Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2021 - Edición 257

Escuelas Inclusivas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Nivelación y aprendizajes

El 4 de marzo pasado, el Mineduc implementó el programa Escuelas Arriba, un proyecto que antes se aplicaba en colegios catalogados como insuficientes por la Agencia de la Calidad de la Educación y que ahora es posible aplicar en todos los establecimientos. Sobre esta iniciativa conversamos con Daniel Crespo, coordinador del plan Escuelas Arriba.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Nivelación y aprendizajes

Se trata de un proyecto encargado de recuperar los aprendizajes de Chile, nos contó Daniel Crespo, encargado del proyecto. “Trabaja a través de cuatro líneas de acción: metodología de nivelación de aprendizajes, desarrollo de lectoescritura, prevención de la deserción escolar y apropiación del sello Escuelas Arriba. Esta última se compone de los pilares o principios transversales del plan: altas expectativas, liderazgo pedagógico y trabajo colaborativo”.

—¿De qué se trata el programa?

—El objetivo es poner el foco en la sala de clases sabiendo que, para avanzar en el aprendizaje, necesitamos primero retomar lo perdido. Por otro lado, trabajar en la necesidad de generar líderes educativos que dedican el tiempo a lo más importante: lo pedagógico. 

Por ejemplo, directores que constantemente retroalimenten a sus docentes y monitoricen el aprendizaje de sus estudiantes. Este plan nos ha demostrado que es posible recuperar aprendizajes en cualquier contexto. Estamos convencidos de que no existen los estudiantes vulnerables, sino estudiantes en contexto de vulnerabilidad que merecen que creamos en ellos y que estemos convencidos de que es posible, a través de su escuela, aprender a tiempo. 

—Muchos colegios ya entraron, ¿por qué este programa en esta fecha? ¿No debió haberse planificado antes? 

—Este es el tercer año como programa Escuelas Arriba. La diferencia del 2021 es que se abrió a todos los establecimientos que soliciten apoyo para acortar las brechas fruto de la pandemia y no solo a los de categoría de desempeño insuficiente. 

Hemos visto una alta motivación y urgencia por recuperar el tiempo perdido. A la fecha, más de dos mil establecimientos se han unido al plan. Si bien el periodo de inscripción culminó formalmente el 8 de marzo, cualquier establecimiento puede inscribirse al plan para recibir todos los recursos y el acompañamiento, dado que no cerraremos las puertas a nadie que quiera recibir apoyo. 

—Esta asesoría, ¿de qué modo se piensa implementar y hasta cuándo estará operativa?

—Las escuelas pertenecientes al plan reciben acompañamiento en cada etapa de él. Semanalmente se les entrega información y orientaciones para la implementación del plan, además de instancias de capacitación y planificación. Asimismo, el ciento por ciento de los materiales y recursos del programa pueden aplicarse tanto presencialmente, como en un modelo híbrido. Quizás lo más importante en la implementación del plan es que se complementa con una plataforma de evaluaciones donde las escuelas reportan sus avances; información clave para que podamos focalizar más todavía el apoyo. Un establecimiento suscrito al plan tiene acceso indefinido a los materiales y planificaciones, mientras que, si bien el acompañamiento está planificado para el 2021, este deberá continuar por al menos dos o tres años más. Escuelas Arriba, que nació como el primer plan de apoyo focalizado para escuelas en categoría de desempeño insuficiente, tiene como desafío la recuperación de aprendizajes de todos los establecimientos y debe abordarse como una política de Estado. Debemos saber llegar a los establecimientos a tiempo; los estudiantes no pueden esperar. 

—En concreto, ¿cómo trabajar con Escuelas Arriba?

—Para enfrentar cada objetivo de aprendizaje (OA), el docente debe seguir tres simples pasos. 

  1. Nivelar los aprendizajes previos. En esta primera etapa es donde se juega el éxito del programa por lo cual es más prolongada. Cuenta con material diseñado y probado específicamente para esos fines. 

  2. Desarrollo curricular. Para esto deben usar el texto escolar y las orientaciones proporcionadas por la unidad de currículum. 

  3. Evaluar y reenseñar. Según los resultados de la evaluación, el docente pondrá más énfasis en reenseñar la nivelación o continuar desarrollando el currículum. La premisa detrás de todo es que “no importa lo que enseñamos, sino lo que aprenden”.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.