Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Sep 2021 - Edición 255

La tecnología, ¿Cambió la forma de enseñar o no?

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Jorge Poblete, subsecretario de Educación: “Evaluar es y seguirá siendo fundamental para trabajar las brechas educativas”

Hace algunas semanas apareció en la prensa la posibilidad de reponer el Simce en algunos cursos, pese a la pandemia y considerando todos los resguardos necesarios. Sobre este tema y la importancia de realizar evaluaciones conversamos con el subsecretario de Educación, Jorge Poblete.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Jorge Poblete, subsecretario de Educación: “Evaluar es y seguirá siendo fundamental para trabajar las brechas educativas”

Frente a la disyuntiva de si se hará o no esta evaluación, quisimos preguntarle al subsecretario de Educación, Jorge Poblete, y su respuesta fue clara: “El Plan de Evaluaciones 2021-2026 fue aprobado por el Consejo Nacional de Educación; y para este año en particular se cuenta con un acuerdo entre el Consejo y el Ministerio de Educación para que el Simce se realice de manera presencial sólo si las condiciones sanitarias lo permiten”.

Respecto a las calificaciones, dijo que cada establecimiento cuenta con su propio sistema de evaluación, el cual implementa de acuerdo a su programa y proyecto educativo. “Por otro lado, para poder dimensionar los efectos de la pandemia en los aprendizajes de los estudiantes, la Agencia de Calidad y el Mineduc pusieron a disposición de todos los colegios del país el Diagnóstico Integral de Aprendizajes (DIA)”. 

—¿De qué se trata el DIA? 

—Es un instrumento de evaluación autoaplicado y su aplicación es solo formativa. Eso quiere decir que no se puede calificar a los estudiantes de acuerdo a sus resultados. Su objetivo es que los docentes cuenten con información para que ellos, de acuerdo a su realidad y contexto, realicen las acciones pedagógicas que consideren más pertinentes. 

Más de 7.000 colegios aplicaron el Diagnóstico Integral de Aprendizajes en marzo, y todos ellos ya cuentan con sus resultados, ya que la plataforma les entrega un reporte de manera inmediata.

Además, se les ha entregado una serie de instrumentos de orientación para que puedan aprovechar esa información y hacer un buen uso de los resultados.

—¿Cómo se ha usado la información que reporta el DIA? 

—Más de 7.000 colegios aplicaron el Diagnóstico Integral de Aprendizajes en marzo, y todos ellos ya cuentan con sus resultados, ya que la plataforma les entrega un reporte de manera inmediata. Esos reportes también incorporan orientaciones y, además, la Agencia de Calidad dispuso una serie de herramientas de orientación para apoyar a los establecimientos en el uso de esos resultados. Esto incluye talleres, asesorías personalizadas y también encuentros entre colegios, en los cuales uno que implementó una estrategia exitosa utilizando los datos del DIA se las enseña a otros tres que tienen dificultades en una misma área. Asimismo, la información que recoge el DIA nos ha permitido, como Mineduc, generar una serie de acciones para apoyar a los establecimientos que más lo requieren; por ejemplo, mediante el programa “Chile Recupera y Aprende”. 

—¿Cómo hacer que los resultados de las pruebas permitan buena retroalimentación?

—El Diagnóstico Integral de Aprendizajes es una herramienta que, junto con entregar reportes de resultados inmediatos, entrega orientaciones para los docentes. Para hacer un buen uso de los resultados es importante analizarlos, y a partir de ese análisis tomar decisiones. Especialmente en pandemia, analizar y usar los datos educativos permite poner foco en lo más crítico. Por ejemplo, si una escuela detecta que en uno de sus cursos la mayoría de los estudiantes declara sentirse afectado socioemocionalmente, puede convocar a su equipo de convivencia escolar o apoyo psicosocial para generar una estrategia que permita abordar esa necesidad cuanto antes.

—¿Se seguirá evaluando entonces de igual manera luego en la pospandemia?

—Evaluar es y seguirá siendo fundamental para trabajar las brechas educativas, que sabemos se han acrecentado producto de la pandemia, especialmente en los sectores más vulnerables. Mientras la evaluación externa es una herramienta que permite medir los aprendizajes del sistema educacional completo, la evaluación formativa permite que cada establecimiento monitorice los avances de sus estudiantes. Ambas forman parte de un sistema de evaluación que es necesario para mejorar los aprendizajes, especialmente en un escenario crítico como el que estamos atravesando. 

—¿Por qué es clave seguir evaluando?

—La evaluación es una herramienta importantísima en el quehacer docente, le permite al profesor saber dónde están parados sus alumnos, en qué necesitan refuerzo, pueden identificar si hay alguno que se está quedando atrás y necesita más ayuda; en fin, es una actividad central del proceso educativo y una oportunidad para fortalecer y consolidar los aprendizajes. Por una parte, la evaluación entrega información para tomar decisiones pedagógicas según los resultados y, por otra, abre espacios de retroalimentación.

—¿Sirven las pruebas si los alumnos pueden contestar desde sus casas? ¿Cómo incentivar la autorregulación de los alumnos?

—Con la pandemia hemos constatado que las clases presenciales son irremplazables, y esto atraviesa el proceso educativo completo, incluyendo las instancias de evaluación. La escuela es un espacio democrático, en el cual todos los estudiantes aprenden y se desarrollan en igualdad de condiciones. Por ejemplo, no todos en sus casas tienen un espacio tranquilo y adecuado para estudiar o contestar una prueba. O muchas veces pasa que los padres ayudan a sus hijos más pequeños a contestar evaluaciones en línea. Además, si no están en sus colegios, se pierde el rol mediador, facilitador y regulador que tiene el docente de manera presencial. Es por esto que es tan importante poder medir de manera más exacta cuando las condiciones sanitarias lo permitan, con los instrumentos que consideran el plan de evaluación ya aprobado.

—¿Por qué son necesarias las pruebas externas e internacionales?, ¿qué nos permiten medir? 

—Las evaluaciones externas son instrumentos que permiten llegar a todos y cada uno de los estudiantes. De esta manera, podemos visibilizar el cuadro completo del estado de los aprendizajes de los estudiantes, de manera que el sistema educativo pueda tomar decisiones e implementar políticas públicas que sean acordes a las necesidades de las escuelas y los estudiantes. En una situación como la actual, esto se vuelve aún más urgente, ya que para enfrentar las consecuencias de la pandemia primero necesitamos conocer el impacto preciso que ella ha tenido.

Las evaluaciones externas, además, permiten visibilizar las brechas educativas que se acrecientan, se mantienen o se superan. En Chile, y esto lo sabemos gracias a los resultados que sistemáticamente entrega el Simce, la histórica brecha entre hombres y mujeres en Matemática se ha reducido, pero esta persiste respecto a la ansiedad que los estudiantes sienten frente a este tema. La pandemia afectó enormemente los aprendizajes, y debemos actuar a tiempo para que el daño no sea irreversible.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.