Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jul 2021 - Edición 253

Lecciones del mundo TP en pandemia

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Humberto Soriano Brücher: “La mejor manera de seguir cuidando la salud de nuestros niños, es cuidando de nosotros mismos”

En medio de las dudas que asoman frente al regreso a clases presenciales, conversamos con el destacado pediatra infantil de la Universidad Católica de Chile Humberto Soriano sobre la importancia de ese retorno, a clases presenciales, cuidando las medidas sanitarias de prevención de contagios.

Por: Marcela Paz Muñoz I.
Humberto Soriano Brücher: “La mejor manera de seguir cuidando la salud de nuestros niños, es cuidando de nosotros mismos”

En medio del debate sobre si es seguro seguir con clases presenciales, conversamos con Humberto Soriano, pediatra infantil de la PUC e integrante del Consejo Asesor “Abrir las escuelas paso a paso 2020-2021”, quien señaló: “El retorno presencial a las clases es esencial para la salud física y mental de los niños. Para que el retorno sea seguro, se deben tomar todas las medidas de prevención de contagio”.

—¿Cómo se transmite el coronavirus?

—El coronavirus se transmite por gotitas que las personas producen al hablar y al respirar, ese contagio se previene usando mascarillas. Por tanto, debemos enseñarles a los niños mayores de 2 años a usar y mantener mascarillas puestas. Asimismo, ayudar a que se adapten al niño, que no se empañen las mascarillas, que las correas de las mascarillas no queden incómodas y que sean bonitas para que los niños quieran usarlas. Hay que tener disponible alcohol gel para que los niños se limpien frecuentemente las manos y para que los profesores se limpien las manos, las profesoras deben usar mascarillas de buena calidad.

En esa misma línea, el médico señala que en los colegios la ventilación es clave; por ello, a medida que se acerca el invierno, es importante el abrigo para poder mantener las ventanas y las puertas abiertas. “El separar a las clases en grupos más pequeños que sólo interactúen entre ellos permite que, cuando se produzcan infecciones en niños que, en general, las van a traer desde su casa, la trazabilidad y el aislamiento se puedan completar de manera más eficiente. Ayuda saber que, cuando los niños hablan, cantan o comen, hay más probabilidad de contagio; por lo tanto, la distancia entre ellos debe ser de dos metros o más”.

“Los niños en Chile tienen el triste récord de ser los más sedentarios y los más obesos del continente, y todo eso se ha agravado con la pandemia”.

—¿De qué otra forma evitar que el virus entre a los colegios?

—Probablemente, lo más importante para que el coronavirus no entre a los colegios es que, si un niño está con síntomas de enfermedad, no vaya al colegio. Eso incluye fiebre, tos, mocos, dolor abdominal, diarrea o decaimiento. También, si hay cualquier persona en la casa con síntomas de posible coronavirus, es mejor asegurarse de que el contacto de la casa no lo tiene, antes de ir al colegio.

—¿Por qué es clave desde el punto de vista de la salud emocional de nuestros alumnos, luchar por un retorno seguro al aula?

—La salud emocional es clave en el crecimiento y desarrollo de las niñas y los niños, es el predictor más importante de éxito académico y social de un alumno. El encierro atenta contra la salud emocional al no permitirse sociabilización. El estrés de una posible infección que te haga daño o a las personas que tú quieres, ha sido intenso durante el último año.

—Pero, las condiciones de encierro no son iguales para todas las familias...

—Es mucho más difícil estar encerrado cuando el espacio disponible es menor, de manera tal que las familias más vulnerables han sufrido mucho más el encierro y aquello ha causado más problemas de salud mental. El estrés y el encierro han resultado en todo el mundo en mayor incidencia de violencia intrafamiliar y abuso de los niños. Incluso, en Nueva York se ha producido un aumento en la incidencia de suicidio entre adolescentes de distritos y barrios que han padecido cuarentenas prolongadas.

—¿De qué manera podemos seguir cuidando la salud de nuestros alumnos? ¿Cuándo podremos contar con una inmunidad de rebaño que nos entregue la vacuna?

—La mejor manera de seguir cuidando la salud de nuestros niños, es cuidando de nosotros mismos. De hecho, la mayor cantidad de los contagios ocurre en los hogares, cuando uno tiene reuniones sociales o familiares, y en el trabajo; sobre todo, en los casinos. Por lo tanto, para que los niños puedan volver a clases, los adultos nos tenemos que cuidar más. Es muy importante que, hasta que exista la curación de un 80% de los chilenos, sigamos estrictas medidas de prevención que ya todos conocen: el alcohol gel, la mascarilla, el distanciamiento social y la ventilación.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.