Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2021 - Edición 252

Evaluar, un desafío constante

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

10 afirmaciones sobre la evaluación en tiempos de educación a distancia

10 afirmaciones sobre la evaluación en tiempos de educación a distancia

Desde la vereda de los expertos:

Rodrigo López, gerente general de la potenciadora educacional Aptus 

1. “Para poder evaluar en pandemia, al igual que en tiempos normales, las evaluaciones sumativas y las formativas tienen un rol clave”.

Las evaluaciones sumativas al final de cierto periodo son una herramienta clave. Éstas debieran ser comunes por nivel y fijar qué se espera que sean capaces de hacer los estudiantes al final de ese periodo. Esto permite alinear expectativas de todo el equipo docente y obtener información de aprendizajes comparable para toda la institución. 

Por otro lado, la evaluación formativa es esencial para ir ajustando semana a semana la enseñanza a lo que los estudiantes están aprendiendo. Nos permite saber qué se aprendió y qué debo reenseñar. 

2. “Hay que ser muy estratégico en cómo aplicar la evaluación formativa de modo que no sea una sobrecarga gigante de trabajo para el equipo docente”.

Para ello, yo privilegiaría estrategias en tiempo real de evaluación formativa, que se aplican durante la clase, lo que nosotros llamamos estrategias de chequeo de la comprensión y también estrategias de participación, ya sean para clases presenciales u online. Estas estrategias permiten chequear aprendizajes varias veces durante la clase sin dejar al profesor con trabajo para la casa o minimizándolo.  

3. “Las evaluaciones que se dan desde la casa obviamente tienen un mayor riesgo de ‘trampa’. Sin embargo, hacer de vez en cuando evaluaciones por sistemas online, con limitaciones de tiempo, igual nos entrega cierta información relevante, en especial al mirar los puntajes más descendidos”.

Si con todas esas posibilidades de “apoyos” que en teoría inflarían las notas, igual tenemos muchos estudiantes muy descendidos, significa que tenemos claramente un problema. Respecto a cómo pasarlas a calificaciones, yo aprovecharía las calificaciones en este periodo para motivar algo clave, que es la atención y participación en clase: no se puede aprender si no se está pensando activamente en algo, y una de las principales dificultades de la educación a distancia es mantener la atención y participación. Es por esto que privilegiaría la evaluación formativa en tiempo real, durante la clase, y la complementaría con controles breves y frecuentes, con tiempo e idealmente con corrección automática para no sobrecargar de trabajo de corrección a los docentes. 

4. “Una forma de evaluación formativa son pruebas –que son una pieza clave– pero hay muchas más opciones”. 

Hay que ser muy estratégico y creativos en cómo entregar esta retroalimentación (respuestas correctas o no) de forma eficiente. Por ejemplo: después de una prueba o trabajo, un profesor podría dedicar un tiempo enorme a corregir uno a uno y dar retroalimentación por escrito detallada a cada estudiante. Lo más probable que ocurra es que la mayoría de los estudiantes vea su nota, ojee la retroalimentación y no haga nada al respecto. Comparemos esto con revisar de forma diagonal el trabajo de los estudiantes e identificar errores comunes para planificar la reenseñanza en la clase siguiente. En la siguiente clase, al comienzo revisan en conjunto las preguntas clave de la prueba con los estudiantes, cosa que cada uno sepa en qué se equivocó y se profundiza en los errores conceptuales más relevantes. Con esto llegamos a tiempo para reenseñar (la clase después de la prueba) y no dos semanas después. 

5.  “Creo que la evaluación va a ir evolucionando a un balance complementario entre la evaluación formativa y la sumativa”.

Ambas son fundamentales y en ningún caso el avanzar en evaluación formativa implica eliminar los momentos clave que ocupan las evaluaciones sumativas por nivel al interior de los establecimientos y pruebas nacionales como el Simce.

 

Desde la vereda práctica:

Goighet Andrade, directora del establecimiento educacional Liceo Bicentenario Minero Su Santidad Juan Pablo II de Alto Hospicio

6. “Es necesario replantearse el proceso de evaluación que se tenía previsto, ya que en contexto virtual no se puede observar lo mismo que en el aula”. 

Es por esto que hemos dejado de lado las prácticas tradicionales de evaluación utilizando evaluaciones diagnósticas, formativas, sumativas, etc. y a su vez hemos tenido que definir distintas estrategias que nos permitan medir el nivel de logro obtenido por el alumno. 

7. “La evaluación durante este tiempo se ha implementado bajo una mirada formativa y con un foco directo en el acompañamiento y monitoreo de las actividades que nuestros docentes planifican”. 

Esta acción se encuentra integrada al proceso de enseñanza-aprendizaje. A través de la evaluación podemos dar cuenta, evidenciar y retroalimentar los logros y avances de nuestros estudiantes, acción que nos permite, como establecimiento, tomar decisiones que aporten en la mejora del proceso de enseñanza.

Por otra parte, contamos con un plan de evaluaciones por asignaturas, el cual tiene como objetivo plasmar a través de un proceso integrado y global, cierta cantidad de evaluaciones sumativas que evidencien: 1) el logro de aprendizajes, 2) participación en las actividades pedagógicas y, 3) una autoevaluación, en donde cada estudiante debe evaluar su desempeño y compromiso en cada asignatura.

8. “La evaluación formativa ha cobrado el protagonismo que merece este proceso y ha sido la oportunidad de materializar lo declarado en el actual decreto 67”.

Nos desafía a poder vencer los atajos tecnológicos que presenta la virtualidad y hacer de esta, un proceso auténtico y espontáneo que sea real reflejo del avance en el logro de aprendizajes de nuestros estudiantes, así como también debe ser una oportunidad para poder incursionar y atrevernos en nuevas formas de evaluar, considerando las vivencias de nuestros estudiantes y lo que son capaces de hacer.

En contexto de coronavirus, la evaluación formativa ha cobrado el protagonismo que merece este proceso y ha sido la oportunidad de materializar lo declarado en el actual decreto 67. Sin embargo, todavía nos queda como desafío poder comprender la evaluación como un proceso continuo e inherente a todo el proceso de enseñanza- aprendizaje.

9. “La evaluación se debe entender como parte inalienable del proceso de enseñanza-aprendizaje”. 

Se considera que la evaluación forma parte del proceso de planificación efectiva, pues se centra en el cómo y el cuánto aprenden los estudiantes. Además, la evaluación es uno de los focos vitales de las actividades en el aula, en la mirada de considerar el aprendizaje y la evaluación en un continuo de mejora.

La evaluación también genera impactos emocionales y, por lo tanto, se debe planificar, ajustar para que comprenda todos los estilos de aprendizaje y sea una práctica consistente y variada. Por último, la evaluación ayuda a los estudiantes para entender y aprender cómo mejorar y el uso de la autoevaluación les permite realizar la metacognición y reconocer sus logros y espacios de mejora.

10. “Los apoderados entienden la importancia de este proceso, pero tienden a darle más relevancia a la evaluación sumativa (notas)”.

Los profesores ven la evaluación como un proceso esencial en la enseñanza, ven la instancia para poder recoger información y tomar acciones concretas al respecto. Entienden este proceso no solo como un proceso sumativo o cuantificable, sino además como un proceso formativo inserto en todas las clases realizadas, donde dan cabida también a las retroalimentaciones de las mismas.

Por otro lado, los apoderados entienden la importancia de este proceso, pero tienden a darle más relevancia a la evaluación sumativa (notas) pues muchas veces, cuando los estudiantes se enfrentan a una evaluación formativa o diagnóstica, los apoderados, si bien es cierto lo comprenden, no le dan el mismo tenor de importancia.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.