Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2021 - Edición 257

Escuelas Inclusivas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Testimonio Profesores Inspiradores Constanza Cerda: “Voy marcando siempre las expectativas de mi clase a mis alumnos”

Tiempos como los que estamos viviendo nos recuerdan a cada momento la importancia de nuestros docentes. En esta edición queremos destacar el trabajo de Constanza Cerda, profesora de Historia y Geografía del colegio Ayelén en Rancagua.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Testimonio Profesores Inspiradores Constanza Cerda: “Voy marcando siempre las expectativas de mi clase a mis alumnos”

En pandemia no ha sido fácil, nos cuenta Constanza Cerda, profesora de Historia y Geografía del colegio Ayelén en Rancagua. Pero logrado, dice muy contenta. ¿Cómo? “Durante la pandemia mi forma de trabajar se ha basado mucho en la organización y la priorización de trabajos, es decir, separar lo urgente de lo importante. De esta forma, realizo una lista de las tareas que tengo en la semana y les fijo la fecha que tienen de entrega o plazo, así puedo comenzar a realizar un orden y dejo como urgentes aquellas que no se pueden posponer y deben ser las primeras en mi lista, y luego clasifico las importantes que son aquellas que puedo realizar otro día o terminadas las tareas urgentes”.

Organización, pero también entrega y cuidado de la salud emocional de sus alumnos. Un vínculo que ha creado con ellos y que ellos agradecen, por cierto. “La relación con mis alumnos principalmente se ha basado en que ellos se sientan cómodos en mi sala virtual; es decir, darles la confianza de que es un espacio donde nos podemos equivocar y donde están aprendiendo, por lo que he intentado transmitir a través de la pantalla confianza para que acabemos con esta vergüenza que muchas veces tienen a participar en clases”. 

A pesar de la importancia de cuidar ese vínculo con sus alumnos, Constanza nos enfatiza la importancia de creer en ellos y marcar, al mismo tiempo sus objetivos. “He marcado las expectativas de mi clase, así ellos desde que ingresan a la videollamada conocen qué es lo que yo espero que ellos cumplan y también cómo deben comportarse para que la clase se realice de manera exitosa”. 

¿Por qué Historia?

Entrando de lleno en su pasión, que es la historia, le preguntamos a Constanza por qué enseñar esa asignatura. “Primero que todo, porque es una asignatura muy completa, los niños aprenden de historia, geografía, política, economía. Segundo, estos últimos años han estado marcados fuertemente por distintos acontecimientos, el 2019 un estallido social, 2020-2021 una pandemia mundial, y creo que el estudio de la historia permite que los alumnos puedan observar similitudes y diferencias que se han presentado a través de ella cuando en otras épocas han sucedido acontecimientos similares. Tercero, la historia permite desarrollar diversas rutinas de pensamiento, en donde podemos fomentar el trabajo de nuestros alumnos en la búsqueda de problemas, hipótesis, pensamiento crítico, etc.; es decir, podemos entregar herramientas donde nuestros alumnos sean capaces de utilizar la historia no solo como una fuente de conocimiento, sino también como una herramienta que les permite pensar y construir un mejor futuro”. 

—¿Crees entonces que las humanidades refuerzan la formación integral de los alumnos?

—Las humanidades son importantes dentro del aprendizaje, porque a través de aquellas asignaturas vamos a lograr desarrollar en nuestros alumnos, capacidades como el comprender y argumentar información, llegando a ser capaces de crear su propia visión de mundo y opinión. También podemos lograr que nuestros niños sean capaces de trabajar en equipo, escuchen reflexivamente, entiendan el contexto en el cual están viviendo y los cambios culturales que observan día a día. En pocas palabras, permiten que nuestros niños el día de mañana sean adultos íntegros, y especialmente que sean conocedores y con pensamiento crítico sobre el presente que ellos vivirán.

Asegura muy convencida Constanza que “un pueblo que no recuerda su pasado está condenado a repetirlo; entonces, cuando nosotros ya conocemos nuestra historia, todo lo que hemos pasado y también cómo hemos logrado sortear algunos obstáculos, ya sean políticos, sociales y hasta culturales, podemos tomarlos como ejemplo para entender el desarrollo de nuestro presente y por qué no buscar soluciones en nuestros entornos más cercanos”.

“Si los alumnos aprenden de historia y conocen la vida de nuestros antepasados se desarrollan habilidades como la comprensión lectora”.

Explica, además, que si los alumnos aprenden de historia y conocen la vida de nuestros antepasados se desarrollan habilidades como “la comprensión lectora; es decir, que los niños puedan entender los textos que leen y cuando esa habilidad ya la hemos comenzado a dominar, potenciamos otras como lo son la reflexión y también el cuestionamiento y análisis de las fuentes, entre otras. Es parte de nuestro quehacer como docentes de Historia, entregar todas las herramientas para que el día de mañana los niños puedan llegar a desarrollar competencias como el pensamiento crítico”. 

—La pandemia ha revelado en los alumnos importantes retrasos en la lectura. En tu opinión, ¿cómo abordar esos retrasos, de qué manera reencantar y motivar a los alumnos por las humanidades y la historia?

—Creo que las nuevas generaciones tienen retrasos importantes con la lectura hace mucho tiempo. Lo que sucedió en la pandemia fue que, al asistir menos a la escuela, este retraso o brecha se acrecentó mucho más, ya que tenemos niños en la casa que tienen mucho apoyo de sus padres y familia, quienes pueden reforzar la lectura, pero también tenemos niños que no tienen ese apoyo y que, al final, su compañero de día es el celular y los juegos. 

La forma de reencantar en la lectura a los alumnos, es por medio de los acuerdos entre asignaturas; es decir, es un trabajo interdisciplinario, donde todas las asignaturas nos pongamos de acuerdo y estemos constantemente trabajando textos en nuestras clases, especialmente en las prácticas guiadas e independientes, ya que en esos instantes pueden contar con nuestra ayuda como profesores si hay alguna palabra que no entienden o si el texto se les dificultó. En mi caso, con la asignatura de Historia comencé a trabajar con textos de extensión media, los cuales leemos en conjunto y aclaramos conceptos que no conocen. Además, intento buscar textos que puedan tener algún dato extra que a los niños les pueda parecer interesante. Ejemplo: en séptimo trabajamos un texto sobre las consecuencias de una “mala crecida del Nilo para Egipto” y ahí, además de explicar los contenidos que estábamos trabajando, también entregaba datos como la hambruna o los comportamientos que presentaban los egipcios al no tener alimentos. A los niños les gusta saber ese dato extra que les puede entregar la historia. 

—Su buena práctica es…

—Suelo ingresar unos dos minutos antes a la videollamada, para poder hacer las configuraciones de la proyección del Power Point y también de la grabación de la clase. También dejo proyectada la diapositiva de las expectativas de clase, esto sirve mucho porque cuando los niños comienzan a entrar ya las pueden observar, leer y comenzar a prender la cámara, apagar los micrófonos, buscar sus materiales, etc. 

Cuando los niños comienzan a ingresar a la clase, voy saludándolos de forma individual y realizando felicitaciones precisas a aquellos que ya se encuentran cumpliendo las expectativas de la clase. Finalmente, hacemos un saludo general, leemos aquellas normas que son más importantes y entrego uno o dos minutos para que aquellos que aún faltan con sus materiales los tengan a mano. Cuando estamos listos, comenzamos la clase.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.