Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Nov 2021 - Edición 257

Escuelas Inclusivas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Estudiar para la clase

El modelo pedagógico del Aula Invertida o Flipped Classroom, en el cual los alumnos ven una cápsula de video en sus casas y luego resuelven sus dudas en el aula, a menudo es recibido con cierto escepticismo por parte de los padres. Sin embargo, dos expertos explican cómo esta metodología es ideal para el modelo escolar semipresencial, fomentando además el compromiso y la autonomía de los alumnos.

Por: Ximena Greene
Estudiar para la clase

Se ha demostrado ampliamente que la participación de los padres y el compromiso con el aprendizaje de sus hijos influye fuertemente en su rendimiento. Sin embargo, esa presencia disminuye una vez que los estudiantes llegan a la enseñanza media, ya sea porque los contenidos se ponen cada vez más difíciles, o porque los jóvenes los involucran menos en sus tareas.

Frente a este escenario, de acuerdo con Esteban Venegas, director del Observatorio de Innovación Educativa del Instituto Tecnológico de Monterrey en México, el modelo pedagógico del Aula Invertida o Flipped Classroom se presenta como una alternativa interesante, ya que el uso de la tecnología tiene el potencial de contrarrestar esa desconexión. “En mi experiencia, mejora la participación de los padres, al permitirles un acceso directo, regular e inmediato a una mayor cantidad de información sobre el aprendizaje de sus hijos”, señala.

Raúl Santiago: Es doctor en Ciencias de la Educación de la Universidad de Navarra y docente y director del Máster de Metodologías y Tecnologías Emergentes aplicadas a la Educación en la Universidad de La Rioja. También es un referente mundial en el ámbito de la innovación educativa con más de ocho libros sobre el tema. Entre sus libros se encuentra “Aprender al revés”, escrito en conjunto con el estadounidense Jon Bergmann.

La metodología propuesta por Aula Invertida se apoya en una forma de aprendizaje mixto: la presencial y la virtual. Durante las clases presenciales los maestros estimulan procesos cognitivos complejos, de análisis, crítica, cuestionamientos… mientras, a través de los contenidos virtuales o digitales, se entrega a los alumnos videos, textos o contenidos para revisar fuera de la clase. 

Los roles de alumnos, profesores y padres

Para Raúl Santiago Campión, doctor en Ciencias de la Educación de la Universidad de Navarra y miembro del proyecto The Flipped Classroom.es, una de las principales ventajas de este modelo es que transfiere determinadas etapas de aprendizaje fuera de la sala de clases y utiliza el tiempo del aula, junto con la experiencia del docente, para facilitar y potenciar otros procesos, apoyando todas las fases del ciclo de aprendizaje.

En este sentido, aclara, el modelo favorece el aprendizaje activo, donde el docente presenta desafíos específicos a los estudiantes para que ellos los descifren. Así, aprenden a descubrir y decidir por sí mismos qué es lo que necesitan conocer y saber hacer para poder responder acertadamente. “Esto permite que los estudiantes tomen el control de su propio aprendizaje, sean autónomos y responsables y aprendan a gestionar su tiempo para poder compaginarlo con otras actividades”, explica.

Esteban Venegas: Es Master of Science en Educación y Desarrollo Cognitivo del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y desde hace más de cuatro años lidera el Observatorio de Innovación Educativa del mismo centro de estudios.

Sin embargo, nada de esto sería posible sin la participación de los padres. “El ámbito familiar es donde se ‘educa’, mientras que en la escuela ‘se educa pero fundamentalmente se enseña’. Para un proceso integral y eficaz debe haber una conexión completa entre los planteamientos didáctico-pedagógicos y una coordinación también de los valores a trabajar en los dos ámbitos: la familia y la escuela”, señala el español.

Lo mismo opina Esteban Venegas, quien señala que la familia ocupa un lugar esencial en la educación, tanto formal como semiformal. “Es donde se sientan las bases de la enseñanza y el aprendizaje. Si no existe este trabajo desde el hogar, no hay metodología que lo revierta”, explica y hace un llamado a los padres para que se interesen en lo que sus hijos están haciendo, a que conversen con los profesores sobre estas nuevas estrategias y continúen fomentando el pensamiento crítico, la autonomía y la colaboración.

¡Atención, padres!

Las ventajas de esta metodología, según su autor.

Por Jon Bergmann, creador del concepto del Aula Invertida y coautor del libro Aprender al revés.

  •  La clase invertida aumenta la interacción entre estudiantes y maestros: Una de las principales ventajas de este modelo es que les da a los profesores más tiempo individual con cada alumno, y al sacarlos del “frente de la sala”, se logra cambiar la dinámica de la clase. 

  •  La clase invertida permite que los padres puedan ayudar a sus hijos: Otra de las ventajas del Aula Invertida es que los padres también pueden ver los videos introductorios con sus hijos. Pueden aprender cómo el profesor enseña y aborda un tema, equipándolos con más recursos para enfrentar las dudas de sus hijos.

  •  Disminuye la ansiedad que generan las tareas: En el Aula Invertida la tarea consiste en que los estudiantes vean e interactúen con un video corto, y que al día siguiente resuelvan sus dudas con su profesor.

  •  Su hijo podrá pausar y rebobinar a su maestro: A través de las clases introductorias, la enseñanza se personaliza y eso barre la presión que sienten muchos estudiantes al quedarse atrás. Pueden ver el video o revisar el material las veces que necesiten; así que el aprendizaje se adapta a ellos, a sus necesidades y ritmos, convirtiéndolos en agentes activos de su estudio.

 

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.