de todo su entorno social y económico. Movilizar redes socioeducativas a nivel de territorio con importante presencia del sector empleador es una dimensión clave propuesta por la OCDE.

Beneficios de Eleva y sus repercusiones 

*Eleva es posiblemente el mayor esfuerzo de articulación educación-trabajo con foco en fomentar trayectorias formativo-laborales de estudiantes vulnerables de la EMTP y de la ESTP. Los resultados de la labor que por más de tres años ha desarrollado el programa Eleva y, a partir de este, “CCM – Eleva” tras su alianza con el Consejo de Competencias Mineras en las regiones mineras del país, dan cuenta de la importancia e impacto que esta iniciativa genera en muchos jóvenes que ven en la FTP una alternativa concreta de superación y movilidad social, sobre todo considerando que se trata del grupo estudiantil que presenta mayores índices de vulnerabilidad.

*A través de su programa de prácticas laborales, se han generado oportunidades reales en los futuros técnicos del país por medio de un trabajo colaborativo con la industria, a través del CCM, que ya ha permitido a cientos de jóvenes del norte de nuestro país acceder a realizar pasantías en las principales compañías mineras y proveedoras del sector. 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.