Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jun 2021 - Edición 252

Evaluar, un desafío constante

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Escuelas para padres: Más necesarias que nunca

La pandemia ha puesto a prueba a las familias en temas relacionados con estrés y crianza. Dos expertas en charlas y talleres para padres explican por qué son tan importantes estas instancias, aunque sean no presenciales, para mejorar habilidades como la paciencia y la compasión, y no dejarse llevar por el pesimismo.

Por: M. ester Roblero
Escuelas para padres: Más necesarias que nunca

“Los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos, pero muchas veces se sienten sobrepasados y se preguntan de manera divertida ¡por qué los hijos no vendrán con un manual de instrucciones debajo del brazo!”, dice Patricia Velásquez, abogada, máster en Matrimonio y Familia, quien realiza talleres para padres en Colombia, en la organización International Federation for Family Development (IFFD).

Una opinión similar tiene María Soto, psicopedagoga española, especializada en Disciplina Positiva, quien dicta charlas y talleres enseñando su metodología llamada “Educa bonito”: “A falta de la ‘universidad de la crianza’, los padres intentamos educar a nuestros hijos como nos educaron a nosotros, pero a veces la vida nos pone a prueba; por ejemplo, con una pandemia”. 

Ambas expertas coinciden en la importancia de los talleres, charlas y guías para padres, donde todos pueden compartir e intercambiar experiencias entre ellos y recibir orientación profesional actualizada. Y si antes de la pandemia se realizaban en forma presencial, señalan que este año los talleres y charlas son más necesarios que nunca, aunque se dicten en formato online.

Apoyar la integración familiar y las tareas compartidas

Patricia Velásquez explica que, “paradójicamente, los padres dedicamos mucho tiempo a crecer profesionalmente, pero no destinamos el mismo tiempo a prepararnos para esta gran labor de formar a los hijos. Una de las razones puede ser que no tenemos acceso a instancias que nos hagan aprender a acompañar a nuestros hijos en las distintas etapas de desarrollo”. 

“Considero importante abordar temas que apoyen la integración familiar: el tiempo compartido en familia, la distribución de responsabilidades y encargos, y el uso adecuado de los dispositivos electrónicos”. Patricia Velásquez, abogada colombiana y máster en Matrimonio y Familia.

—En su experiencia, ¿cómo responden los padres a los talleres y charlas? 

—En principio, puede existir cierta resistencia para acudir, pero al asistir y encontrarse con otros padres que están atravesando por la misma etapa de desarrollo, se dan cuenta de que las diferentes situaciones no son exclusivas de ellos y reflejan mayor interés y comodidad. 

—¿Cuál es el impacto real de los talleres y escuelas para padres en sus modos de educar? 

—Teniendo en cuenta que cada familia es única e irrepetible, las herramientas obtenidas para educar a sus hijos, se convierten en fuente de apoyo para orientarlos, guiarlos y acompañarlos. 

—¿Cuáles son, a su juicio, los temas importantes de abordar en talleres para padres de adolescentes? 

—Además de los talleres sobre educación de la afectividad y la sexualidad, alcoholismo y drogadicción, y uso de las TIC, me parece muy importante ofrecerles un taller que les permita ser conscientes de lo significativa que es su presencia en esta etapa de sus vidas. Si bien es cierto que en la adolescencia los hijos tienden a marginarse, no es conveniente que los padres manifiesten una aparente indiferencia, rechazo, o se vuelvan inaccesibles cuando no están de acuerdo con sus opiniones o decisiones; estas actitudes en vez de ayudar, entorpecen la labor educativa y provocan situaciones de incomunicación y conflicto. 

—Durante y después de la pandemia ¿cuáles temas considera apropiados de analizar junto a los padres? 

—Considero importante abordar temas que continúen apoyando la integración familiar, tales como tiempo compartido en familia, la distribución de responsabilidades y encargos, y el uso adecuado de los dispositivos electrónicos. 

Talleres para educar la paciencia y la compasión

Desde hace siete años, María Soto, psicopedagoga especializada en Disciplina Positiva, comenzó con un proyecto de talleres para padres titulado “Educa bonito”, cuya buena acogida se refleja en que acaba de publicarse en formato de libro: “Educa bonito” (Editorial Vergara, 2020).

Entrevistada por revista Educar, María Soto señala que, “aunque sentimos que la pandemia está en retirada, los efectos en las familias seguirán presentes por mucho tiempo”. Por ello, considera que “este es el momento para enseñar a las familias a mirar la situación como una oportunidad para pasar más tiempo juntos y transmitir habilidades nuevas a nuestros hijos: trabajo en equipo, cooperación, responsabilidad, sentido de comunidad, generosidad, respeto ante esta situación tan excepcional”.

“Este es el momento para enseñar a las familias a transmitir habilidades nuevas a los hijos: trabajo en equipo, cooperación, responsabilidad, sentido de comunidad, generosidad, respeto”. María Soto, psicopedagoga española, experta en Psicología Positiva. 

Con respecto a los contenidos de los talleres, María Soto es una convencida de que hoy los padres necesitan formarse más que nunca en dos fortalezas: la paciencia y la compasión. Suena sorprendente, pero ella lo explica así: “La pandemia y el confinamiento destaparon muchos miedos, angustias, soledades y bloqueos emocionales. La pandemia aún está entre nosotros y las personas, padres e hijos, aún estamos ‘digiriendo’ lo que sucede. Es probable que tengamos que mirarnos los unos a los otros con muchísima comprensión y compasión a partir de ahora, que antepongamos el amor al miedo y no nos juzguemos si en algunos momentos todo nos supera”, dice.

Otro de los temas que cree importantes de abordar es el no dejarse manipular emocionalmente por los medios de comunicación, cuando estos nos quitan la esperanza en el ser humano: “No dejemos que los medios sensacionalistas nos hagan olvidar que, aparte de esta pandemia, en el mundo están ocurriendo cada día cosas maravillosas. Pongamos el foco en los aprendizajes, en lo constructivo y, ¿por qué no?, en lo bonito”, recomienda.

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.