Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2021 - Edición 257

Escuelas Inclusivas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Cristián Sahli, escritor: “Los buenos libros ayudan a crecer y enriquecen la vida”

En su última novela, “El gran rompecabezas”, hay aventura y romance, pero también dolor y conflictos. Su lectura ayuda a los adolescentes a entender la vida como un gran puzle que hay que aprender a armar.

Por: María Ester Roblero
Cristián Sahli, escritor: “Los buenos libros ayudan a crecer y enriquecen la vida”

La carrera de escritor de Cristián Sahli Lecaros ha sido vertiginosa: en los últimos años ha publicado cuatro libros –dos semblanzas históricas, dos novelas y un cuento– y ha ganado dos premios literarios. Su novela más reciente, “El gran rompecabezas”, fue publicada el año pasado en España por Editorial Palabra, caracterizada por promover valores juveniles a través de la literatura. En entrevista con Revista Educar, este joven escritor, licenciado en Derecho y sacerdote católico, nos habla de su trabajo literario y también de la importancia de la lectura durante la adolescencia y juventud. 

“La literatura nos permite vivir más vidas que la propia”

—Su última novela se titula “El gran rompecabezas”, ¿en qué medida esas palabras reflejan cómo se sienten los adolescentes en esa etapa de la vida?

—Me parece que en la sociedad actual a la gente joven se le presentan muchas opciones, como piezas de un rompecabezas, y tienen que saber elegir las mejores para colocarlas en el lugar que corresponde. De esa elección dependerá que el dibujo que aparezca al final sea el más bonito. El riesgo para muchos jóvenes es elegir las piezas que son aparentemente más atractivas y colocarlas sin reflexionar demasiado. Esa es la idea de fondo de esta novela, que puede ayudar a los adolescentes de hoy que están inmersos en una cultura caracterizada por la autonomía absoluta, el emotivismo y el presentismo. 

—En sus novelas y cuentos aparece siempre el tema de la enfermedad y el dolor, es decir, la parte menos feliz de la vida… ¿Qué parte del puzle ocupa esa pieza?

—He oído decir que toda buena novela debe tener una muerte o un drama importante. Hay quienes pueden opinar lo contrario, y me parece bien. Pero es cierto que el contraste que produce el encuentro con el dolor, la enfermedad, el dilema de la muerte… ilumina lo que debe ser la vida. Se trata de realidades corrientes, aunque habitualmente ajenas a la mayoría de los jóvenes. Pienso que es útil, quizá hasta necesario, que la ficción literaria presente esos problemas a la juventud, porque solo a través de ellos se puede comprender el sentido pleno de la vida. Esas realidades penosas, junto a las felices, nos ayudan a todos a tomar decisiones de modo más responsable y menos superficial. 

—A los niños chicos, padres y profesores les contamos cuentos, entendiendo que estos les amplían sus experiencias y los ayudan a adentrarse en el mundo, ¿qué papel juega durante la adolescencia la literatura?

—Muchos niños dejan de leer precisamente a esa edad y algunos vuelven a hacerlo más tarde. Considero que la lectura es una campaña que hay que fomentar también, o incluso especialmente, a estas edades. Quizás se abandona la lectura porque están rodeados de videos o de imágenes. Escuché una vez una idea muy gráfica y sugerente: las imágenes caen sobre nosotros como la lluvia torrencial, es tal la cantidad de agua que rebota en el suelo, inunda, pero escurre sin llegar hasta las raíces. La lectura, en cambio, es como la lluvia suave que penetra la tierra y la alimenta. El terreno que vuelve fértil la lectura es nuestra inteligencia. Al leer pensamos: la lectura no se impone con la violencia de la imagen, sino que propone con delicadeza. 

“La vida siempre tiene dilemas morales”

—En la novela “El gran rompecabezas” los protagonistas no solo enfrentan desafíos exteriores, sino que luchan contra sus propias debilidades y caracteres. ¿Qué podría encontrar un adolescente en estos personajes?

—Esta novela intenta mostrar la transición desde la inmadurez del adolescente hacia la madurez del joven que toma las riendas de su propia vida. La historia toca muchos temas propios de la edad como el estudio, la elección de una carrera y el futuro profesional, el voluntariado, el deporte; pero también otros como las adicciones a la droga, a los videojuegos, los papás que se desentienden de los hijos, etc. Al abordar esas situaciones, los personajes deben tomar decisiones y asumir opciones vitales. En ese sentido, la novela plantea valores que contrastan con el ambiente dominante y orientan hacia una vida verdaderamente humana y feliz. Verlos encarnados en personajes literarios puede ayudar a que los jóvenes los comprendan mejor y calen en sus vidas.

—En ese sentido, ¿cuáles son a su juicio los componentes que debiera tener una buena novela juvenil o un buen cuento juvenil?

—Creo que en la juventud se presentan los grandes dilemas de lo que va a ser la vida futura. Y los dilemas que determinan la existencia no son materiales, profesionales, culinarios o turísticos, sino morales. En mi opinión, toda buena novela debe dar luces al lector para resolver esos asuntos.

—¿De qué tratará su próxima novela?

—La pandemia me dio tiempo para escribir una nueva novela, larga y con carácter. Está ambientada en el terremoto de Valdivia de 1960, una gran catástrofe que quiebra las vidas de las dos protagonistas, junto a la de miles de valdivianos. La narración transcurre también en la Patagonia argentina, España y Francia. Está en proceso de búsqueda de editorial para publicarse cuando sea posible.

¿Quién es?

Cristián Sahli Lecaros (1976), es chileno, licenciado en Derecho por la Universidad de los Andes (Chile) y doctor en Derecho Canónico en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma). Como escritor ganó el Primer Premio del II Certamen Literario Didaskalos 2019 (España) con la novela “La agonía de Julián Bacaicoa”, y el Primer Premio del XII Concurso de Cuentos de Alumni de la Universidad de los Andes (Chile, 2020) con “El Capitán Chocolate”. Su última novela, “El gran rompecabezas”, fue publicada en España por la editorial Palabra el año 2020.

El gran rompecabezas

Editorial Palabra, 2020.
Edad recomendada por el autor: de 8º básico en adelante.

Resumen: Miguel Russo emprende un viaje junto a Felipe y Pedro –sus dos mejores amigos– al Parque Torres del Paine. En medio de esos paisajes, Miguel irá comprendiendo que la vida es como un rompecabezas y que él puede elegir aquellas que le ayuden a armar la suya.

 

La agonía de Julián Bacaicoa 

Editorial Didaskalos, 2019.
Edad recomendada por el autor: de tercero medio en adelante. 

Resumen: La novela retrata las cuatro últimas horas de vida de un famoso oncólogo español que ha tenido mucho éxito en su vida profesional, pero no en lo más importante…

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.